A los 47 años, descubrí que soy autista, de repente muchas cosas tenían sentido