Activación del sistema diferencial de neuronas espejo con y sin componentes emocionales en autismo




POR MELODY M. Y. CHAN & YVONNE M. Y. HAN

Fuente: Molecular Autism - BMC / 29/09/2020

Fotografía: Línea y Salud



Activación del sistema diferencial de neuronas espejo (SNE) durante la observación de la acción con y sin componentes socio-emocionales en el autismo: un meta-análisis de estudios de neuroimagen.

Molecular Autism volumen 11, Artículo número: 72 (2020)

Chan, M.M.Y., Han, Y.M.Y. Differential mirror neuron system (MNS) activation during action observation with and without social-emotional components in autism: a meta-analysis of neuroimaging studies. Molecular Autism 11, 72 (2020).

https://doi.org/10.1186/s13229-020-00374-x


Resumen

Antecedentes

Se ha descubierto que la imitación defectuosa es un factor importante que contribuye a los déficits de comunicación social en los individuos con trastorno del espectro autista (TEA). Se ha formulado la hipótesis de que el correlato neural de la imitación, el sistema de neuronas espejo (SNE), es disfuncional en el TEA, lo que resulta en un deterioro de la imitación como una de las manifestaciones conductuales clave en el TEA. Estudios previos del SNS produjeron resultados inconsistentes, dejando sin resolver el debate sobre si las neuronas espejo están "rotas" en los TEA.

Métodos

Este meta-análisis tenía como objetivo explorar las diferencias en los patrones de activación de la SNM entre los individuos con desarrollo típico (TD) y los individuos con TEA cuando observan movimientos biológicos con o sin componentes socio-emocionales. Se adoptó el mapeo diferencial firmado de tamaño de efecto (ES-SDM) para sintetizar los datos disponibles de fMRI.

Resultados

El análisis ES-SDM reveló una hiperactivación en el giro frontal inferior derecho y en el área motora suplementaria izquierda en la TEA durante la observación de los movimientos biológicos. El análisis de subgrupos de los experimentos que implican la observación de estímulos con o sin componentes emocionales reveló una hiperactivación en el lóbulo parietal inferior izquierdo y en el área motora suplementaria izquierda durante la observación de la acción sin componentes emocionales, mientras que la hiperactivación del giro frontal inferior derecho se encontró durante la observación de la acción con componentes emocionales en la TEA. Los análisis de subgrupos de edad mostraron hiperactivación del giro frontal inferior bilateral en adolescentes con TEA, mientras que la hiperactivación del giro frontal inferior derecho se observó en adultos con TEA. La meta-regresión en los individuos con TEA indicó que la activación de la corteza del cerebelo derecho aumentaba con la edad, mientras que la activación del giro temporal inferior izquierdo disminuía con la edad.

Limitaciones

Este meta-análisis está limitado en su generalización de los hallazgos a los individuos con TEA por el rango de edad restringido, la muestra de estudio heterogénea y la gran variación dentro del grupo en los patrones de activación del SNM durante la observación de los objetos. Además, sólo incluimos estudios de observación de acción que podrían limitar la generalización de nuestros resultados a los déficits de imitación en los TEA. Además, el tamaño relativamente pequeño de la muestra para los estudios individuales podría también potencialmente sobreestimar los tamaños de los efectos.

Conclusión

El SPM está dañado en el TEA. Se encontró que los patrones anormales de activación estaban modulados por la naturaleza de los estímulos y la edad, lo que podría explicar los resultados contradictorios de estudios anteriores sobre el debate de la "neurona espejo rota".

El trastorno del espectro autista (TEA) es un trastorno generalizado del desarrollo neurológico que afecta a 1 de cada 59 personas en todo el mundo [1]. Los individuos con TEA se caracterizan por déficits de comunicación social, por ejemplo, dificultades en la producción y comprensión de gestos no verbales, así como intereses restringidos y repetitivos, que se manifiestan muy temprano en sus vidas. Tales déficits perjudican significativamente su funcionamiento social y ocupacional [2], y estudios previos muestran que una mayor disfunción en las habilidades de comunicación social predice una menor participación en actividades sociales y recreativas en la adolescencia y la edad adulta [3]. En el último decenio, los investigadores han tratado de identificar los componentes críticos que subyacen a las dificultades de comunicación social en los trastornos del espectro autista a lo largo de la vida, uno de los cuales es el déficit de imitación.

La imitación, definida como la habilidad de observar y replicar simultáneamente una acción desplegada por otra persona [4, 5], ha sido considerada una habilidad importante para el desarrollo social e intelectual temprano [6]. Las investigaciones con individuos de desarrollo típico (TD) han revelado que las habilidades de imitación se desarrollan progresivamente desde la imitación de acciones simples hasta la imitación de gestos complicados en los primeros 2 años de vida cuando un niño interactúa continuamente con el entorno [7]. Sin embargo, se ha descubierto que esta trayectoria de desarrollo de la imitación se retrasa en los individuos con autismo [8]. Además, la imitación es una forma de aprendizaje social, y se encontró que los déficits en la imitación son un predictor significativo del desarrollo de la comunicación y los resultados intelectuales en los niños con TEA [9, 10]. Estos estudios sugieren colectivamente que el deterioro de la imitación a temprana edad contribuye a las manifestaciones de comportamiento en los TEA.

Se ha propuesto que el sistema de neuronas espejo (SNE) apoya la capacidad de imitar en los humanos [4, 11]. El MNS es un circuito neural que involucra regiones cerebrales interconectadas que procesan información relacionada con la percepción y ejecución de movimientos biológicos [12, 13]. Aunque la definición de las regiones cerebrales del SNM es a veces discutible [14], algunas regiones están bien establecidas para ser consideradas como los componentes del SNM, incluyendo la corteza premotora, el giro frontal inferior y el lóbulo parietal inferior [11]. Se ha demostrado que algunas de esas regiones cerebrales, es decir, el área motora suplementaria (parte de la corteza premotora), contienen neuronas espejo con registro unicelular [15], en las que se ha comprobado que las neuronas de esas regiones cerebrales descargan tanto "cuando los individuos realizan un determinado acto motor como cuando los individuos observan a otra persona realizar un acto motor con un objetivo similar" [16]. Con el uso del método de adaptación de la resonancia magnética funcional (fMRI) (es decir, la capacidad de una región del cerebro para adaptarse a estímulos que se presentan repetidamente [17]), los investigadores han demostrado de manera preliminar que el giro frontal inferior [18] y el lóbulo parietal inferior [19] también podrían contener neuronas espejo.


El SNM está conectado a otras regiones del cerebro que apoyan la imitación proporcionando entradas sensoriales/perceptuales/efectivas a las regiones de las neuronas espejo frontales y parietales [14]. Investigaciones anteriores han demostrado que la organización del SNM es específica para cada tarea. Por ejemplo, la imitación de acciones sin componentes emocionales involucra al SNM, así como el surco temporal superior y la corteza visual para el procesamiento visual [14, 20]. La imitación de acciones con componentes emocionales, en contraste, podría reclutar diferentes regiones cerebrales cuando se compara con la imitación de acciones sin emociones [11]. Por ejemplo, se encontró que las regiones corticales para el procesamiento facial (es decir, el área facial fusiforme [21]) y la atención visual/control de la atención a los estímulos faciales (es decir, el giro occipital inferior [22] / corteza media-cingular [23]), así como las regiones subcorticales para el procesamiento emocional (es decir, la amígdala [24]) se coactivaban con el SNP durante la imitación de las expresiones emocionales faciales.

Dado que el SNP es un correlato neural plausible para la imitación, se ha formulado la hipótesis de que los individuos con TEA, a los que se les ha encontrado impedimentos en la imitación, muestran un SNP disfuncional. Se han llevado a cabo varios estudios de resonancia magnética para comparar los patrones de activación del SNP en individuos con TEA con controles de TD que coinciden con la edad y/o el coeficiente intelectual durante la observación de los movimientos biológicos. Los estímulos visuales utilizados en estos estudios fMRI pueden clasificarse en gran medida en dos categorías: 1) movimientos biológicos sin componente socio-emocional, como la manipulación de objetos con las manos [25] o los pies [26] y 2) movimientos biológicos con componentes socio-emocionales, como rostros humanos o gestos corporales que expresan diferentes emociones [27,28,29]. Sin embargo, estos estudios de IRMF han presentado resultados inconsistentes. Por ejemplo, en un estudio en el que se presentaron a los participantes imágenes sin componentes socio-emocionales, se registró una mayor activación en la corteza dorsal premotora derecha (una región del cerebro con neuronas espejo) en los participantes con TEA que en los participantes con TD [30]. Un paradigma similar de observación de la acción fue adoptado por Pokorny y otros [25], aunque no encontraron diferencias significativas en la activación cerebral dentro del SNM entre los participantes con TEA y con TD. Con respecto a la observación de los estímulos con componentes socio-emocionales, también ha habido inconsistencias. Por ejemplo, Kim y otros [27] y Sato y otros [28] mostraron caras felices y temerosas a los participantes con y sin TEA. Kim y otros [27] reportaron que los individuos con TEA mostraron una reducción en la activación en algunas regiones del SPM (es decir, el giro frontal inferior y la amígdala) sólo en el cerebro derecho, mientras que Sato y otros [28] reportaron reducciones en la activación bilateral en estas regiones. Estos resultados contradictorios nos han llevado a dos preguntas importantes con respecto a la función del SNC en individuos con TEA: ¿Es el SPM verdaderamente disfuncional en individuos con TEA? Si su SPM es disfuncional, ¿cómo se pueden explicar los anteriores resultados contradictorios?

Resumir los datos disponibles con métodos meta-analíticos nos ayudaría a responder a estas preguntas. Hasta donde sabemos, se ha realizado un meta-análisis relevante. En lugar de incluir todos los estudios del SNM independientemente de la naturaleza de los estímulos (con/sin componentes socio-emocionales), este meta-análisis incluyó sólo los datos de los estudios de observación e imitación de acción sin componentes socio-emocionales entre adolescentes y adultos (edad media = 12-33) con y sin TEA utilizando el método de estimación de la probabilidad de activación (ALE) [31]. De los 13 estudios (incluyendo cuatro de imitación y nueve de observación de acción), los datos meta-analíticos revelaron una mayor activación en la TEA que los individuos con DT en el lóbulo parietal inferior derecho, una región del cerebro con neuronas espejo. Este estudio pareció proporcionar algunas pruebas de que parte del SNP podría ser disfuncional en los individuos con TEA durante el procesamiento de la acción sin componentes socio-emocionales. Sin embargo, sigue sin estar claro si existe un déficit en el SPM, independientemente de la naturaleza de los estímulos. Además, habiendo encontrado que la red neural requerida para diferentes estímulos visuales podría explicar las discrepancias en el desempeño conductual fluctuante en individuos con TEA [32, 33], es razonable postular que la naturaleza de los estímulos presentados para desencadenar las actividades del SNM puede jugar un papel en la explicación de los resultados inconsistentes. Además, siempre que los volúmenes de materia gris en las regiones frontal, parietal y occipital, donde se encuentran las neuronas espejo, disminuyan atípicamente en los TEA en comparación con los individuos con DT desde la adolescencia temprana (10-15 años) hasta la edad adulta [34], la edad de los participantes en los diferentes estudios puede ser otro factor que modifique los resultados inconsistentes. Por consiguiente, sería esencial realizar un metaanálisis actualizado que incluyera todos los estudios de resonancia magnética fetal que investigaran el SNM en el TEA para sacar conclusiones sobre estas preguntas sin respuesta, así como para sugerir hipótesis que sirvan de guía para estudios futuros.

Este meta-análisis tenía como objetivo explorar las diferencias en los patrones de activación del SNP entre los individuos con TDA y TEA cuando observan/simulan movimientos biológicos con/sin componentes emocionales. Se adoptó el mapeo diferencial del tamaño del efecto firmado (ES-SDM), un método metaanalítico mixto basado en vóxeles [35] para sintetizar los datos disponibles de la RMNf.

Se formuló la hipótesis de que los patrones de activación del SNM eran diferentes entre los individuos con TD y con TEA; esas diferencias en los patrones de activación serían moduladas por la naturaleza de los estímulos (es decir, los movimientos biológicos con/sin componentes socioemocionales) y la edad (es decir, adolescente/adulto). También se realizaron metarregresiones, habilitadas por la ES-SDM, para explorar los conglomerados que presentaban cambios estadísticamente significativos en la activación a través de las edades en los individuos con TEA y TD.

Métodos

Búsqueda de literatura

Este estudio se llevó a cabo de conformidad con la directriz sobre los elementos notificados preferidos para exámenes sistemáticos y metaanálisis (PRISMA) [36]. Dos asistentes de investigación (I.C. y T.C.) realizaron una búsqueda en la literatura desde agosto hasta octubre de 2019; luego se realizó una segunda búsqueda alrededor de un mes antes de que se presentara esta revisión para su publicación (es decir, el 7 de enero de 2020) para asegurar que los datos incluidos en este estudio estuvieran lo más actualizados posible. Para identificar los estudios pertinentes se utilizaron las bases de datos electrónicas PsycINFO, Scopus, PubMed, Embase, Web of Science y ScienceDirect con las palabras clave primarias "mirror neuron", "mirroring", "action observation" e "imitation" y las palabras clave secundarias "autism", "autistic", "autism spectrum disorder", "autism spectrum condition", "ASD" y "ASC" junto con las palabras clave terciarias "functional magnetic resonance imaging" y "fMRI". No se fijó ningún límite para las fechas de publicación. También se realizó una búsqueda manual de las listas de referencia en documentos de revisión publicados anteriormente [14, 16, 31, 37, 38] para identificar posibles estudios para la revisión actual.

Inclusión en el estudio

El proceso de selección de artículos se dividió en tres fases. En primer lugar, se eliminaron los registros duplicados, y a continuación se examinaron el título y los resúmenes de los registros restantes para identificar los estudios pertinentes. Durante la selección del título y los resúmenes se aplicaron los siguientes criterios de exclusión: 1) estudios no humanos, 2) estudios relacionados con el tratamiento, 3) estudios sin una versión en inglés del texto completo, 4) estudios sin hallazgos empíricos (por ejemplo, capítulos de libros, protocolos de estudio y documentos de revisión), 5) estudios que no contenían un grupo experimental con participantes diagnosticados con TEA y un grupo de control sano, 6) estudios sin IRM y 7) estudios con IRMf en reposo. Por último, se evaluaron más a fondo los textos completos de los estudios incluidos para determinar si eran aptos para ser incluidos en el metanálisis. Los estudios se excluyeron si 1) no se pudieron obtener las coordenadas de los picos o los mapas estadísticos paramétricos en bruto de los documentos publicados o los autores contactados, o 2) los análisis se limitaron a regiones específicas de interés (ROI). En el caso de los estudios incluidos que informaron sobre los resultados de más de un experimento de observación de la acción, se extrajeron y agruparon los resultados de todos los experimentos elegibles en nuestro análisis [39]. Además, aunque el meta-análisis de las redes del cerebro humano ha proporcionado pruebas de correlaciones neuronales comunes de la observación de la acción y la imitación de la acción, los patrones de activación relacionados con la observación de la acción y la imitación difirieron dentro de las regiones del SNM [37]. Dentro de este contexto, creímos que los estudios de observación e imitación de acción debían analizarse por separado. Basándonos en nuestra búsqueda preliminar, observamos que el número de estudios de imitación no sería suficiente para llevar a cabo un análisis separado con la potencia adecuada, lo cual es un factor importante a considerar en la realización de un meta-análisis basado en coordenadas [40], hemos excluido 6 estudios [41,42,43,44,45,46] que sólo presentaron resultados sobre la imitación de acción. Los procesos de selección anteriores fueron realizados independientemente por el primer autor y un asistente de investigación experimentado (I.C.), y sus decisiones se registraron en hojas de cálculo de Excel separadas. Cuando había discrepancias, el segundo autor tomaba la decisión final.

Extracción y recodificación de datos

Los datos demográficos, los detalles experimentales y los datos de la resonancia magnética fetal de los trabajos incluidos fueron extraídos e introducidos en una base de datos por el primer autor y comprobados por el segundo autor para reducir al mínimo los errores. Los datos demográficos incluían el tamaño de la muestra de cada grupo experimental y de control, el coeficiente intelectual medio, la edad media, la proporción de sexos (mujer:hombre) y los criterios de coincidencia de grupos. La edad media se recodificó luego en dos grupos de edad, a saber, el grupo de adolescentes (edad media de los participantes 17:11 o menos) y el grupo de adultos (los estudios reclutaron participantes de 18 años o más). Los detalles experimentales incluían las descripciones sobre los estímulos de observación de la acción presentados en los experimentos individuales, las partes del cuerpo presentadas en los estímulos y la comparación de referencia. Para comparar la activación cerebral entre los individuos con TEA y DT por separado para la observación de los estímulos con y sin componente socio-emocional, clasificamos los estudios en estas categorías en base a los siguientes criterios: un estudio se clasificó en el subgrupo "sin componente socio-emocional" si 1) no presentaba ninguna parte del cuerpo que transmitiera expresiones emocionales en los estímulos visuales (es decir condición no emocional) y 2a) no involucraba a más de un actor en los estímulos visuales o 2b) no presentaba gestos comunicativos (por ejemplo, saludar con la mano y estrechar la mano) (es decir, condición no social) [47]. Si un estudio no cumplía uno o ambos criterios, se agrupaba en el subgrupo "con componente socio-emocional". Cabe destacar que, si un estudio presentaba como estímulo una expresión facial neutra, lo clasificamos en el subgrupo "con componente socio-emocional", tal como lo sugerían estudios anteriores que indicaban que las caras neutras podían, de hecho, estar asociadas a emociones positivas o negativas [48, 49].

Análisis de datos

Todos los procedimientos metaanalíticos se realizaron utilizando el programa informático ES-SDM [35]. Para comparar las diferencias generales en los patrones de activación de la SNM entre los individuos con TEA y TD durante la observación de los estímulos con y sin componentes emocionales, se reunieron todos los datos de los estudios individuales y se meta-analizaron utilizando el modelo de efectos aleatorios de máxima probabilidad. Para evaluar los efectos de la naturaleza de las tareas en las diferencias de los patrones de activación de la SNM entre los grupos de pacientes y de control, se realizaron análisis de efectos aleatorios entre los dos grupos para los subgrupos de estudios que presentaban estímulos visuales "con componente socio-emocional" y "sin componente socio-emocional". Para evaluar los efectos de la edad en las diferencias entre grupos en los patrones de activación de la SNM, los datos de los estudios se meta-analizaron por separado para los subgrupos de "adolescentes" y "adultos". Considerando los efectos conocidos de la edad [34], el cociente intelectual (CI [50]) y el género [51] que contribuyeron a la heterogeneidad de la población de TEA, así como las diferentes partes del cuerpo involucradas en varios estudios que posiblemente podrían confundir la activación cerebral [37], realizamos análisis suplementarios que incluyeron la edad, el CI, el género y la parte del cuerpo involucrada en los estímulos visuales como covariables para controlar los efectos de estos factores en las activaciones cerebrales en la TEA y la DT. Todos los análisis mencionados se realizaron restando el mapa de activación del grupo de TEA por el mapa de activación del grupo de TD (es decir, el contraste TEA-TD). Para complementar la evaluación de los efectos de la edad en la activación de la SNM, se exploraron las regiones cerebrales que presentaban cambios significativos en la activación dentro del grupo de TEA, tanto en los subgrupos de adolescentes como de adultos, realizando una metarregresión con la edad media de los participantes de cada estudio. Se trató de una simple regresión lineal ponderada por la raíz cuadrada del tamaño de la muestra y restringida para predecir sólo los posibles valores de SDM (es decir, de - 1 a 1) en el rango de valores observados de la variable elegida (es decir, la edad media de los participantes [52];). Como en estudios anteriores, el nivel de significación de los análisis principales se mantuvo en p < 0,005, lo que requiere un pico Z > 1 con un tamaño de racimo de 10 vóxeles, como sugirieron Radua y otros [35] para optimizar la sensibilidad de los resultados mientras se controla el error de tipo I. El nivel de significación de los análisis de meta-regresión se mantuvo en p < 0,0005 para evitar resultados falsos positivos [53]. Para evaluar el riesgo de sesgo de información entre los estudios, se realizó una prueba de asimetría en el gráfico de embudo. Esta prueba examinó si la relación entre el tamaño de un efecto estimado y el tamaño del estudio era mayor que la casualidad [54]. Se generaron gráficos en embudo para la inspección visual del posible sesgo de publicación. En presencia de un sesgo de publicación, el gráfico sería simétrico en la parte superior y faltarían cada vez más puntos de datos desde la parte media hasta la inferior del gráfico [55]. A continuación, se realizaron las pruebas de Egger [56] para las coordenadas máximas de las regiones cerebrales que mostraban diferencias entre la TEA y la DT durante la observación de la acción. Las pruebas de Egger indican "pequeños efectos de estudio". A veces, los estudios más pequeños producirían de hecho efectos más grandes que los estudios con un tamaño de muestra mayor [57], esto podría deberse al sesgo de publicación [58].

Resultados

Selección de estudios

Se recuperaron un total de 543 estudios. Después de eliminar 157 registros duplicados, se examinaron los títulos y resúmenes de 386 registros. Con los criterios de exclusión aplicados, se excluyeron 326 registros, quedando 60 registros para el cribado de texto completo. Durante el cribado de texto completo, se excluyeron además 40 registros. El proceso completo de selección de artículos se describe en la Fig. 1.

Fig. 1. Fuente: Activación del sistema diferencial de neuronas espejo (SNE) durante la observación de la acción con y sin componentes socio-emocionales en el autismo: un meta-análisis de estudios de neuroimagen.




(véase en inglés)

https://molecularautism.biomedcentral.com/articles/10.1186/s13229-020-00374-x/figures/1

Características de los estudios incluidos

En el metaanálisis se incluyeron 20 estudios de observación de la acción (incluidos 24 experimentos), que representaron a 284 personas con trastornos del espectro autista (111 adolescentes y 173 adultos), en comparación con 290 controles emparejados que se desarrollaban normalmente (114 adolescentes y 176 adultos). Nueve estudios (con nueve experimentos) presentaron movimientos biológicos sin componentes socio-emocionales [59,60,61,62,63,64,65,66,67], y los 13 estudios restantes (con 15 experimentos) presentaron movimientos biológicos con componentes socio-emocionales [62, 65, 68,69,70,71,72,73,74,75,76,77,78]. En la tabla 1 se resumen los datos demográficos de los participantes y los detalles experimentales de cada estudio.

Tabla 1. Veinte estudios de observación de acción de fMRI (con 24 experimentos) incluidos en el meta-análisis.

Fuente: Activación del sistema diferencial de neuronas espejo (SNE) durante la observación de la acción con y sin componentes socio-emocionales en el autismo: un meta-análisis de estudios de neuroimagen

(véase en inglés)

https://molecularautism.biomedcentral.com/articles/10.1186/s13229-020-00374-x/tables/1

Diferencias globales en los patrones de activación de la SNM entre los individuos ASD y TD durante la observación de la acción (Tabla 2).

Durante la observación de las acciones con y sin componentes socio-emocionales, se encontró que las personas con autismo mostraban hiperactivación en el giro frontal inferior derecho (parte orbital; BA45, BA47), área motora suplementaria izquierda (BA6) y lóbulo parietal inferior izquierdo (BA40; grupos cerebrales resaltados en rojo en la Fig. 2). Por el contrario, se observó hipoactivación en el grupo del giro precentral izquierdo (BA6), la amígdala derecha y el lóbulo hemisférico VI del cerebelo derecho (grupos cerebrales resaltados en azul en la Fig. 2). Todos los grupos siguieron siendo estadísticamente significativos (ps < 0,005) con una proporción de sexo, edad media o partes del cuerpo como covariables. Además, con la excepción del lóbulo parietal inferior izquierdo, nuestros resultados siguieron siendo significativos cuando el coeficiente intelectual medio o la edad media y el coeficiente intelectual medio se incluyeron como covariables.

Tabla 2. Diferencias globales en la activación del SPM durante la observación de la acción.

Fuente: Activación del sistema diferencial de neuronas espejo (SNE) durante la observación de la acción con y sin componentes socio-emocionales en el autismo: un meta-análisis de estudios de neuroimagen

(véase en inglés)

https://molecularautism.biomedcentral.com/articles/10.1186/s13229-020-00374-x/tables/2


Fig. 2.


Diferencia en la activación de la SNM entre ASD y TD durante la observación de la acción. Los grupos resaltados en rojo indican hiperactivación en la TEA en comparación con la TD; los grupos resaltados en azul indican hipoactivación en la TEA en comparación con la TD (p < .005, sin corregir). (Nota: L = izquierda, R = derecha, SMA = área motora suplementaria, IFG = giro frontal inferior, PCG=giroscopio central, IPL=lóbulo parietal inferior).

Efectos de la naturaleza de los estímulos en las diferencias de los patrones de activación de la SNM en los individuos ASD y TD (Tablas 3 y 4).

Durante la observación de los estímulos sin componentes socio-emocionales, el lóbulo parietal inferior izquierdo (grupo significativo que se extendía hasta el giro supramarginal) y el área motora suplementaria izquierda estaban hiperactivados en la TEA en comparación con los individuos con TDA. Mientras tanto, los individuos con TEA también mostraron hipoactivación en el giro occipital medio, el giro postcentral bilateral y la cruz del cerebelo izquierdo I (Fig. 3a). Todos los grupos permanecieron estadísticamente significativos (ps < 0.005) con la proporción de sexo, edad media, coeficiente intelectual medio, o partes del cuerpo como covariables. Además, con la excepción del giro poscentral derecho y la corteza cerebral izquierda I, nuestros hallazgos siguieron siendo significativos cuando la edad media y el coeficiente intelectual medio se incluyeron como covariables.