Aprende por qué es importante comprender las bacterias intestinales en el autismo




POR CASEY AMES

Fuente: Autism Parenting Magazine | 22/06/2021

Fotografía: Pixabay.com



¿Sabías que con más de 90 billones de células bacterianas en nuestro cuerpo tenemos más bacterias que células humanas? Esto es algo que resulta extraño de pensar, pero que puede tener más impacto en nuestra salud de lo que podríamos haber imaginado.


Una de las áreas de nuestro cuerpo donde las bacterias tienen una influencia significativa es en nuestro intestino. Las bacterias de nuestro intestino se denominan microbioma intestinal y son tan importantes que a menudo se las denomina nuestro "segundo cerebro".


Lo interesante es que al estudiar el microbioma intestinal, hemos descubierto que los niños con autismo y sus familiares de primer grado tienen bacterias intestinales diferentes a las de sus compañeros. Con este descubrimiento, se ha desarrollado una teoría llamada la teoría de las bacterias intestinales del autismo.



¿Cómo nos afectan exactamente nuestras bacterias intestinales?


Nuestras bacterias intestinales tienen una influencia significativa en lo que ocurre con nuestro sistema nervioso. Nuestro intestino está vinculado a una red de neuronas, llamada sistema nervioso entérico.


Hay una línea directa entre nuestro intestino y nuestro cerebro llamada nervio vago. Se puede considerar una autopista que envía señales entre el cerebro y el intestino. Algunas de estas señales son neurotransmisores, que son sustancias químicas que afectan a nuestro pensamiento y a nuestro estado de ánimo.


La serotonina es un neurotransmisor cuya mayor parte se produce en el intestino. La serotonina desempeña un papel clave en:

  • La activación y el procesamiento sensorial

  • La inhibición del comportamiento

  • El apetito

  • Agresión

  • El sueño

  • Estado de ánimo

  • Desarrollo del cerebro


Todas estas son áreas en las que los niños con autismo difieren de sus compañeros neurotípicos.


Hay muchos estudios que respaldan las diferencias en los niveles de serotonina de los niños con autismo y los que no lo tienen. Un estudio descubrió que el 30% de las personas con autismo tienen niveles anormales de serotonina en la sangre.



Autismo e intestino permeable


Otro problema relacionado con el intestino que afecta a los niños con autismo es el llamado intestino permeable, que significa tener una mala permeabilidad intestinal.


En nuestros intestinos, tenemos un revestimiento que se supone que mantiene las cosas malas fuera y permite que las buenas entren. Sin embargo, los niños con autismo tienden a tener un revestimiento intestinal deficiente, que puede permitir la entrada de toxinas en su sangre.


Así que los niños con autismo no sólo tienen bacterias intestinales anormales, sino que ya están en desventaja porque su revestimiento intestinal es permeable. Es una combinación muy desafortunada, pero la buena noticia es que hay cosas específicas que podemos hacer para promover las bacterias intestinales saludables y reparar el revestimiento intestinal.



Hay buenas noticias en la teoría de las bacterias intestinales del autismo


Esta revisión de múltiples estudios sobre el microbioma intestinal y el autismo mostró que tratar a los niños con TEA desde el ángulo del microbioma es una vía prometedora para las estrategias de tratamiento.


Además, un estudio en el que se manipularon las bacterias intestinales de ratones demostró que el uso de una cepa de bacterias buenas arregló su intestino permeable y redujo sus síntomas autistas. Luego, al alterar los microbios de sus intestinos para que coincidieran con los de otros ratones que tenían autismo, los síntomas autistas volvieron a aparecer.


Lo que es más, el Dr. Sanford Newmark, un médico de medicina integral de la UCSF que se especializa en el tratamiento de niños autistas, dice que la mayoría de sus clientes ven una mejora en los síntomas autistas cuando cambian sus dietas.


Hay dos estrategias para mejorar las bacterias intestinales de su hijo y su revestimiento. Eliminar los alimentos problemáticos y añadir alimentos y suplementos que reparen y nutran un revestimiento intestinal y un microbioma sanos.


Empecemos por los alimentos que hay que eliminar.



Esto es lo que debe eliminar de la dieta de su hijo


El primer alimento que vamos a tratar de eliminar es el gluten. Es posible que haya oído hablar del gluten antes, ya que ha recibido mucha publicidad en los últimos años sobre la necesidad o no de que las personas sanas lo eliminen de sus dietas.


Sin embargo, en el caso de los niños con autismo, las pruebas apuntan fuertemente a la necesidad de eliminarlo de su dieta.


Un estudio descubrió que un subconjunto de niños autistas mostraba una mayor reactividad al gluten. Cuando el gluten se rompe en trozos más pequeños en el intestino, estos fragmentos provocan la liberación de zonulina, que indica al revestimiento del intestino que se afloje. Esto es especialmente problemático para las personas con autismo, ya que su revestimiento intestinal ya está dañado.


El siguiente alimento que puede causar problemas es la caseína. La caseína es una proteína que se encuentra en los productos lácteos y tiene una composición muy similar a la del gluten. Los niños autistas que eliminan la caseína de su dieta parecen estar mejor que los que no lo hacen.


Para eliminar la caseína de la dieta de su hijo, tendrá que eliminar los lácteos. Esto puede ser difícil, ya que los lácteos suelen ser una parte importante de la dieta de las personas. Sin embargo, los beneficios que podría experimentar su hijo podrían hacer que valga la pena al menos un experimento de un mes.


Si te preocupa la ingesta de calcio de los lácteos para tener unos huesos fuertes, las verduras de hoja oscura pueden llenar ese vacío.


Un informe reveló que cuanto más estrictos eran los padres con la dieta de sus hijos, mayores eran las mejoras que observaban. Asegúrate de esforzarte al 100% e inténtalo durante un periodo prolongado.



¿Qué añadir para arreglar el intestino de su hijo?


Ahora que ha descubierto qué debe eliminar de la dieta de su hijo, veamos qué alimentos y suplementos pueden añadirse para mejorar su dieta. Lo mejor es trabajar con el médico de su hijo en la adición de estos, ya que pueden ayudar con la dosis adecuada para su hijo.


Como nota inicial, si bien los suplementos son un buen comienzo, el verdadero objetivo sería asegurarse de que su hijo obtenga la mayor cantidad posible de vitaminas y minerales de alimentos integrales reales.


El primer punto por el que querrá empezar a añadir alimentos y suplementos a la dieta de su hijo es un probiótico de potencia terapéutica eficaz que aumente el número de bacterias buenas en el intestino de su hijo.


Hay muchas especies y cepas diferentes de bacterias, por lo que querrá uno que tenga una amplia variedad y esté altamente concentrado. Deberá buscar un probiótico que tenga al menos 8.000 millones de células bacterianas por gramo.


A menudo se recomienda Bio-Kult, pero hay muchos otros en el mercado que satisfacen nuestras necesidades. También puede trabajar con su médico para encontrar un probiótico.


No sólo debe complementar con probióticos, sino que si puede conseguir que su hijo empiece a comer alimentos ricos en probióticos, eso también le ayudará.


Algunos buenos alimentos ricos en probióticos para empezar son el chucrut, el kimchi o la kombucha. Muchos niños con TEA son muy quisquillosos con la comida, lo que puede hacer que esta etapa sea un poco complicada. La kombucha es un buen punto de partida, ya que puedes encontrarla sabrosa en tu supermercado local. Una buena marca es GT's Kombucha porque no ponen azúcar extra.


Como mencioné anteriormente, querrás evitar todos los productos lácteos por lo menos durante el primer mes. Sin embargo, cuando llegue el momento de añadirlos, el yogur y el kéfir son productos lácteos más saludables que tienen bacterias buenas.


Lo siguiente que querremos añadir son los prebióticos. Los prebióticos son lo que comen los probióticos. Una forma de complementar esto es añadir almidones resistentes a la dieta de tu hijo. Se llaman almidones resistentes porque son resistentes a la digestión humana, lo que les permite llegar a nuestras bacterias intestinales.


Los almidones resistentes que se pueden incorporar poco a poco a la dieta de su hijo son la harina de plátano, la harina de plátano y la fécula de patata cruda. Algunos alimentos que contienen almidones resistentes son las batatas, las zanahorias, los espárragos, la calabaza y las verduras de hoja verde.


Dado que tu hijo puede tener un intestino permeable y bacterias intestinales anormales, tendrá problemas para digerir correctamente los alimentos y absorber vitaminas y minerales. Añadir algunas enzimas digestivas para ayudar a descomponer los alimentos es el siguiente paso para mejorar la digestión de tu hijo y apoyar la reparación de su intestino permeable.


Lo siguiente que querremos complementar es un poco de Betaína HCL con Pepsina.


La betaína HCL con pepsina es una versión suplementaria del ácido estomacal. Las personas con una flora intestinal anormal casi siempre tienen poco ácido estomacal. El ácido estomacal es fundamental para descomponer los alimentos para digerirlos, por lo que complementar con esto debería ser una victoria rápida para ayudar a su hijo.


Otro suplemento a añadir son los Ácidos Grasos Esenciales, también conocidos como grasas omega-3 y omega-6, que son cruciales para una serie de funciones en nuestro cuerpo.


El omega-3 es lo que normalmente nos falta. El aceite vegetal contiene una tonelada de omega-6, por lo que solemos consumirlo en exceso. Queremos que nuestra proporción de omega-3 y omega-6 sea de 1:1 o incluso de 2:1, siendo el omega-3 más abundante.


El omega-3 se compone de dos grasas diferentes, EPA y DHA. El DHA desempeña un papel más importante en nuestro desarrollo cognitivo, mientras que se ha demostrado que el EPA afecta más a nuestra capacidad de controlar nuestro estado de ánimo.


Se ha demostrado que la suplementación con omega-3 mejora los síntomas de agresividad, TDAH, dislexia y autismo, a la vez que reduce la inflamación en el cuerpo. Además, se ha demostrado que la suplementación con omega-3 aumenta la función cognitiva incluso en individuos sanos.


Todo esto es muy bueno y puede ayudar a un niño con TEA.


Una de las mejores formas de complementar el omega-3 es con aceite de hígado de bacalao.


Y una vez más, no utilice aceites vegetales, ya que tienen un alto contenido de omega-6 y desvían la proporción ideal de 1:1.


Las siguientes dos vitaminas son de las que los niños con TEA suelen tener un nivel bajo. La primera es la vitamina A. Esta será una de las más fáciles de obtener de los alimentos integrales, ya que es alta en las batatas, las zanahorias, las verduras de hoja oscura y la calabaza.


El siguiente suplemento es la vitamina D. La vitamina D desempeña un papel muy importante en nuestro cuerpo y es muy difícil de obtener de los alimentos. La mejor fuente es el sol, pero la mayoría de nosotros no recibe suficiente sol, y algunos vivimos tan al norte que la mitad del año el sol no es lo suficientemente fuerte como para darnos vitamina D.


Se puede tener una sobredosis de vitamina D, así que asegúrate de hacer un análisis de los niveles de sangre de tu hijo para saber dónde están.


La vitamina D desempeña un papel en la regulación de nuestro sistema inmunitario, nuestro microbioma, nuestro revestimiento intestinal y nuestros niveles de serotonina.


Un estudio incluso llegó a decir: "Suplementar a los bebés con vitamina D podría ser una estrategia segura y más eficaz para reducir el riesgo de autismo".


Otro estudio descubrió la relación entre el motivo por el que una baja cantidad de vitamina D afecta a los síntomas autistas:


"Ahora, los investigadores muestran que la serotonina, la oxitocina y la vasopresina, tres hormonas cerebrales que afectan al comportamiento social relacionado con el autismo, son activadas por la hormona de la vitamina D. La suplementación con vitamina D y triptófano sería una solución práctica y asequible para ayudar a prevenir el autismo y posiblemente mejorar algunos síntomas del trastorno."


Como puede empezar a ver, la vitamina D es fundamental para su hijo, así como para la mayoría de los individuos en los Estados Unidos.


Otro suplemento que se puede añadir es el colágeno. El colágeno es el tejido conectivo de la mayoría de las estructuras biológicas. Ayudará a reparar el revestimiento del estómago y del intestino de su hijo. Puede complementar con un polvo de colágeno como el Colágeno Mejorado de Bulletproof, o puede hacer caldo de huesos en casa.


El último suplemento a añadir es la vitamina B12. Este es otro de los que la mayoría de los niños autistas son bajos en. Cuando busques un suplemento para ello, busca la Metilcobalamina, ya que se considera la mejor.



Conclusión


Trabajar en la mejora de la dieta de su hijo puede tener un efecto significativo en sus síntomas autistas estereotipados. Aunque cambiar la dieta de su hijo puede ser una tarea difícil, la recompensa puede valer completamente la pena.


Como mencionamos anteriormente, lo mejor es trabajar con el médico de su hijo para hacer cualquier cambio en la dieta. Cada niño es diferente, por lo que es mejor obtener un protocolo personalizado a través del médico de su hijo.


Si quieres investigar más sobre las dietas que promueven la salud del revestimiento intestinal y las bacterias, las BPA o la dieta paleo son buenos lugares para empezar.


Este artículo apareció en el número 63 de la revista Keeping Our Kids Safe: https://www.autismparentingmagazine.com/issue-63-keeping-our-kids-safe/


https://www.autismparentingmagazine.com/understanding-gut-bacteria-with-autism/