https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
 

Aprender nuevos movimientos con la bailarina-científica Constantina Theofanopoulou


Fotografía de Douglas Adesko



POR SARAH DEWEERDT

Fuente: Spectrum | 13/09/2022

Fotografía: Autism Spectrum



Recientemente, Constantina Theofanopoulou se encontró con un puente entre dos papeles conocidos: el de bailarina y el de neurocientífica


En una reciente conferencia en el Parque Nacional Wolf Trap para las Artes Escénicas de Viena (Virginia), Constantina Theofanopoulou se encontró con un puente entre dos papeles conocidos: el de bailarina y el de neurocientífica.


"Era la primera vez que bailaba flamenco para el público después de la pandemia o en un entorno neurocientífico", dice sobre la reunión, que se centró en la neurobiología de la danza. "Bailar y actuar siempre conlleva nervios, pero me sentí muy bien".


También en su vida académica está empezando a hacer girar sus dos pasiones. En 2022 fue nombrada profesora asociada de investigación en el Hunter College de la City University of New York y profesora asociada visitante en la Rockefeller University, donde codirigirá el Laboratorio de Neurobiología de la Comunicación Social con Erich Jarvis. Su doble nombramiento fue concebido para conectar las dos instituciones y dar a los estudiantes subrepresentados acceso a más recursos y oportunidades de tutoría, dice.


Mientras Theofanopoulou continúa sus estudios sobre la evolución de la comunicación social, también es becaria del Centro para el Ballet y las Artes de la Universidad de Nueva York. "Estamos colaborando en varios proyectos para entender mejor lo que ocurre en el cerebro mientras bailamos, y también cómo utilizar la danza como terapia para los déficits del habla", dice.


Spectrum se puso al día con Theofanopoulou para averiguar cómo el baile flamenco aceleró su progreso académico y qué hay detrás del espíritu "sin miedo" que espera cultivar en su nuevo laboratorio.


Esta entrevista ha sido editada para mejorar su longitud y claridad.


Spectrum: ¿Cuál es la gran pregunta que impulsa su investigación?


Constantina Theofanopoulou: Una de las grandes preguntas que impulsa mi investigación es cómo los seres humanos han llegado a ser capaces de comunicarse de forma tan compleja. En el pasado, esta pregunta se centraba sobre todo en nuestra capacidad para hablar un idioma, pero ahora se ha convertido en una cuestión más amplia que incluye otras formas de comunicación sensorial-motora, como la danza.


S: ¿Cómo es un día típico para usted?


CT: Bueno, los nuevos días típicos supongo que empezarán cuando el nuevo laboratorio empiece a poblarse de miembros. Ahora mismo, estoy escribiendo varias solicitudes de subvención. También estoy terminando varios artículos. También estoy haciendo un montón de tutoría a los estudiantes. Mucho correo electrónico.




S: ¿Cuánto suele dormir?


CT: Ocho horas. Ni más ni menos.


S: ¿Cuándo y dónde es más productivo?


CT: En casa. A lo largo del día, voy creando buenos trozos de atención. Si es un trozo que he designado para escribir, escribiré. Y puede ser que un día me sienta más productivo por la mañana, y otro día que me sienta más productivo por la tarde, pero si designo ese momento para hacerlo, lo haré de forma muy productiva.


S: ¿Hay algún lugar concreto en casa donde trabajes? ¿Cómo es?


CT: Tengo mi escritorio frente a dos ventanas muy grandes desde las que puedo ver el exterior; hay mucha luz natural. Lo que tengo delante es una obra de arte de mi hermana. También tengo mis plantas justo al lado de las ventanas, y la silla es la primera silla de escritorio que compré cuando me mudé a Nueva York. Recuerdo que entonces fue un gran esfuerzo encontrar algo que fuera cómodo y, al mismo tiempo, lo más barato posible.


S: ¿Qué comes o bebes mientras trabajas?


CT: Mucha agua. Creo que intento mantener un horario recurrente de ir al baño para levantarme.


S: ¿Cuál es su conferencia favorita?


CT: Cuando la gente quiere quejarse de algo en griego, que es mi lengua materna, utilizan una frase que se traduce como "Dios mío, estás demasiado bajo o demasiado alto". Así es como describiría mi apetito y preferencia por las conferencias. Me gustan pequeñas, con muy pocos participantes, pero también disfruto mucho de las muy grandes.


S: ¿Cómo llegó al baile flamenco?


CT: Empecé a hacer ballet cuando tenía 3 años más o menos. Mi padre había visto bailar flamenco cuando era estudiante en Madrid, así que cuando tenía unos 6 años me dijo: "¿Por qué no vas y lo pruebas?". Al cabo de un año, había dejado los otros tipos de baile que hacía. Y dije: "Esta es la danza para mí. Esta es la forma en que quiero expresarme".


Todos los días que estudiaba para la escuela, tenía clases de flamenco después, y me decía que si no he terminado los deberes, no voy a ir al flamenco, así que esto sería el castigo. O si he terminado, esta será la recompensa. Creo que la disciplina que me aportó el flamenco con esta retroalimentación motivadora y gratificante es una de las razones por las que estoy haciendo lo que estoy haciendo hoy, y soy disciplinado en lo que estoy haciendo hoy.


Ahora ha llegado a estar directamente relacionado. Por primera vez, podré estudiarlo y ver lo que ocurre en el cerebro mientras bailamos. Así que nunca esperé combinar estos dos intereses, pero nunca digas nunca.




S: ¿Tiene otras aficiones?


CT: Escribo poesía. Y desde hace un par de años, juego al ping-pong. Hago senderismo. Para mí, la naturaleza es lo máximo. Necesito "inyecciones" de ella semanalmente. Me encanta nadar. Solía ser un nadador de invierno en Europa. Aquí, en Estados Unidos, intento nadar hasta noviembre y trato de empezar a finales de abril. Hace mucho frío. Pero lo intento de verdad.


S: ¿A qué periódicos y revistas está suscrito? ¿Cómo recibe las noticias?


CT: Estoy suscrito a The New York Times, The New Yorker y The Wall Street Journal. Y leo otros periódicos de Grecia y España.

Pero en lo que respecta a la impresión, si cuenta, estoy suscrito a la versión impresa de Poetry de la American Poetry Foundation.


S: ¿Cuántos correos electrónicos sin leer hay en su bandeja de entrada ahora mismo?


CT: Cero.


S: Vaya, vale. ¿Es eso habitual para ti?


CT: No me gusta tener correos electrónicos pendientes. Estoy tratando de ser extremadamente receptivo a mis correos electrónicos tanto como puedo. Pero al mismo tiempo, he desactivado las notificaciones de los correos electrónicos de mi teléfono. Porque cuando estoy cenando, no quiero ver que mi teléfono se ilumina con un correo electrónico. Y la verdad es que no respondo a los correos electrónicos después de las 5 de la tarde.


S: ¿Qué tipo de tradiciones espera establecer en su laboratorio?


CT: Creo que la mayor y más tangible tradición que quiero inculcar es "no tener miedo". Cuando estudiaba en todos los niveles académicos, siempre existía ese elemento de miedo. Si un profesor [decía]: "¿Quieres venir a mi despacho un segundo? Quiero decirte algo", mi reacción era: "Vale, algo va mal". Así que mi gran objetivo será que no haya esta cosa en el laboratorio. Creo que será un reto porque no sólo está en la forma en que trato a la gente, sino también en la forma en que crecieron. Creo que habrá que desaprender mucho.


S: ¿Cuál es la parte más gratificante de su trabajo?


CT: Probablemente lo más gratificante, que no ocurre todos los días, son esos momentos Eureka en los que estableces una conexión y sientes que esto podría convertirse en un proyecto. Y entonces profundizas aún más y dejas de lado todo lo demás que estabas haciendo para ver si esta asociación que hizo tu mente, si fuiste el primero en hacerla o si estás reinventando la rueda.


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/HYJL8678


https://www.spectrumnews.org/opinion/q-and-a/beyond-the-bench-learning-new-moves-with-dancer-scientist-constantina-theofanopoulou/?utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=4f36c684ec-EMAIL_CAMPAIGN_DAILY_20220913_TUESDAY&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-4f36c684ec-169086874



13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo