Asperger y discapacidad invisible (III)




GERARDO SANCHEZ

Fuente: Autismo en Vivo | 22/08/2022

Fotografía: Pixabay.com



¿Es el Asperger una discapacidad? Seguramente vamos a encontrar muchas respuestas, especialmente si preguntamos a las mismas personas con dicha condición


En cuanto a las dificultades se refiere, el mismo diagnóstico dice, según el grado de autismo:

  • TEA 1: requiere ayuda

  • TEA 2: requiere ayuda substancial

  • TEA 3: requiere una ayuda muy importante

Sin duda, muchos de nosotros somos plenamente funcionales, por cuanto podemos llevar una vida independiente como cualquier otra persona, pero sí tenemos mayores dificultades en algunos aspectos de la misma, o al menos las hemos tenido y vamos aprendiendo a superarlas.


Más concretamente, en el nivel TEA 1, que corresponde a los Asperger, se dice que “sin los apoyos adecuados, los déficits en la comunicación social provocan disfunciones notables. Dificultad para iniciar interacciones sociales y respuestas atípicas o insatisfactorias a la apertura social con los demás. Puede parecer haber disminuido el interés en las interacciones sociales. Por ejemplo, una persona que puede hablar formulando frases complejas y se dedica a la comunicación, pero sin embargo su conversación con los demás y los intentos de establecer amistades fracasan”.


La inflexibilidad de la conducta provoca interferencias significativas en el funcionamiento en uno o varios contextos. También hay dificultad en la conmutación entre actividades, y los problemas de organización y planificación dificultan la independencia.


Otras consideraciones interesantes acerca del término discapacidad pueden ser las siguientes:

  • Se tienen en cuenta los déficits acerca de las habilidades más corrientes o que se dan por supuestas en todas las personas, por lo que son déficits menos habituales y que se desajustan más con la forma de funcionar generalizada. Por ello, la discapacidad puede considerarse un término relativo según el porcentaje de personas que lo tiene. Supongo que, por más grave que sean sus consecuencias, nadie llegará a pensar que la inconsciencia es una discapacidad. Sin embargo, creo que hay razones para pensarlo, por cuanto no es sólo una cuestión de actitud, sino también de capacidad, y que creo que no tiene que ver sólo con la edad.

  • La discapacidad se enmarca en una escala de grises. Se tiene un poco más o un poco menos, y casi podemos decir que todo el mundo tiene al menos un poquitín de algo, por cuanto nadie es perfecto. De hecho, los diagnósticos de por si diagnostican en términos de porcentaje, si bien algunas discapacidades como los problemas con la vista no se diagnostican como tales, en la medida que existen métodos correctores que los resuelven a la práctica.

  • La discapacidad Asperger es relativa por cuanto aplica más o menos según los códigos sociales del entorno en el que uno se encuentra, pues hay algunos entornos culturales donde los códigos sociales son mucho más fáciles de comprender para los Asperger que otros. Ahí se puede decir pues, que según el entorno social la discapacidad Asperger es mayor o menor.

  • Creo que también es determinante el entorno familiar en el que uno crece, en la medida que los padres sepan darte la educación adecuada, entender tus sensibilidades, valores y dificultades, y te puedan preparar adecuadamente para los retos que deberás afrontar. En este sentido, hay que remarcar la medida en que la familia te ayuda a superar tus vulnerabilidades o causen traumas relacionados con ellas, a resultas de los cuales tienes aún más dificultades al afrontar distintos retos diarios.


21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo