Autismo y trastornos de la alimentación: qué buscar