Autorregulación: ¿qué es? y ¿qué tiene que ver el procesamiento sensorial con ella?




POR BETTY PARIS, PT, M.ED., C/NDT Y CAROLYN MURRAY-SLUTSKY, MS OTR, C/NDT

Fuente: Southpaw

Fotografía: Pixabay



La autorregulación implica la supervisión y el control de los propios sentimientos, emociones y comportamientos. Requiere la capacidad de bloquear los estímulos irrelevantes, controlar los impulsos y persistir en las tareas. El procesamiento sensorial es fundamental.


Se trata de la capacidad de captar las señales del cuerpo y del entorno, procesarlas con precisión y priorizar aquello en lo que hay que centrarse para realizar las actividades diarias.



El trastorno de modulación sensorial (TMS) y sus efectos en la autorregulación


El trastorno de modulación sensorial (TMS) se refiere a la dificultad para regular las respuestas a la estimulación sensorial debido a un trastorno subyacente del procesamiento sensorial. Se han propuesto tres subtipos: la sobre-respuesta sensorial, en la que el niño responde demasiado, durante demasiado tiempo, o muestra una fuerte respuesta a estímulos de débil intensidad; la infra-respuesta sensorial, en la que el niño responde demasiado poco, o necesita una estimulación extremadamente fuerte para ser consciente del estímulo; y la búsqueda/anhelo sensorial, en la que el niño responde con una intensa búsqueda de más o más fuerte estimulación (Miller, Nielsen, Schoen, & Brett-Green, 2009). La autorregulación, la atención y la excitación están vinculadas al DMS tanto desde el punto de vista conductual como fisiológico. Cuando un niño está bien regulado, se adapta a los cambios del entorno, tiene un nivel de excitación y atención adecuado a la tarea, bloquea la información irrelevante, presta atención a la información relevante y responde adecuadamente en proporción directa al input. Desde el punto de vista del comportamiento, la modulación sensorial se refiere a la capacidad observable de un niño para producir "respuestas que se ajusten a las demandas y expectativas del entorno" (Lane, 2002).


Un niño con falta de respuesta sensorial puede tener dificultades para percibir, procesar y dar significado a los acontecimientos sensoriales de la vida diaria. Un niño con hipersensibilidad sensorial puede ser demasiado sensible a los sonidos, los sabores, los olores, el tacto, el movimiento e incluso la ropa. Puede mostrarse ansioso y temeroso, y evitar los acontecimientos sensoriales o las actividades de la vida cotidiana. Ayudar a los niños a regularse mejor les permite adaptarse mejor a las exigencias del entorno; ser más tolerantes y flexibles; participar, procesar y aprender de buen grado; tener una mejor atención, concentración y regulación del comportamiento; y comprometerse con más propósito. A menudo, el primer paso es ayudar al niño a entrar en el estado de calma y alerta, la ventana de excitación óptima. Si observamos los niveles de excitación del niño, podemos comprender su modulación. Esto nos ayuda a identificar las estrategias que pueden llevar al niño a la ventana de calma-alerta, un estado de mejor regulación y modulación.



Intervención para ayudar a la modulación sensorial y la autorregulación


La ayuda a un niño con TMS implica varias consideraciones y tipos de intervención. Ayres, 1979, postuló que la modulación es el acto de equilibrar las entradas excitatorias e inhibitorias en el sistema nervioso central (SNC) y responder sólo a las que son relevantes. Las señales sensoriales del entorno externo pueden suponer un reto para un niño con un trastorno del procesamiento sensorial y afectar a su atención, concentración, tolerancia y rendimiento. La ingeniería del entorno es un comienzo fácil. En el caso de los niños que responden en exceso y que buscan o anhelan los estímulos sensoriales, hay que reducir el desorden y minimizar el ruido y otras distracciones para promover la atención a los componentes destacados dentro del entorno físico y la actividad (Murray-Slutsky y Paris, 2005, 2014); disminuir el estrés y la ansiedad del niño; y promover una mejor modulación sensorial interna y la autorregulación. Para todos los niños con DPE, proporcionar una estructura al espacio físico y a las tareas, como áreas bien definidas para comer, hacer los deberes y jugar, es un primer paso importante para ayudar a la modulación sensorial y la autorregulación. Algunos pueden necesitar también un espacio tranquilo, como el columpio para abrazar o una tienda de campaña para su cama.


El siguiente paso para ayudar al niño es la inclusión de actividades físicas y oportunidades para satisfacer las necesidades sensoriales. Se ha determinado que los aportes propioceptivos, táctiles y vestibulares ayudan al niño a desarrollar la autorregulación, ya sea en el tratamiento, incluidos en las dietas sensoriales, o simplemente utilizados en la escuela o en casa. Las actividades rítmicas repetitivas y de ritmo regular y las canciones son actividades organizadoras.



Las actividades propioceptivas son calmantes y organizadoras e incluyen actividades de escalada:


  • Actividades de escalada

  • Actividades de resistencia

  • Escalera de cuerda

  • Red de carga

  • Escalada en la pared

  • Escalada por un túnel de resistencia



Las actividades vestibulares pueden ser calmantes o excitantes.


Las actividades vestibulares calmantes incluyen:


  • Balanceo lento en una silla

  • Columpio de mimos o columpio Airwalker

  • Rodar lentamente en un barril



Las actividades vestibulares excitantes también deben ser organizativas e incluyen:


  • Salto rítmico y organizado en un trampolín o una plataforma de rebote

  • Isla de salto y juego

  • Barra de trapecio

  • Columpio de rana

  • Columpio con asiento de eslinga

  • Columpio de tubo


Otros pasos podrían incluir dietas sensoriales. Estas actividades e intervenciones deben ser elegidas para satisfacer las necesidades del individuo. El resultado final de un programa eficaz para una persona con TMS debería ser un individuo más relajado, contento y centrado que es capaz de participar en actividades, tolera los cambios en el entorno y en su horario, y está preparado para aprender y asimilar nueva información.



Referencias Lane, S. J. (2002). Sensory Modulation. In A. C. Bundy, S. J. Lane, & E. A. Murray (Eds.), Sensory Integration Theory and Practice (Vol. 2nd, pp. 101-122). Philadelphia: F.A. Davis Company. (Reprinted from: IN FILE). Miller, L. J., Nielsen, D. M., Schoen, S. A., & Brett-Green, B. (2009). Perspectives on sensory processing disorder: a call for translational research. Frontiers in Integrative Neuroscience, 3(22), 1-12. Murray-Slutsky, C., & Paris, B. (2005). Is it Sensory or is it Behavior? Austin, Texas: Hammill Institute on Disabilities. Murray-Slutsky, C., & Paris, B. (2014). Autism Interventions; Exploring the Spectrum of Autism (2nd). Austin, Texas: Hammill Institute on Disabilities.



https://www.southpaw.com/self-regulation-what-is-it-and-what-does-sensory-processing-have-to-do-with-it


Entradas Recientes

Ver todo