Beneficios de un sistema de recompensas para los niños del espectro




POR YOLANDE LOFTUS

Fuente: Autism Parenting Magazine | 09/04/2021

Fotografía: Pixabay



Lograr que los hijos hagan lo que se les pide no siempre resulta una tarea fácil, ya sea porque no entienden la razón o porque no les apetece. Un sistema de recompensas puede ser la solución a estos problemas.


La vida es dura en este momento, la mayoría de nosotros haría cualquier cosa para hacerla un poco más fácil. ¿Que los niños hagan lo que se supone que tienen que hacer, cuando se supone que lo tienen que hacer? Creo que la mayoría de los padres están dispuestos a dar una cantidad de dinero a un sistema de recompensa para que eso ocurra.


Este artículo analizará cómo las personas del espectro tienden a responder al concepto de recompensa, además de ofrecer algunos consejos prácticos sobre cómo los padres con autismo pueden implementar un sistema de recompensa eficaz para sus familias.


Un circuito de recompensa diferente para las personas con autismo

Los padres de niños con trastornos del espectro autista (TEA) pueden tener un camino mucho más difícil de recorrer cuando se trata de motivar a sus hijos. La razón es obvia: los cerebros de los niños autistas están conectados de forma diferente a los de los niños neurotípicos, pero tienen que cumplir con las normas establecidas para un mundo neurotípico.


Imagínese lo difícil que debe ser. Los niños neurotípicos pueden estar motivados para prestar atención en clase, porque saben que su "recompensa" del recreo seguirá a los períodos de concentración. Para el niño autista, concentrarse en clase puede ser una lucha en sí misma, sólo para ser "recompensado" con el recreo -donde los niños interactúan de una manera social que el cerebro autista puede no ver como motivadora... ¡en absoluto!


En un estudio relativo a la disfunción del sistema de recompensa en individuos con TEA (Kohls et al., 2013) los datos apoyaron las sugerencias de que el circuito de recompensa del cerebro está comprometido en individuos del espectro. El estudio encontró evidencia de una disfunción general de la recompensa para el TEA que puede contribuir al comportamiento atípico con respecto a la motivación.


Los escaneos de resonancia magnética (MRI) examinados en un estudio de Supekar (2018) proporcionaron evidencia concreta de que los niños con autismo tienen conexiones funcionales más débiles en la vía de recompensa mesolímbica.


Este llamado déficit de recompensa (Kohls et al., 2013) en individuos con TEA debe ser considerado cuando los padres quieren motivar a sus hijos autistas con recompensas. El nivel de motivación y comprensión del niño, sus intereses especiales (más adelante se hablará de ello) y cualquier otra información relevante deben sopesarse para formular un sistema de recompensas que resulte, bueno, gratificante para su hijo con autismo.


Así que, antes de ser creativo con las recompensas, tómese su tiempo para asegurarse de que el sistema funcionará para su hijo y su familia. Piense en la época en que usted era un niño: probablemente se motivaba de forma diferente a sus hermanos u otros niños.


Por ejemplo, como soy introvertido, no me motivaba mucho cuando mis padres premiaban las buenas notas con grandes fiestas de cumpleaños o con fiestas de pijamas multitudinarias. Probablemente tampoco se daban cuenta de lo deliciosos que eran los castigos con tiempo muerto.


Ir a comprar un vestido nuevo puede parecer una recompensa para algunos; para otros, un centro comercial con luces fluorescentes, multitudes y el olor penetrante del pollo frito puede ser el castigo definitivo. Los padres de niños autistas deben tener en cuenta las dificultades sensoriales, los déficits sociales y las preferencias del niño antes de adoptar un sistema de recompensas para los niños; esas populares tablas imprimibles suelen estar formuladas pensando en los niños neurotípicos.


Antes de examinar el aspecto práctico de la construcción de un sistema de recompensas (adaptado a su hijo en el espectro) puede ser necesario examinar cómo el cerebro percibe las recompensas y si el cerebro autista procesa la idea de recompensa de manera diferente.



El sistema de recompensa del cerebro


A pesar de la creciente concienciación sobre el deterioro de los procesos basados en la recompensa en los individuos con autismo, se necesita más investigación para determinar si se trata de una disfunción general o si está específicamente ligada a los estímulos sociales. A este respecto, los estudios parecen sugerir que las alteraciones de la motivación son similares para las recompensas sociales y monetarias, lo que indica un déficit general de procesamiento de recompensas en las personas con TEA (Kohls et al., 2011).


La mayoría de los estudios que investigan el potencial de un sistema de recompensa para los niños se basan en las experiencias de las mentes neurotípicas. Teniendo en cuenta las diferencias de las vías de recompensa en el cerebro autista, estos estudios pueden tener una utilidad limitada para los niños del espectro. Sin embargo, como los estudios relativos a la eficacia de las recompensas para los niños con TEA son limitados, los fundamentos de las recompensas para los niños neurotípicos pueden ayudar a aclarar los conceptos relacionados con el porqué de la eficacia de los sistemas de recompensa.


Es posible que sea necesario aclarar el término sistema de recompensas. En la crianza de los hijos, un sistema de recompensas puede implicar tablas de recompensas, incentivos monetarios o pegatinas con estrellas por los deberes bien hechos. El sistema de recompensa relativo a los circuitos y procesos cerebrales implica un grupo de estructuras que se activan con estímulos gratificantes, como ese donut rosa brillante al final de un entrenamiento brutal.



Un golpe de dopamina


Cuando pensamos en el neurotransmisor dopamina, muchos tenemos la idea de un mensajero químico del placer. Los estudios actuales están demostrando que el papel de la dopamina puede ser un poco diferente y más complicado de lo que se cree, lo que puede ser importante en el tratamiento de varias condiciones como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y el autismo.


En estudios anteriores se planteaba la hipótesis de que, como la dopamina regula el placer y la recompensa, la liberamos cuando obtenemos dichas recompensas. Neuron, una revista de neurociencia, publicó un artículo en el que se teoriza que la dopamina se libera antes de obtener algo que nos satisface. Por lo tanto, el neurotransmisor puede animarnos a actuar para conseguir algo bueno o evitar un castigo o un perjuicio (Salamone y Correa, 2012).


Se ha propuesto que el comportamiento autista puede surgir de disfunciones en el sistema dopaminérgico, y que los rasgos centrales del autismo provienen de la alteración de la dopamina en ciertas áreas del cerebro (Paval, 2017). La ciencia es compleja y se necesita más investigación, pero los padres con hijos en el espectro deben darse cuenta de que sus hijos pueden no responder a las recompensas y la motivación como los niños neurotípicos. E incluso si lo hacen, las recompensas proporcionadas pueden tener que ser adaptadas para motivar de manera real.



Motivación


La motivación puede ser intrínseca o extrínseca. La motivación intrínseca proviene del interior. Un individuo hace algo por un deseo muy arraigado o porque el acto está en consonancia con un sistema de creencias o valores (o simplemente porque se siente bien). La motivación extrínseca proviene del exterior. Es posible que los niños no tengan un deseo muy arraigado de limpiar su habitación, por lo que habrá que proporcionarles alguna motivación extrínseca.


La distinción entre motivación intrínseca y extrínseca es importante a la hora de determinar si existe algún efecto negativo al motivar a los niños con un sistema de recompensas.



El lado oscuro de las recompensas


Siempre que se habla de un sistema de recompensas, la primera pregunta suele ser algo así como: "¿No esperará mi hijo que le premien por cualquier cosa?". O, los que fueron sometidos a un estilo de crianza más tradicional, murmurarán sobre cómo en su día se hacía lo que se esperaba sin esperar recompensas.


Parece una preocupación válida. Si se ofrecen recompensas para que los niños cumplan, ¿qué ocurre con la motivación intrínseca? ¿Estarías criando a un niño que espera una recompensa por hacer cosas que habría hecho de forma natural si no hubieras introducido la motivación extrínseca?


La mayoría de estos temores se basan en los resultados de estudios antiguos, y muchas de las conclusiones alcanzadas han sido refutadas. Edward Deci, psicólogo social, fue uno de los primeros en afirmar que las recompensas extrínsecas disminuyen el disfrute y el interés por las actividades. Su artículo introducía el tema diciendo: "Si un chico que disfruta cortando el césped empieza a recibir una paga por la tarea, ¿qué ocurrirá con su motivación intrínseca para realizar esta actividad?". (Edward, 1971).


La mayoría de los padres querrán primero tener pruebas de un niño que disfruta cortando el césped antes de pasar a preocuparse por la conclusión y lo que significa en términos de mantener a los niños motivados. Un análisis cuidadoso indica que incluso los estudios anteriores no indicaban que las recompensas fueran generalmente perjudiciales.


Los hallazgos de que las recompensas externas reducen la motivación intrínseca han sido cuestionados, sobre todo porque las recompensas utilizadas en algunos estudios anteriores no demostraron ser reforzadores positivos (Cameron y Pierce, 2002). Además, muchos estudios anteriores observaron cómo la motivación intrínseca disminuía cuando se daban recompensas por actividades favorables o agradables.


La mayoría de los padres tienen poco interés en un sistema de recompensas para que los niños fomenten las actividades que ya les resultan agradables; más bien, las recompensas y la motivación son necesarias cuando se trata de las transiciones, la hora de acostarse y el consumo de alimentos saludables.


Cameron y Pierce (2002) examinaron años de estudios sobre las recompensas y la motivación intrínseca y no encontraron efectos negativos generalizados del uso de recompensas. Por el contrario, descubrieron que las recompensas adecuadas pueden aumentar la motivación y el interés.


Las recompensas deben introducirse para un objetivo específico y la recompensa debe proporcionarse hasta que se alcance el objetivo. Lo ideal es que una recompensa fomente el comportamiento deseado y, una vez que el niño experimente el beneficio de mostrar el comportamiento deseado, la motivación intrínseca debería ser suficiente en ausencia de la provisión continua de recompensas.



El tipo correcto de recompensas


Dar recompensas es una forma de que los padres practiquen el refuerzo positivo, centrándose en el buen comportamiento en lugar de estancarse en tratar de "arreglar" a los niños. Por ejemplo, su hijo con autismo puede tener problemas con las transiciones. Si entiendes la biología que hay detrás de su lucha, querrás disminuir la frustración en lugar de castigarle por la crisis que se produce al pasar de la pantalla al baño.


En la práctica, se puede utilizar una tabla de recompensas para fomentar un comportamiento positivo en lo que respecta a la transición de una actividad favorita a otra menos atractiva. En el ejemplo anterior, puedes explicarle a tu hijo que después de ver su programa favorito quieres que se dé un baño relajante para prepararse para la hora de dormir.


Si su hijo es lo suficientemente mayor para entenderlo, puede explicarle cómo un baño relajante puede calmar una mente encendida por las pantallas, lo que le ayudará a dormir mejor. Si su hijo logra una transición suave, puede premiarle con una pegatina en su tabla de recompensas. Muchos niños con autismo son muy visuales, por lo que una tabla y unas pegatinas visualmente atractivas pueden aumentar la motivación.


Cuando su hijo reúna una determinada cantidad de pegatinas, podrá reclamar su recompensa. Como ya se ha dicho, una recompensa atractiva para su hijo con autismo puede ser diferente a la de un niño neurotípico. Su hijo debe participar en el proceso de toma de decisiones para asegurarse de que la recompensa es lo suficientemente atractiva como para motivarle. Por supuesto, los niños aspiran a las estrellas (¿quién no querría un poni por poner la ropa sucia en el cesto de la ropa sucia?), así que es posible que tenga que reducir las opciones a unas cuantas opciones razonables.



Ayude a su hijo a encontrar la motivación intrínseca


El objetivo de dar recompensas debe ser ayudar a tu hijo a encontrar un valor y una motivación intrínsecos. Tanto si trata de ayudarle a adquirir comportamientos positivos como a cambiar los negativos, la recompensa no debe ser una disposición permanente. La recompensa debe servir de empuje al principio pero, con tu ayuda, tu hijo debe encontrar la motivación desde dentro para obtener resultados a largo plazo.


Otro ejemplo práctico tiene que ver con algo que la mayoría de los niños necesitan para conseguir una motivación extrínseca: mantener su habitación limpia y ordenada. Un niño del espectro se metía en repetidas discusiones con su madre a causa de su habitación desordenada. Debido a su amor por los aparatos electrónicos y a sus problemas de organización, su habitación a menudo parecía una cueva tecnológica sucia. Con una tabla de recompensas que le permitía pasar más tiempo frente a la pantalla durante los fines de semana, su habitación se volvió más ordenada. Pero el verdadero cambio se produjo cuando se dio cuenta de que jugaba mejor cuando tenía espacio para organizar el teclado, el ratón, la cámara y el resto de la parafernalia de los juegos, ya que su escritorio estaba ordenado y organizado.


Las recompensas orientadas a la tecnología tienen un atractivo mágico para muchos niños del espectro. Un interesante estudio (Constantin et al. 2017) examinó el potencial de las tecnologías digitales para proporcionar recompensas basadas en tareas. Los investigadores reconocieron el impacto positivo de las recompensas en el aprendizaje y la motivación de los niños, pero reconocieron que había pocos estudios centrados en el impacto y la naturaleza de las recompensas para los niños con TEA. El estudio proporciona información interesante sobre las preferencias de recompensa de los niños del espectro, lo que podría tener un importante potencial de motivación para futuras iniciativas de aprendizaje.



Creación de un sistema de recompensas para su hijo con espectro



Una recompensa especial


Un sistema que funcione para su hijo con autismo puede ser ligeramente diferente al que la mayoría de la gente imagina cuando piensa en un sistema de recompensa eficaz. Para algunos niños, las buenas elecciones o el buen comportamiento pueden motivarse con un helado al volver del parque; para su hijo con espectro puede ser necesario centrarse en sus intereses especiales para controlar su comportamiento.


Si está pensando en dar una recompensa para animar a su hijo con autismo a hacer sus tareas, puede estructurar el sistema para que tenga éxito incorporando sus intereses especiales. Los intereses especiales son muy importantes y significativos para los individuos del espectro -vea este artículo relacionado- y, por lo tanto, pueden servir como una de las recompensas más apropiadas para su hijo.


Por ejemplo, si su hijo con autismo tiene un interés especial por los trenes, una recompensa relacionada con este interés puede funcionar mucho mejor que una recompensa de tipo social, que el cerebro autista puede no percibir como significativa o gratificante.


Un ejemplo práctico de cómo los padres pueden incorporar el interés especial de su hijo en un sistema que le resulte gratificante podría ser el siguiente:

  • En primer lugar, identifique su objetivo al introducir una recompensa. No dé recompensas sólo porque le apetece mimar a su hijo, una recompensa debe servir para un propósito motivacional específico. Si su hijo disfruta con una determinada actividad, no le dé recompensas: su motivación intrínseca es suficiente.

  • No te sientas culpable por dar recompensas. Incluso los adultos nos sentimos motivados por las recompensas. Trabajamos más duro cuando sabemos que hay una bonificación en juego, comemos más sano cuando los vaqueros pitillo están de moda y aguantamos la rabieta más magnífica por el abrazo antes de acostarnos.

  • Hable con su hijo de la importancia de adquirir el comportamiento deseado a largo plazo, incluso cuando la recompensa ya no esté sobre la mesa. Elogie a su hijo cuando limpie su habitación y haga hincapié en los beneficios de vivir en un espacio organizado. Pronto empezará a sentirse "orgulloso de su casa" y la recompensa dejará de ser necesaria.

  • No des la recompensa cuando tu hijo no se la haya ganado. Puede que te sientas mal, pero sientas un peligroso precedente al dar la recompensa sin que tu hijo se la haya ganado primero.

  • En el ejemplo anterior (de un niño con espectro que tiene un interés especial por los trenes), puedes coger un bote (o incluso mejor, construir un tren de cartón con una ranura para las monedas) y el niño puede ahorrar el dinero de la recompensa para un viaje especial en tren o un juguete de tren. Al incorporar su interés especial, puede conseguir una motivación mucho mayor de la esperada.

  • Nunca soborne a su hijo con recompensas. Esta es una ruta exprés a la estación de manipulación, y pronto encontrará a su hijo adquiriendo comportamientos negativos para conseguir más recompensas.


Closing words


If you’re still hesitant about a reward system for your child with autism, consult an occupational therapist and ask for ideas to motivate your child in an appropriate way. You can also try out a reward chart, chore chart, or coin jar for insignificant behavior management to see if it works for your child. It’s not easy keeping kids on track but, as the Latin proverb states: “After the battles come the rewards.”


References:

Cameron, J., Pierce, D.W. (2002) Rewards and Intrinsic Motivation: Resolving the Controversy. Westport, Conn.: Bergin & Garvey.

Constantin, Aurora & Johnson, Hilary & Smith, Elizabeth & Lengyel, Dipl.-Inf & Brosnan, Mark. (2017). Designing computer-based rewards with and for children with Autism Spectrum Disorder and/or Intellectual Disability. Computers in Human Behavior. 75. 10.1016/j.chb.2017.05.030.

Deci, Edward. (1971). The Effects of Externally Mediated Rewards on Intrinsic Motivation. Journal of Personality and Social Psychology. 18. 105-115. 10.1037/h0030644.

Kohls, G., Peltzer, J., Schulte-Rüther, M., Kamp-Becker, I., Remschmidt, H., Herpertz-Dahlmann, B., & Konrad, K. (2011). Atypical brain responses to reward cues in autism as revealed by event-related potentials. Journal of autism and developmental disorders, 41(11), 1523–1533. https://doi.org/10.1007/s10803-011-1177-1

Pavăl D: A Dopamine Hypothesis of Autism Spectrum Disorder. Dev Neurosci 2017;39:355-360. doi: 10.1159/000478725

John D. Salamone, Mercè Correa. The Mysterious Motivational Functions of Mesolimbic Dopamine.Neuron, 2012; 76 (3): 470 DOI:10.1016/j.neuron.2012.10.021

Supekar, K., Kochalka, J., Schaer, M., Wakeman, H., Qin, S., Padmanabhan, A., & Menon, V. (2018). Deficits in mesolimbic reward pathway underlie social interaction impairments in children with autism. Brain : a journal of neurology, 141(9), 2795–2805. https://doi.org/10.1093/brain/awy191


https://www.autismparentingmagazine.com/autism-kids-reward-system/

Entradas Recientes

Ver todo