¿Cómo ayudar a tu niño con autismo a comer de todo?




POR DAVID SPONDER

Fuente: Autism Parenting Magazine | 26/05/2021

Fotografía: Pixabay.com



Los patrones de selección excesiva de alimentos son comunes entre los niños con trastornos del desarrollo, pero también son comunes entre todos los niños.


Picky Eating es el término común para referirse a lo que hacen los niños melindrosos. Estos niños son difíciles de complacer y de alimentar en general, pero rara vez acaban pasando hambre.


Las estimaciones varían mucho entre los estudios, pero en un informe reciente, la estimación era de una quinta parte de todos los niños. Hay varias causas posibles de la selectividad alimentaria en el autismo.


Los problemas de comportamiento que afectan a la alimentación en el autismo y otras complicaciones del desarrollo incluyen las texturas y sabores sensoriales de los alimentos, o han tenido problemas para masticar o tragar y experiencias desagradables con la comida. Por lo tanto, tienden a ser menos flexibles en general, y especialmente menos flexibles que la mayoría cuando se trata de la comida.


Los comedores quisquillosos pueden comer mucho. Lo que restringen principalmente son los tipos de alimentos que comerán o las condiciones en las que lo harán. El tipo más común es el niño que prefiere la dieta "todo marrón", como dijo un padre, y que consiste en alimentos fritos, con almidón, dulces y salados que tienen un gran atractivo para los niños.


Los favoritos del niño quisquilloso:

  • Nuggets, taquitos y otros alimentos empanados y fritos

  • Patatas fritas, patatas fritas, patatas fritas de bolsa

  • Pizza (normal o de pepperoni)

  • Espaguetis (sencillos, quizá con salsa de carne)

  • Macarrones con queso

  • Queso a la plancha

  • Mantequilla de cacahuete (tal vez jalea)

  • Hamburguesas (normales y sin queso)

  • Salchichas (solas)

  • Dulces, galletas, pasteles (de pocos tipos)


Por supuesto, hay algunas variaciones entre los niños más exigentes, pero les suele gustar el menú anterior. Ahora piensa en todos los restaurantes de comida rápida que atienden a los niños y en lo que hay en su menú. Todos tienden a comportarse de la misma manera cuando se trata de la comida. Los niños quisquillosos no comerán muchos de los alimentos que al resto de la familia le gustan y comen siempre.


Algunos alimentos les resultan tan desagradables que les dan arcadas cuando los huelen. Los comedores quisquillosos pueden venir acompañados de otras reglas rígidas impuestas a la comida: los alimentos no pueden tocarse entre sí; algunos alimentos sólo pueden comerse en determinados platos o tazas o en determinados lugares (sólo las patatas fritas de McDonald's), etc. No cabe duda de que hay un componente psicológico en todo esto.



Por qué los niños son Picky Eaters


A la hora de identificar estrategias para tratar la selectividad alimentaria extrema en el autismo, es importante identificar primero las causas de la selectividad alimentaria en el autismo. La selectividad alimentaria es una estrategia de supervivencia útil que nos mantuvo vivos desde que éramos cazadores-recolectores. Durante miles de años, viajamos en pequeñas tribus de un lugar a otro. Si nos comiéramos todas las plantas del camino, no estaríamos aquí. Los niños que eran demasiado aventureros (no lo suficientemente exigentes) se envenenaban con cualquiera de esas muchas plantas que intentaban matarnos. Sus genes nunca llegaron hasta aquí.


Igual de importante es el padre, especialmente la madre. La madre que podía ser indiferente a que su hijo no comiera probablemente tampoco tuvo muchos hijos que lo consiguieran. Los genes de las madres impasibles ante la negativa de su hijo a comer tienden a no sobrevivir generaciones. La mayoría de las madres afirman estar preocupadas por los hábitos alimenticios de sus hijos. De hecho, los cambios que se producen en el cerebro de las madres tras establecer un vínculo con sus hijos las hacen muy sensibles a las señales de que el niño no come. En consecuencia, las madres pueden experimentar sentimientos que los padres y otras personas no entienden, pero que son muy importantes para que un plan de cambio funcione.


Podemos ver aquí que había una motivación para ser al menos conservador con la comida, si no francamente quisquilloso. Por lo tanto, es probable que los niños sean quisquillosos con la comida, no improbable. El doctor William G. Wilkoff llamó a este conservadurismo natural "neofobia", refiriéndose a la desconfianza natural de los niños hacia los nuevos alimentos: "La neofobia es un comportamiento que casi todos los niños pequeños mostrarán en algún momento antes de cumplir los seis años... En la mayoría de los casos, la neofobia comenzará alrededor del año de edad.


Algunos niños comerán bien la mayor parte del tiempo y luego, a menudo de forma inexplicable, se volverán muy quisquillosos durante unas semanas o meses... comer de forma quisquillosa es un comportamiento muy común entre los niños pequeños". Y añade: "Los niños son recelosos por naturaleza de las cosas nuevas, incluida la comida. Esta "neofobia" suele disminuir con la edad, pero algunos adultos siguen siendo comedores poco aventureros..."



¿Qué se puede hacer para evitar que los niños sean quisquillosos con la comida?


¿Se pregunta a menudo cómo conseguir que su hijo autista coma nuevos alimentos? La clave del éxito es comprender que el problema es principalmente el miedo a los nuevos alimentos o a las nuevas experiencias alimentarias. Por lo tanto, lo que hacemos para ayudar a los comedores quisquillosos a ser más flexibles y a probar cosas nuevas suele ser similar, aunque los comedores quisquillosos pueden ser así por diferentes razones.


He aquí algunas estrategias probadas para los Picky Eaters:



1. No presiones


Si hubiera una "Regla de Oro" para la alimentación sería: "La familia debe disfrutar de sus comidas juntos". Para que eso funcione, intenta evitar las luchas de poder en la mesa sobre qué o cuánto come cada persona. Hay que asegurarse de que (en definitiva):

  • Hay suficientes oportunidades para comer

  • Se coma y se beba en la mesa

  • Hay suficiente cantidad de comida que él/ella comerá para estar satisfecho/a

  • Hay frecuentes "oportunidades" para acostumbrarse al olor y a la presencia del nuevo alimento



2. Disfrutad juntos de las comidas


¿Se pregunta cómo conseguir que su hijo autista coma verduras y otros alimentos saludables? Intente centrarse en la oportunidad de estar juntos y compartir una experiencia. No presione a nadie para que "coma", "coma más...", "coma esto pero no aquello", etc., y no le dé importancia cuando pruebe algo nuevo. Tus hijos deben comer porque tienen hambre y les gusta lo que comen. Les debe gustar venir a la mesa y deben comer y beber en ella. Comer no debe ser más una cuestión de lo que usted quiere que de lo que satisface a su hijo, por lo que las estrategias habituales que utilizan recompensas, elogios o tratos pueden ser contraproducentes.


· Con el tiempo, exigirá a su hijo que al menos tolere la presencia del nuevo alimento en su plato.

· Dado que ha planificado muchas oportunidades para comer (normalmente cinco al día) y algunas normas generales contra el "pastoreo" entre comidas y el comer o beber en cualquier lugar que no sea la mesa, puede permitirse decir "no" a los lloriqueos y a las quejas de hambre en momentos inadecuados.



3. Confíe en el tiempo, la repetición y la familiaridad


Tómate tu tiempo y deja que tu hijo supere cualquier aversión a la comida. Intenta introducir sólo un alimento a la vez, y quédate con él. Al principio, los mejores alimentos para las dietas de integración del autismo son los que ya le gustan a tu hijo. Por ejemplo, los alimentos nuevos a los que se dirige (que espera que su hijo pruebe) deben ser similares a los que ya le gustan. Introducir nuevos alimentos a los comedores quisquillosos puede ser como pasar de los nuggets de pollo a probar el pollo al horno. Identificar ideas de comidas para niños autistas puede ser un reto, pero seguir este patrón para pasar gradualmente de la comida favorita a una opción más aventurera ha resultado satisfactorio para muchas familias.



4. Deje que el hambre motive la comida


Por lo general, recomendamos cinco oportunidades para comer en 24 horas. Esto incluye tres comidas regulares y dos tentempiés. No hay problema en añadir más oportunidades, siempre que sigan un patrón regular y algunas reglas. Lo que hay que evitar es que el niño coma cuando le apetezca, sobre todo si tiene un patrón de "pastoreo" constante. Si tienes más oportunidades de comida/merienda previstas regularmente en la rutina, entonces tu hijo no tendrá que esperar demasiado tiempo para otra oportunidad.



5. Utilizar suplementos diseñados para niños autistas


A menudo, cuando la dieta es pobre, los niños con autismo pueden acabar con un déficit de vitaminas y nutrientes esenciales. Puede ser un reto conseguir que los niños tomen suplementos, pero existen suplementos naturales especiales optimizados para los niños del espectro autista. También existe una relación entre la salud intestinal y la función cerebral, y muchos padres han observado mejoras tras el uso de probióticos y bacterias amistosas.



Un programa alimentario típico


Los principales objetivos de un programa de este tipo son:

1. Animar a probar nuevos alimentos y a tener hábitos alimentarios más saludables.

2. Mejorar la experiencia de comer juntos reduciendo las luchas de poder por la cuestión de la comida



Conseguir que se tranquilice primero


Los padres pueden y deben abordar cualquier duda sobre la creación de un menú dietético para el autismo con su pediatra o con alguien de confianza, porque algunos niños pueden negarse a comer durante un tiempo. Aparte de unas pocas y muy raras afecciones psiquiátricas, los niños no se matan de hambre durante demasiado tiempo. Sin embargo, muchos padres experimentan estrés y ansiedad cuando su hijo no come. Aunque sepan que permitir que se hagan trampas entre comidas o preparar un menú distinto por completo ("llevar otro restaurante") les hará retroceder, los temores de los padres preocupados pueden sabotear la coherencia del programa.


Por eso recomendamos a los padres que quieran tener una mayor seguridad de que no es perjudicial que consulten a su pediatra y le informen de este programa. Los suplementos dietéticos como las píldoras de vitaminas y minerales y/o los sustitutos líquidos de las comidas no anularán ni interferirán con el programa ni con los resultados esperados aquí. Por último, si prevé mucho estrés por los cambios que planea hacer, tal vez quiera elegir un momento para hacerlo cuando la escuela u otras presiones estén al mínimo.



Reglas y pasos del programa


Le recomendamos que ponga a su disposición: tres comidas regulares al día del menú habitual de la familia (que incluya los alimentos preferidos y no preferidos de su hijo), en porciones apropiadas para su desarrollo (es decir, las cantidades adecuadas para un niño de esa edad y tamaño). Hay que evitar ofrecer menús especiales o preparar cosas sólo porque el niño las va a comer. La influencia del niño en el menú familiar también debe limitarse cuidadosamente, pero no completamente.


Puedes servir dos meriendas planificadas con regularidad, y también otra después de la cena. Las meriendas deben tener su propio menú, y las raciones no deben servir para compensar lo que no ha comido en la comida habitual. Si decides ofrecer una merienda después de la cena, no debería importar si tu hijo ha comido o no el postre. La cuestión es seguir un horario y esperar a la hora de la comida o de la merienda planificada, en lugar de tener un enfoque no estructurado de la alimentación "sólo alcanza y come".


Debe haber un límite de tiempo para comer. Al proporcionar una cantidad de tiempo apropiada para el desarrollo y la nutrición para comer y no más, se comunica que comer es importante, pero que no vale la pena entrar en una lucha de poder. Esto supone entre 10 y 25 minutos, aunque 30 minutos no parece inadecuado y puede ser más fácil de controlar. Cuando se acabe el tiempo, simplemente retira el plato de tu hijo de la mesa, sin miramientos. Sea razonable y no saque la comida de la boca de su hijo. Si empieza a comer, permítale terminar. Sea respetuoso, pero evite los juegos.


No hay que hacer ningún esfuerzo especial para guardar las sobras para la siguiente comida, a menos que eso sea lo que haga el resto de la familia. Es más importante no hacer de la comida un problema y una fuente de estrés para la familia. No debe haber ningún tipo de coacción para conseguir que alguien coma. La coacción incluye recompensar, engatusar, así como amenazar, regañar, culpabilizar o cualquier otro recurso de los padres para conseguir que el niño cambie su comportamiento alimentario de cualquier manera. También implica que no se hable de los hábitos alimentarios del niño en la mesa y, preferiblemente, en ningún otro lugar.


La mesa de la comida está exenta de discusiones desagradables. Debe ser un refugio seguro y agradable, y no un lugar para discutir los hábitos alimenticios de nadie o para repasar temas desagradables. La nueva regla más básica es: "Toda la familia insiste en disfrutar de sus comidas, y todos son bienvenidos a la mesa independientemente de cómo se hayan comportado en otro lugar". Esto también guía la regla para el comportamiento desagradable y disruptivo en la mesa. Si tu hijo menciona que no quiere comer lo que has servido, "está bien". Si pide otra cosa en su lugar, puedes decir con neutralidad: "No", o puedes animar a tu hijo a esperar hasta la siguiente comida. Si su hijo insiste en llevar a la mesa protestas desagradables y continuas o cualquier otro comportamiento perturbador, ocúpese de ello, pero no en la mesa.


Nuevos alimentos: Introduzca los nuevos alimentos de uno en uno, pero con repetición. En una comida que incluya algo que probablemente coma y un nuevo alimento que probablemente no coma, sirva más cantidad del alimento preferido y una pequeña cantidad del alimento no preferido. Coloca el alimento no preferido en el plato sin mencionarlo. No te molestes en animar a nadie a comerlo. Si no se los come, simplemente recoge el plato (o pídele a tu hijo que lo ponga en el fregadero) cuando termine la comida (se aplican todas las reglas anteriores). Puedes repetir este procedimiento durante 10 o 20 comidas antes de pasar a otro alimento. A veces, el niño no prueba el alimento durante esta ronda inicial, pero habrás aumentado bastante las posibilidades de que lo pruebe antes.


No hacer las comidas: Es importante permitir que el hambre haga lo que se supone que debe hacer: motivar a comer. Otro de sus objetivos es evitar que se produzca una lucha de poder por la comida y restablecer el carácter agradable de la hora de comer. Lo mejor es comunicar que no pasa nada por no comer, y que cualquiera puede esperar hasta la siguiente comida si lo desea.


Al mismo tiempo, pensamos que lo mejor es evitar hacer cambios en las opciones del menú de la siguiente merienda o comida, o en las cantidades que se dan, porque él/ella no comió en la comida anterior. Como ya hemos dicho, éste puede ser el paso más difícil para una madre, porque todos sus instintos de supervivencia infantil entran en juego de forma muy poderosa y emocional. Esperamos obtener beneficios al hacer esto que implican una mejor elección nutricional: los beneficios de supervivencia a largo plazo de los alimentos más saludables y una mayor variedad, y la posible acogida en las mesas de otras personas.



Algunas variaciones/adaptaciones para las diferencias individuales


  • A veces es mejor permitir que el niño tenga su propio utensilio y plato. Esto puede hacer que las reglas para compartir la comida sean más claras si es necesario, así como permitir que las porciones sean más fáciles de medir).

  • Haga que su hijo participe en juegos sensoriales orales (por ejemplo, soplar burbujas, soplar silbatos) aproximadamente 15 minutos antes de las comidas. Esto puede ayudar a calentar o sensibilizar la región bucal.

  • Ideas de comida selectiva para el autismo: Elija alimentos que tengan texturas graduadas y que se acerquen a las texturas de los alimentos que ya disfruta su hijo con autismo y el rechazo a la comida probablemente disminuirá cuanto más se acerque un alimento nuevo a uno ya querido.


Este artículo apareció en el número 40 - Conquistar el estrés: https://www.autismparentingmagazine.com/issue-40-conquering-stress/


https://www.autismparentingmagazine.com/how-to-help-your-asd-child-overcome-picky-eating-now/

Entradas Recientes

Ver todo