Cómo ayudar a un niño con autismo a disfrutar la comida




POR JO CORMACK

Fuente: Autism Parenting Magazine | 19/06/2021

Fotografía: Pixabay.com



Empezar el colegio o la guardería es un gran paso para los niños; hay que aprender nuevas rutinas, conocer a nuevas personas y recorrer un nuevo edificio.


Para los niños con trastorno del espectro autista (TEA) que asisten a centros ordinarios, estos retos se magnifican. Uno de los aspectos de la vida escolar que puede causar muchas preocupaciones es la comida.


Como todos los padres sabrán, ser quisquilloso con la comida es un problema muy común en la infancia. Para la mayoría de los niños pequeños, es sólo una etapa por la que pasan. Sin embargo, para los niños con autismo, puede ser un reto que persiste más allá de los primeros años.


Un porcentaje muy elevado de niños del espectro sólo acepta una gama limitada de alimentos. Aunque es difícil dar una cifra exacta, las investigaciones sugieren que hasta nueve de cada diez niños con un diagnóstico de TEA tendrán un problema de alimentación.


La comida aparece en la jornada escolar de muchas maneras. Si su hijo se queda a almorzar, es posible que haga una de sus comidas principales en la escuela cinco de cada siete días. Tal vez la cocina o la preparación de alimentos formen parte del plan de estudios, o tal vez los niños tomen juntos un tentempié a media mañana. Si tu hijo no tiene confianza en la comida, esto puede ser muy difícil.


Veamos por qué comer puede ser tan difícil para los niños del espectro autista. Por supuesto, cada niño es un individuo y no hay dos personas con autismo que tengan las mismas necesidades y puntos fuertes. Sin embargo, hay algunas características del TEA que pueden hacer que comer sea un verdadero reto.



Problemas de procesamiento sensorial


Los problemas de procesamiento sensorial son una de las características del TEA. Los investigadores han vinculado la defensividad oral (cuando un niño es extremadamente sensible a la forma en que se siente la comida en la boca) con el hecho de ser quisquilloso al comer. El entorno comunitario de la comida también plantea otros retos de procesamiento sensorial. Puede ser muy ruidoso; puede ser visualmente ajetreado; puede haber olores fuertes a los que enfrentarse, todo ello incluso antes de llegar a la comida en sí.



Habilidades sociales


La hora de la comida y la merienda en el colegio o la guardería es muy social. Esto es estupendo porque ofrecen una oportunidad para el desarrollo de las habilidades sociales si se gestionan adecuadamente. Sin embargo, para un niño con autismo, los aspectos interpersonales de la hora de la comida pueden resultar abrumadores.



Rutina


Muchos niños con autismo se aferran a sus rutinas con fuerza - esto puede ser especialmente cierto en relación con la comida. El personal no siempre está dispuesto o es capaz de atender esta rigidez conductual del mismo modo que lo harían los padres. Además, algunos niños son extremadamente sensibles a cambios muy pequeños y las diferencias casi imperceptibles en la forma de presentar la comida pueden ser todo un reto.



Diez maneras de asegurarse de que se satisfacen las necesidades de su hijo



1. Explora si el entorno de la comida puede optimizarse para tu hijo


Si el entorno de la comida le resulta difícil a tu hijo, trabaja con su profesor para pensar por qué es así. ¿Quizá su hijo es especialmente sensible a los olores o al ruido? ¿Quizás los aspectos sociales de las comidas le resultan difíciles?


Piensa con el profesor en lo que se puede cambiar. ¿Puede su hijo sentarse lejos de la cocina, donde los olores de la cocina no sean tan pronunciados? ¿Puede sentarse tranquilamente en una mesa pequeña con sólo un par de niños, o tal vez con un miembro del personal? Algunos niños pueden incluso necesitar un espacio separado para comer, para minimizar el riesgo de agobio sensorial.



2. Asegúrate de que tu hijo nunca se vea presionado para comer


Hay muchos enfoques convencionales para alimentar a los niños que, sobre todo en el caso de los niños con ansiedad por la comida, pueden ser percibidos como una presión. Por ejemplo, sugerirle que pruebe "sólo un bocado más" o un "no-que-me-pueda". Sea muy claro con el profesor de su hijo y explíquele que quiere que se respeten sus decisiones alimentarias.


Aunque te parezca un apoyo persuadir a un niño para que pruebe el brócoli, hacerlo podría empeorar el miedo al brócoli. Se trata de priorizar las ganancias a largo plazo sobre las de corto plazo. Seguro que el niño puede tragarse un poco de brócoli, pero esto puede hacer que se sienta más ansioso a la hora de comer y podría dañar la relación con la comida.



3. Evite hablar de la alimentación de su hijo en su presencia


¿Qué ha comido mi hijo hoy? puede encabezar su lista de preguntas sobre el día de su hijo. Es posible que el personal de la guardería o los profesores también quieran informarle de cómo ha ido la hora de la comida y la merienda. Si su hijo está al alcance de su oído y puede entender su conversación, intente evitar estas discusiones sobre su alimentación. Pida una nota escrita o programe una breve llamada telefónica.


Cuando los niños son conscientes de que lo que comen es una prioridad para usted, esto puede aumentar la ansiedad y la presión que sienten a la hora de comer. Puede contribuir a la necesidad de ejercer un mayor control sobre su alimentación, ciñéndose rígidamente a los alimentos seguros. En cambio, lo que queremos crear es un ambiente relajado y positivo en torno a la comida. Hablar mucho sobre quién ha comido qué, hace que esto sea difícil de conseguir.



4. Asegúrate de que los alimentos seguros estén siempre disponibles


Si su hijo sólo come una gama limitada de alimentos, es esencial que en cada comida y merienda se incluyan siempre en el menú un par de sus alimentos seguros. Si esto no es posible, puede ser preferible enviarle comida de casa. Cuando los niños aprenden a confiar en que siempre habrá algo disponible para comer, sienten menos ansiedad antes y durante las comidas.


A algunos niños con autismo les puede resultar difícil notar e interpretar las señales de su cuerpo. Este puede ser el caso en relación con el hambre y la saciedad. Es difícil que los niños aprendan a reconocer este ritmo (de hambre y saciedad adecuados) a lo largo del día si se saltan las comidas porque no se les ha proporcionado ninguno de sus alimentos seguros. Hable con el profesor de su hijo sobre cómo se puede apoyar esto.



5. Planificar las comidas escolares


Si tu hijo cambia de aula o acaba de empezar en el colegio o la guardería, un poco de preparación le vendrá muy bien. Organice una visita al comedor antes de que su hijo empiece a comer para que sepa lo que le espera. Tal vez pueda (con permiso) tomar algunas fotografías de la zona de comedor para charlar en casa.


También puede ayudar a su hijo a prepararse para las comidas en común mediante historias sociales. El profesor de tu hijo puede ayudarte con esto. Cuanto más pueda hacer para ayudar a su hijo a entender cómo se desenvuelve a la hora de comer, más fácil le resultará.



6. Mantenga una exposición positiva a los alimentos


Los niños que sienten ansiedad por los alimentos nuevos o que no les gustan se beneficiarán enormemente de las exposiciones positivas y divertidas a esos alimentos en un entorno de apoyo. Sin embargo, es muy importante asegurarse de que esas exposiciones no acaben aumentando las asociaciones negativas con los alimentos. Lo más importante de todo es que ningún niño debe ser presionado para comer o incluso tocar alimentos con los que no se sienta seguro.


Habla con el profesor de tu hijo para compartir tus sentimientos sobre lo que puede tolerar. Tal vez a su hijo le gustaría ayudar a hornear pero no podría tocar la mezcla. Tal vez podría ayudar a hacer una ensalada de frutas pero querría llevar guantes si la sensación de zumo húmedo y pegajoso en sus dedos es demasiado delicada. Usted es quien mejor conoce a su hijo; el profesor valorará su opinión a la hora de calibrar qué actividades le ayudarán y cuáles pueden ser demasiado.



7. Buena comunicación con el personal


La base para trabajar con éxito en la escuela y la guardería es una excelente comunicación. Trabaje para fomentar una buena relación con los adultos que trabajan con su hijo para que juntos sean un equipo.


La buena comunicación es una vía de doble sentido; puede ser que el personal tenga algunos recursos e ideas útiles que pueda compartir con usted. Puede que las estrategias que funcionan en casa deban repetirse en el aula. La clave es ser lo más coherente posible. Si tu hijo recibe mensajes contradictorios sobre la comida cuando está en casa y cuando está en la escuela, esto puede ser muy confuso.



8. Reuniones específicas


Considere la posibilidad de organizar una reunión específica para hablar de la relación de su hijo con la comida. Deja muy claro lo que quieres obtener de la reunión y asegúrate de planificar un seguimiento para que todo lo que se haya acordado pueda ser supervisado y revisado.


A algunos padres les resulta útil resumir lo que desean hablar en un correo electrónico. Esto no sólo le ayudará a ordenar sus ideas, sino que también dará al personal algo de tiempo para reflexionar y preparar la reunión.



9. Comparta recursos útiles como este artículo


Los buenos profesores y el personal de la guardería estarán muy abiertos a desarrollarse como profesionales. Comparte con ellos recursos de buena calidad para que puedas ayudarles a satisfacer las necesidades de tu hijo. No son necesariamente especialistas en TEA o en alimentación y es de esperar que estén dispuestos a aprender más.


En mi libro para profesionales de los primeros años, exploro lo que la evidencia de la investigación nos dice sobre cómo los profesionales que trabajan en la escuela o en las guarderías pueden apoyar la relación de los niños pequeños con la comida. Hay un capítulo dedicado al trabajo con niños con TEA y otro sobre el procesamiento sensorial.



10. Corregir los malentendidos


Como especialista en alimentación selectiva, los padres de niños con autismo me dicen a menudo que el profesor de su hijo ha interpretado su alimentación limitada como un mal comportamiento o incluso lo ha atribuido a una mala crianza. Esta actitud no es correcta y debe ser cuestionada con respeto.


Los niños con autismo tienen necesidades muy específicas en relación con la comida y su alimentación debe entenderse a través de la lente de su diagnóstico de TEA. Podemos hacer mucho si compartimos las buenas prácticas basadas en la evidencia con los adultos que trabajan con los niños.

Página web: https://www.jocormack.com/

Facebook: https://www.facebook.com/groups/531825906996537/ y https://www.facebook.com/PositiveParentingforPickyEaters/

Twitter: https://twitter.com/Jo_Cormack


Este artículo fue publicado en el número 75 de la revista Helping Your Child with Autism Thrive: https://www.autismparentingmagazine.com/issue-75-helping-child-with-autism-thrive/


https://www.autismparentingmagazine.com/autism-feel-good-about-food/



Entradas Recientes

Ver todo