Cómo el pez cebra puede ayudar a desvelar los secretos del trastorno del espectro autista

Actualizado: 17 de sep de 2020




POR GREY MATTER

Fuente: Queensland Brain Institute / 04/08/2020

Fotografía: Scott lab/ QBI

Artículo original en inglés:

https://qbi.uq.edu.au/podcast-how-zebrafish-help-unlock-secrets-autism-spectrum-disorder?utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=ce45957fbe-EMAIL_CAMPAIGN_2020_08_11_07_59&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-ce45957fbe-168813249

Usar un pez cebra para entender todo el cerebro

¿Quién hubiera pensado que el humilde pez cebra podría tener la clave para entender nuestro propio cerebro, incluyendo condiciones como el trastorno del espectro autista? Hablamos con el profesor asociado Ethan Scott, que dirige el laboratorio de Circuitos Neurales y Comportamiento en QBI. Ethan está interesado en entender la biología detrás de los trastornos mentales del desarrollo, como el trastorno del espectro autista.

Para entender cómo las neuronas trabajan juntas para procesar la información, los científicos pueden monitorear cómo grupos de neuronas conectadas a través del cerebro, se activan en respuesta a un estímulo. Los avances en la tecnología sólo recientemente, han permitido a los investigadores ver la actividad de las redes de neuronas en animales vivos, en tiempo real.

"Siempre ha sido difícil estudiar estas redes, porque hay que observar la actividad de miles de neuronas al mismo tiempo", dice el profesor asociado Ethan Scott, del Instituto del Cerebro de Queensland de la UQ.


Ethan Scott



Su trabajo se centra en los circuitos y redes de neuronas responsables de la capacidad de los animales para sentir el mundo, y responder con comportamientos adecuados. Su equipo estudia el diminuto pez cebra transparente, observando su sencillo cerebro mediante una tecnología de vanguardia llamada microscopía de láminas de luz, para mostrar casi todas las neuronas de sus cerebros a la vez.

Para entender cómo el pez cebra da sentido a su mundo, el equipo registra la actividad de todo el cerebro mientras presenta imágenes, sonido y estímulos de movimiento del pez. Cada estímulo activa diferentes neuronas, de modo que los científicos pueden ver cómo las diferentes redes se ocupan de procesar esos estímulos.

Los científicos pueden entonces utilizar la óptica para estimular las neuronas con luz, de manera muy precisa. Pueden personalizar los patrones de luz proyectados en el cerebro de los animales, como un holograma, activando las neuronas exactas que creen que son responsables del procesamiento visual, auditivo y vestibular (equilibrio), estudiando las respuestas de los peces.

Con este nuevo avance, quizás obtengamos nuevas respuestas.



Diferentes tipos de neuronas se iluminan el cerebro de un pez cebra. (Scott lab / QBI)

126 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo