Cómo planificar unas fantásticas vacaciones de verano para un niño con TEA




POR DANA REINHARDT

Fuente: Autism Parenting Magazine | 08/08/2020

Fotografía: Pixabay



La planificación de unas vacaciones con niños con autismo requieren tener una serie de consideraciones que no se deben pasar por alto.

El verano está lleno de momentos memorables, como las vacaciones familiares en la playa, las excursiones de un día al zoológico o la visita a un parque temático certificado para niños con autismo, como Sesame Place. Pero como madre de un niño con autismo, he aprendido que la temporada también implica una planificación cuidadosa y estratégica, como cualquier actividad que esté fuera de la estructura diaria de mis hijos.


La temporada trae una mezcla de emociones para los niños con trastorno del espectro autista (TEA). Mientras que están emocionados por tener más tiempo para sus actividades favoritas, y conocidas, también tienen ansiedad por lo inesperado: una nueva rutina, nuevos supervisores, nuevos compañeros.


Los niños no sólo tienen que adaptarse a esta novedad cotidiana durante unos meses, sino que también existe el reto de los acontecimientos singulares que incluyen nuevos sonidos, sensaciones y olores. Las actividades veraniegas por excelencia, como ver los fuegos artificiales el 4 de julio o una excursión a la playa, pueden resultar abrumadoras para los niños con autismo y necesidades sensoriales.


Pero el verano no es algo que deba temerse. Si usted es padre de un niño con autismo, aquí tiene unos cuantos consejos que le ayudarán a aprovechar todo lo que ofrece la estación soleada.



Establezca una nueva rutina


Aunque cada niño es único, es común que los niños con TEA tengan dificultades con una interrupción de su rutina. En primer lugar, es importante que facilite a su hijo las vacaciones de verano creando un horario diario. Como mínimo, debes centrarte en crear una estructura que siga una rutina bastante consistente que incluya una hora de levantarse y de acostarse.


Tener una estructura mezclada con cierta flexibilidad y actividades de elección también puede ser una oportunidad de aprendizaje saludable para su hijo, todo ello en un entorno seguro y familiar. Considere la posibilidad de hacer que el horario sea visual y colocarlo en una zona común donde los miembros de la familia puedan revisarlo a diario.


Al principio de cada semana, siéntese en familia para hablar de los próximos planes y de cualquier cambio en el horario. Es importante incluir a su hijo con TEA en los planes, para que esté preparado para lo inesperado.



Buscar programas de verano inclusivos


Los programas de ampliación del año escolar ofrecen a las familias oportunidades educativas en verano si el niño cumple los requisitos de su IEP. Sin embargo, la mayoría de estos programas son de media jornada y sólo duran unas pocas semanas. ¿Qué deben hacer las familias durante el resto del tiempo libre?


Muchas familias, como la mía, optan por buscar un programa de verano o un campamento para aliviar el estrés del verano. Afortunadamente, en la última década se han hecho grandes progresos en la oferta educativa para los niños con autismo, pero las opciones pueden seguir siendo limitadas. Si su familia está considerando esta posibilidad, asegúrese de empezar a investigar pronto.


Reúnase con otras familias de los compañeros de su hijo que también estén buscando; esto no sólo ayudará a su búsqueda, sino que la colocación con un compañero con el que su hijo esté familiarizado ayudará a minimizar lo desconocido.



Planificar salidas familiares inclusivas


El verano está lleno de desfiles, fuegos artificiales y ferias municipales que traen consigo multitudes y experiencias sensoriales extremas que pueden ser difíciles para los niños con autismo, pero agradables para los demás miembros de la familia.


Encuentre una manera de equilibrar las actividades para todos los miembros de la familia. Ya sea enviando a los hermanos con los abuelos a la feria del condado, o turnándose con su pareja, determine lo que funciona mejor para su familia.


Considera también las actividades que pueden ser divertidas para todos, con sólo unas pequeñas adaptaciones. La actividad física es importante, y a menudo los niños con TEA necesitan una salida para su energía y su mayor conciencia sensorial. La natación es una de las actividades favoritas de muchas familias con necesidades sensoriales. También puede ir a dar un paseo por la naturaleza, crear una búsqueda del tesoro con instrucciones claras y un patrón definido para el éxito, tener una sesión de yoga en familia o dar un paseo por la ciudad y parar en su heladería favorita.



Kit de supervivencia para el verano


Si usted y su hijo deciden superar una incógnita, como una feria o un viaje al paseo marítimo, prepare a su hijo con un "kit de supervivencia de verano". Le recomendamos que incluya juguetes sensoriales o artículos que le gusten a su hijo, como botones, plastilina, cintas y cuerdas, así como auriculares y una pelota antiestrés para que se adapte al entorno ruidoso y abrumador.


Otro elemento fácil de incluir en su kit de supervivencia es una guía de historias sociales. Social Stories for Autistic Children (Historias sociales para niños autistas), por ejemplo, es una guía ilustrada que plantea diferentes escenarios sociales que pueden ser un reto para un niño con autismo y proporciona imágenes para ayudar a los padres y al niño a trabajar sobre cómo prepararse y responder a lo desconocido. Las historias sociales fueron conceptualizadas por primera vez en 1991 por la doctora Carol Gray, médico pediatra e investigadora del autismo, en un esfuerzo por mejorar las habilidades sociales y los comportamientos de las personas del espectro autista.



Tómate tiempo para ti mismo


Asegúrate de que el autocuidado forma parte de tu rutina. Para cualquier padre, encontrar tiempo de descanso personal en verano puede ser difícil. Para los padres de un niño con autismo, ese reto aumenta considerablemente. No se olvide de encontrar formas de separarse y desestresarse.


Si su hijo ha designado un tiempo de pantalla o se dedica a un tiempo de silencio, tómese esos minutos para un tiempo "para mí", tal vez hojeando una revista, poniéndose al día en Facebook, llamando a un amigo para charlar, o simplemente sentándose fuera para disfrutar de la tranquilidad. Si se cuida a sí mismo, podrá atender mejor al resto de su familia y disfrutar de un verano memorable con ella.


Como sabe cualquier padre de un niño con autismo, a menudo necesitamos unas vacaciones de nuestras vacaciones. No hay una forma correcta o incorrecta de planificar el verano; cada nueva experiencia creará recuerdos duraderos para su familia y le enseñará qué adaptaciones puede necesitar su hijo. El viaje de mi familia a Sesame Place, aunque está certificado, no era la actividad adecuada para mi hija.


A mi familia le gusta pasar tiempo en la piscina, ir a la playa y simplemente estar juntos en nuestro propio patio. Elige actividades que permitan a tu familia estar juntos para crear recuerdos duraderos. Cada familia es diferente, pero eso es lo que la convierte en tu familia.


Este artículo apareció en el número 88 - El conocimiento es poder: https://www.autismparentingmagazine.com/issue-88-knowledge-is-power/


https://www.autismparentingmagazine.com/plan-fantastic-summer-break-asd/


139 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo