Coach Asperger para la inserción y el desarrollo profesional

Actualizado: jun 11




POR ANTONIO LOPEZ

Fuente: Autismo en vivo

Fotografía: Empreneur

Barcelona, 15/07/2020

Los Asperger somos personas con un buen potencial profesional en muchos casos, pero necesitamos de un apoyo específico para adaptarnos bien al mundo neuro-típico. Este apoyo lo podrían llevar a cabo profesionales coach especializados en la casuística Asperger.


Ser Asperger es, en cierto modo, como desconocer un idioma que todos aprenden de forma intuitiva y que no se enseña en ninguna escuela o lugar, siendo este idioma los códigos del lenguaje que van más allá de la literalidad y la racionalidad, y también el lenguaje no verbal. Este lenguaje que, comúnmente, se llama “reglas no escritas” es todo un misterio para los Asperger, y es en gran medida lo que los excluye de las dinámicas sociales. Llegado el momento de buscar trabajo e integrarse en una organización, puede ser una fuente de problemas importante, que hay que poder prevenir de alguna forma.

Dada la emergencia del coaching como profesión a la que se dedican cada vez más personas, el colectivo Asperger representa un segmento de mercado con necesidades de coaching muy específicas y que merece la pena desde el punto de vista profesional. El colectivo Asperger necesita el apoyo de Coach especializados tanto para hacer el diagnóstico de competencias específico, como para entrenar los candidatos en la preparación de la entrevista, la posterior integración en el equipo de trabajo de la organización y el desarrollo de habilidades para progresar en ella.

El diagnóstico de competencias es la primera fase del apoyo necesario. Lo que distingue a los Asperger de los neuro-típicos es, precisamente su perfil competencial, siendo deficitarios en varias competencias que se dan por supuestas en un neuro-típico y estando por encima de la media en otras competencias poco frecuentes. Sin embargo, cada Asperger es diferente y nada se debería dar por supuesto. Es necesario un diagnóstico en profundidad y amplitud específicamente diseñado para evaluar competencias de personas Asperger, para detectar necesidades de mejora y fortalezas a explotar.

La figura del coach y formador para la inserción laboral es, sin duda, uno de los servicios clave que deberían proporcionar todas aquellas entidades TEA que tengan la inserción laboral en su misión. Entre sus funciones, aparte de las ya descritas, es especialmente necesaria la de orientación laboral, para poder explicar a cada candidato el tipo de puestos de trabajo que se adecuan a su perfil de competencias y los puestos a los que pueden aspirar, desarrollando ciertas nuevas habilidades o cursando determinada formación profesional o académica.

Afortunadamente, cada vez hay más profesiones que se pueden desarrollar de forma remota y autónoma, basadas también en una serie de tareas que requieren de pocas habilidades sociales, por cuanto se desarrollan principalmente o exclusivamente con el ordenador. El mercado laboral está cambiando muy rápido y a favor de las condiciones idóneas para el colectivo Asperger. Por parte del coach es necesario un buen conocimiento del mercado de profesiones emergentes, entendiendo bien las competencias y formación necesarias, así como todos aquellos otros requerimientos relevantes y los canales en donde se puedan encontrar la oferta formativa y las ofertas laborales.

Pasada la fase de orientación profesional, el coach debe ayudar en la habilidad de venderse, igual que se hace con los neuro-típicos que no tienen dicha habilidad, pero entrenando especialmente el lenguaje no verbal y la capacidad de improvisación. Afortunadamente, este es un problema bastante común en muchos neuro-típicos, por cuanto hay mucho conocimiento y recursos perfectamente útiles, también para los profesionales Asperger.

Finalmente, una vez conseguido el empleo, es necesario el entrenamiento y acompañamiento para la integración dentro de la organización, idealmente en colaboración también del jefe correspondiente, para facilitar que ambos se entiendan, el profesional Asperger sepa lo que su jefe espera de él, como quiere que haga las cosas y entienda sus códigos de comunicación, y a la vez el jefe entienda la forma de funcionar del profesional Asperger, sus limitaciones y fortalezas y lo que necesita para poder optimizar su rendimiento. Todo ello se desarrolla normalmente a base de tiempo y paciencia, pero la ayuda de un coach puede acelerar significativamente el proceso de adaptación y reducir el riesgo de no encajar suficientemente bien, incrementando el rendimiento del empleado y la satisfacción de ambas partes.

¿En qué más aspectos crees que podría ayudar un coach especializado en personas Asperger?

67 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo