Cocinar con tu niño autista




POR RON MALCOLM

Fuente: Autism Parenting Magazine | 17/02/2021

Fotografía: Pixabay.com



A los niños con autismo se les puede enseñar a disfrutar ayudando en la preparación de las comidas en la cocina. He aquí una lista de diez maneras en las que su hijo puede beneficiarse si participa en la preparación de las comidas.


1. Cultivar sus propios alimentos


¿Qué mejor manera de aprender sobre los distintos alimentos que cultivar los propios? Su hijo con autismo puede aprender a plantar su propio huerto. Puede ver cómo una sola semilla puede producir una fruta o una verdura. Puede cavar agujeros en el patio trasero en una zona designada, plantar las semillas, cuidarlas regándolas, quitarles las malas hierbas y luego cosechar su cosecha. Incluso puede estar dispuesto a probar una fruta o verdura específica si se siente dueño de su producción.



2. Leer recetas


Su hijo con autismo puede pensar que cocinar algo con usted es sólo una actividad divertida. Sin embargo, conseguir que lea la receta y la siga también le ayudará a desarrollar sus habilidades académicas en un entorno natural. Puede aprender que hay un proceso paso a paso para hacer algo bien. No sólo puede ampliar sus habilidades de lectura, sino que también puede mejorar sus habilidades matemáticas. Él/ella puede utilizar sus habilidades para contar, medir y utilizar las fracciones correctamente en un entorno agradable.



3. Habilidades sensoriales y exploración


La preparación de los alimentos es una forma estupenda de que su hijo afronte algunos de sus retos sensoriales en un entorno seguro y relajante. Los niños con autismo pueden abrir manzanas, kiwis, uvas, etc. para ver cómo son por dentro. Pueden amasar y retorcer la masa de pan para apretarla entre los dedos y sentir lo pegajosa que puede llegar a ser. Romper bien un huevo y examinar su interior puede despertar su curiosidad. Machacar patatas o mezclar objetos puede animarles a ensuciar un poco sin meterse en problemas ni enfadarse.



4. Desarrollar mejor la motricidad fina


Algunos niños con autismo tienen dificultades con su motricidad fina. El uso de técnicas de cocina puede animar a estos jóvenes a reforzar su motricidad fina sin que se den cuenta de que lo están haciendo. Empujar un cortador de galletas o bizcochos sobre la masa es una gran idea. Aprender a untar la mantequilla de cacahuete en el pan, batir un huevo, verter la leche, servir un helado o pelar una naranja con las manos puede ser una actividad divertida a la vez que potencian y mejoran su motricidad fina.



5. Comer más sano


Muchos padres afirman que sus hijos con autismo pueden ser quisquillosos con la comida. Los niños con autismo que interactúan ayudando en la preparación de un alimento pueden ser más propensos a intentar probarlo. Descorazonar una manzana, lavar las uvas o cocinar una tostada puede animar a sus hijos a probar uno de estos alimentos.



6. Habilidades sociales


Muchos niños con autismo luchan a diario con las habilidades sociales. Algunos se relacionan mejor con los adultos que con su propio grupo de compañeros. Cocinar con su hijo con autismo es un momento excelente para que usted modele comportamientos y conversaciones socialmente adecuados.


Pregúntele a su hijo con autismo a qué huele la comida. ¿Estaba cansado después de machacar todas esas patatas? ¿Le costó pelar un huevo? ¿Cómo ha sentido el huevo en su mano? ¿Le gustaría ir a compartir un poco del pudín que ha hecho con alguno de sus hermanos? Esto le da la oportunidad de involucrar a su hijo con autismo y luego animarle a utilizar sus habilidades de habla y lenguaje para interactuar con otros sobre sus aventuras culinarias.



7. Participación de la comunidad en la tienda de comestibles


Aumentar las experiencias de su hijo fuera de casa será importante a medida que progrese hacia la edad adulta. Su hijo con autismo puede aprender a hacer una lista de la compra. Esto puede mejorar su motricidad fina al escribir.


Puede aumentar su participación en la comunidad yendo a la tienda de comestibles bajo su supervisión. Desafíele a encontrar los artículos por sí mismo en varios pasillos. Anímale a que se acerque a un dependiente de la tienda para pedirle la ayuda adecuada.


Comprueba si tiene una idea realista de lo que cuesta un alimento. Asegúrate de que utiliza sus habilidades sociales agradeciendo al dependiente que le embale los artículos. Un simple viaje a la tienda de comestibles no tiene por qué ser una experiencia "miserable" para tu familia. Si se planifica adecuadamente, puede suponer una gran cantidad de nuevas experiencias y habilidades adquiridas para su hijo autista.



8. Mejores habilidades de higiene


A medida que su hijo con autismo se acerque a la edad adulta, querrá asegurarse de que ha desarrollado habilidades adecuadas relacionadas con la higiene. Es posible que los niños autistas no quieran lavarse las manos o que les cueste ver una razón para hacerlo. Pregúntales si prefieren comer una galleta que les pase alguien con las manos limpias o con las manos sucias. Explícales por qué deben lavar las verduras y la fruta. Si se le cae la comida al suelo o a la tierra, explícales por qué no deben simplemente recogerla y comérsela. Este es también un momento excelente para hablar de los gérmenes y de cómo éstos pueden enfermar.


Si se les cae comida en la ropa mientras cocinan o comen, explíqueles por qué deben limpiar la comida de su ropa o anímeles a cambiarse de ropa. Todas estas habilidades pueden ayudar a su hijo con autismo a entender que, si bien puede estar bien coger una galleta con las manos y comérsela, hacerlo con los espaguetis se consideraría inapropiado.



9. Manejar sus emociones con errores


Lo mejor de la cocina es que permitirá a su hijo con autismo cometer errores. Ningún cocinero es perfecto y a veces experimentar con una receta la hace aún mejor. Sin embargo, su hijo con autismo puede ser muy "gobernado por las reglas". Puede enfadarse si cree que ha medido algo mal o se ha olvidado de incluir un ingrediente.


Es esencial que su hijo con autismo le enseñe qué hacer cuando comete un error durante este proceso. Asegúrele que mucha gente que cocina comete errores. Algunas personas derraman leche y otras queman galletas, mientras que a otras se les caen los huevos al suelo. Se trata simplemente de un error que puede corregirse y no es algo por lo que haya que enfadarse mucho.


Puedes volver a empezar e intentarlo de nuevo. No hay ningún error que no pueda corregirse. Recuerda a tu hijo con autismo que los "pequeños problemas" deben tener "pequeñas reacciones". Incluso puede modelar un lenguaje apropiado para su hijo como "Bueno, supongo que lo intentaré de nuevo".



10. Sentido de orgullo e independencia


En mi opinión, no hay nada más satisfactorio en la vida que hacer su propia caja de macarrones con queso, ayudar a cocinar una hamburguesa en la parrilla con papá o hacer su propio almuerzo.


Los niños con autismo pueden ampliar sus habilidades sociales haciendo galletas o una tarta para un vecino mayor y entregándosela. Pueden demostrar a sus padres y hermanos que son capaces de preparar sus propios almuerzos. Los niños autistas que participan en la elaboración de sus propios almuerzos pueden ser más propensos a comer también ese almuerzo.


Todos los padres deberían querer que su hijo con autismo sea lo más independiente posible cuando sea un adulto joven. Cocinar con él e implicarle diariamente en este proceso le acerca un poco más a la consecución de este objetivo de independencia y autoestima.


Este artículo apareció en el número 112 de la revista Understanding Diagnosis & Disorders: https://www.autismparentingmagazine.com/issue-112-understanding-diagnosis-disorders/


https://www.autismparentingmagazine.com/autism-child-cooking/



Entradas Recientes

Ver todo