Comunicar a los pediatras el autismo de nuestro hijo podría ayudarlos con los problemas de sobrepeso