Conceptos básicos sobre el narcisismo




POR JUAN FRANCISCO RODRÍGUEZ PÉREZ

Fuente: Autismo en vivo / 16/03/2021, Madrid, España

Fotografía: Pixabay



Cuando se va a hablar de narcisismo, se hablan de conceptos básicos en el cual, son imprescindibles para todos los TEAs que han sido abusados. Esto es especialmente importante si se desea salir de las garras del abuso, una experiencia traumática…


Introducción

Aunque, con los artículos que he estado desarrollando para esta página, ya se empieza a denotar el narcisismo en el campo del autismo, no hay que olvidar que, sin los conceptos básicos sobre narcisismo, refiriéndose por acá al narcisismo patológico, es muy complicado que una persona de cualquier tipo pueda comprender el abuso al que ha sido sometido o controlado, y que, por lo tanto, su recuperación va a ser harto difícil.


Tener la comprensión de estos términos o tecnicismos del narcisismo patológico no solo va a ayudar a aligerar el peso de los terapeutas que no saben del tema en sí, siempre y cuando, por supuesto, estén más que dispuestos a abrirse a más temas para ayudar a sus pacientes, sean o no especializados en las personas que padecen de TEA. También hace que el TEA que ha sido abusado pueda tener más posibilidades de lidiar con aquellas cosas que lo atormentan, lo que hace que el resultado pueda ser mucho más sencillo, en especial si hay al menos de una persona en su entorno que sabe de estos temas, que lo sabe identificar, y que… por lo tanto, pueda sacarlo del trauma.


Como punto final a esta introducción, a pesar de que, realmente hay más términos que uno mismo pueda encontrar por Internet, realmente estos son los que yo mismo considero como básicos, pese a que, dependiendo de la forma de ver de cada uno de los sabios del tema, puedan dar más importancia a unos conceptos u otros.


Así pues, voy a comenzar a revelar estos conceptos básicos sobre narcisismo para que los TEAs que han sido abusados puedan comprender con mucha facilidad el abuso emocional al que fueron sometidos sin importar el momento donde se produjo ello.



Concepto nº1: narcisismo

El narcisismo es una característica innata en todo ser humano. Cuando se habla del narcisismo de alguien, generalmente se habla de la imagen que se tiene de sí mismo sin importar lo que los otros piensen.


Y miren, hasta yo mismo, tengo un grado de narcisismo del que, hasta un punto determinado, es sano tenerlo para poder tener una vida emocionalmente sana y estable.


Al igual que el narcisismo patológico es un grave problema que puede llegar a lo que es el Trastorno de la Personalidad Narcisista (Ver más abajo), el carecer de narcisismo es también un problema tremendo ya que, sin un cierto grado de narcisismo, la persona puede enfrentarse a consecuencias verdaderamente serias, como por ejemplo la depresión o incluso el suicidio. Y sí, esto puede sonar exagerado, pero, generalmente, las víctimas de abuso emocional, especialmente los TEAs que han sido abusados, carecen de narcisismo porqué las mismas víctimas son programadas para dedicarse a complacer y a hacer lo que los otros digan al carecer de un amor a sí mismo.


Así pues, realmente no es nada malo tener un cierto grado de narcisismo que pueda ser considerado como sano para uno mismo.



Concepto nº2: narcisista

Todos, en un momento determinado, podemos ser algo narcisistas con algo determinado. Pero todos, sin excepción.


Lo que pasa es que, cuando hablamos del concepto de referirse a alguien como un narcisista, se refiere a alguien que tiene un narcisismo patológico, un grado excesivo de narcisismo del que, casi siempre, tiene el Trastorno de la Personalidad Narcisista.


Entonces claro, tachar a alguien de narcisista, salvo que se tengan unas pruebas realmente severas de que alguien lo es, es una forma realmente cruel de denigrar y de devaluar a alguien.


Lógicamente, no se trata de ninguna crueldad si el narcisista en cuestión demuestra tener un comportamiento abusivo, aunque, en algunos casos, más que tratarse de un narcisista patológico, se trata de alguien cuyos rasgos narcisistas puedan resultar muy elevados y/o inquietantes. Así pues, y, debido a eso, tampoco es malo largarse de alguien que padezca del Trastorno de la Personalidad Narcisista (Ver más abajo).



Concepto nº3: trastorno de la personalidad narcisista

Sin tener que ir muy lejos, el Trastorno de la Personalidad Narcisista es un trastorno que, a diferencia del Trastorno del Espectro Autista, se trata de un patrón fijo y rígido de personalidad que se caracteriza por unas carencias lo bastante graves para tachar al narcisista de turno como alguien realmente peligroso.


Entre ellas está la falta de empatía, la falta de conciencia moral, un vacío emocional hastío y profundo que lo martiriza en extremo debido a su incapacidad de conectarse emocionalmente con nadie, y que… como punto adicional, dado que él, más que “amarse a sí mismo” en exceso, se odia en extremo, se crea una fachada (llamada también máscara o disfraz para los autistas que no lo entienden) de un yo grandioso que lo caracteriza por actuar de forma arrogante, atronadora, destructiva y, siendo esto muy importante, de forma abusiva por sus delirios de grandeza… junto a otra característica chocante que es, evidentemente, la cosificación de todo ser humano que se topa en su camino por considerar el mundo entero como una extensión de su mente.


Algunos profesionales de la psicología que saben de este tema, ya sea por cuestiones personales o por organización de la información de sus conocimientos, difieren lo que es en sí el Trastorno de la Personalidad Narcisista del Trastorno Narcisista de la Personalidad. Realmente ambos conceptos son lo mismo. Lo único que cambia es la intensidad del narcisismo patológico que hay en cada uno de los sujetos, siendo el primer trastorno como el más común de todos, mientras que el segundo es, además de ser el más raro, el más peligroso de todos con diferencia, pudiendo llegar a niveles de psicopatía que lo tachan más como un psicópata que como un narcisista.



Concepto nº4: trastorno de la personalidad antisocial

Este trastorno de la personalidad, puede considerarse como una evolución maligna del Trastorno de la Personalidad Narcisista debido a que, la persona que lo padece, es capaz de llevar a cabo delitos o crímenes contra la sociedad y la ley, convirtiéndolos en sujetos mucho más peligrosos. Esto no significa, y que quede claro, que todos los narcisistas patológicos o perversos sean antisociales o que padezcan de este trastorno debido a que, el mismo narcisista, muy rara vez va a cometer un delito o un crimen dado que sabe de sobra a lo que se enfrenta si se le descubre sus fechorías. Por supuesto, esto no hace que el narcisista deje de ser peligroso, pero… para hacerse con una idea de ello, el que, por ejemplo, saca una piedra para robar en una tienda de joyas o incluso intenta romper un cajero del banco para poder robar del dinero, es más típico de los antisociales que de los narcisistas patológicos.


De hecho, básicamente todos los sociópatas y psicópatas tienen este trastorno, pese a que, por cuestiones de que la psicopatía no se cura, se le considera más un desorden de la personalidad que un trastorno, a pesar de que, ni es correcto, ni es incorrecto decir que la psicopatía es un trastorno debido a que hay muchos debates entre los profesionales del tema.



Concepto nº5: ciclo del abuso narcisista

Todas las relaciones con un narcisista perverso o maligno (Ver más abajo) tienen como seno final el estar sometidos o subyugados bajo un ciclo de abuso que consiste, normalmente, en idealizar a la persona de la cual, va a ser víctima, para luego, con el tiempo, denigrarla, consiguiendo (si es el caso), descartarla para así marcar en la persona de la que ha sido víctima su supremacía de ser un dios debido a su distorsión de las cosas. Para colmo, si el narcisista de turno considera que debe rehusar a la persona dado que el narcisista nunca ve a las personas como iguales.


El narcisismo patológico, sin que este pueda ejercer sus juegos malignos a sus víctimas, pudiendo tener una especial preferencia en ciertos perfiles, como lo es por ejemplo las Personas Altamente Sensibles (PAs), cualquier clase de neurodiversidad (Incluyendo, sí, el autismo) o, por si algún neurotípico que lea esto, aquellas que están en una posición vulnerable, como lo es por ejemplo el estar en números rojos debido a numerosas deudas que tiene con el banco, el estar en un juicio por cuestiones de un crimen del que él mismo, no es culpable, pero se le acusa de cometer un crimen, o… peor aún, tener una ruptura dolorosa de matrimonio que ha traído como consecuencia numerosas heridas emocionales a través de esa ruptura.


Evidentemente, todas las personas que están a su alrededor pueden ser el objetivo de un narcisista patológico. Lo que ocurre es que, no por estar al lado de una personalidad abusiva, se le va a dar el mismo rol de ser la víctima preferida ya que existen numerosos factores para que ciertas personas estén en una posición u otra.



Concepto nº6: manipulación

Este es un tema del que, sinceramente, depende por completo de la persona que lo mencione ya que, algunos de ellos pueden tratar el tema de la manipulación como algo completamente negativo mientras que otros lo pueden tratar como dos factores distintos, siendo uno positivo y otro negativo.


En este caso, se habla de manipular a lo narcisista. ¿En qué sentido?


En el sentido de querer mentir, engañar, planear… cualquier artimaña que implique perjudicar a los demás.


¿Por qué lo hace?

Porque el narcisista considera las relaciones como un combate en el que hay que ganar sin importar la ética, la moral y las leyes.


De hecho, lo más inquietante de todo esto está en que, todos los días se la semana, del mes y del año, desde que se levanta hasta que se duerme se dedica a manipular de forma deliberada e intencionada hacia todo el mundo. No solo tolera que la gente tenga voluntad propia, su principal cometido en la vida es mostrarse ante los demás como un dios omnipotente, va a hacer lo imposible por tergiversar a todos para que sus planes enfermizos e insanos que están dentro de su mente se hagan realidad.


Lo más inquietante de todo esto, lo que lo hace completamente infeliz, es que el mismo narcisista, a nivel personal, ¡Quiere controlar el espacio-tiempo! Algo que lo hace tremendamente incapaz de conocer la paz y la tranquilidad en uno mismo.



Concepto nº7: combustible narcisista

El narcisista, para poder sostenerse psicológica y psíquicamente en el mundo, necesita de un elemento que es comparable al aire que se respira. Ese elemento es, el del combustible o suplemento narcisista.


El combustible narcisista, generalmente llamado de forma cotidiana combustible, se refiere a las reacciones emocionales que el mismo narcisista obtiene de los demás para intentar hacer cumplir su fachada de yo grandioso que tiene ya que, si no obtiene estas mismas reacciones emocionales, lo que sucede es que él se desmorona hasta el punto de llegar a la psicosis, pudiendo evolucionar a la locura extrema que lo conduce al mismo suicidio.


Ante esto, se pueden dar dos tipos de combustible, que son el positivo (refiriéndose a las alabanzas, idolatraciones, adulaciones, homenajes, idealizaciones, etc.) y el negativo (refiriéndose al enfado, la furia, la tristeza, la depresión, etc.).


Cabe destacar que el mismo narcisista, a nivel personal, va a requerir primero de combustible positivo para poder intentar afirmar que él es un yo grandioso comparable al de un dios al que no se le puede decir ni derrotar, pero que, dado que esas alabanzas van hacia su fachada de yo grandioso y no hacia sí mismo, lo que va a ocurrir es que él va a provocar reacciones emocionales negativas para querer implementar la supremacía hacia los demás.



Concepto nº8: herida narcisista

Todos los narcisistas, para tratar de huir del vacío emocional que tienen en su interior, intentan crear una fachada de yo grandioso en el cual, su ego es enfermizo e inflado. En realidad, lo que pasa es que el narcisista perverso, intenta huir de ese yo herido en el cual, es completamente impotente, patético, infeliz e inseguro.


Si, por algún extraño motivo, pese a tener una apariencia de ser alguien excesivamente autónomo, seguro de sí mismo e independiente de los demás, recibe la más mínima crítica u ofensa hacia su yo grandioso, aunque se trate de algo imaginario o accidental, lo que pasa es que el narcisista estalla en un estado incontrolable de ira y cólera hasta el punto de desatar esa ira hacia el causante de todo ello.


Se llama a ese estado de ira y cólera herida narcisista porqué, dentro de sí mismo, no hay más que un ser que carece de sustancia. Y lo carece en todos los sentidos hasta el punto de que, el más mínimo comentario negativo relacionado hacia él, le puede causar esa herida que tiene como propósito, vengarse de la otra persona para así “reparar” esa herida narcisista al considerar que él está en su derecho de hacer lo que le dé la gana al considerar todo el mundo real como una extensión de su mente.



Concepto nº9: vínculo traumático

El verdadero objetivo de todos los narcisistas perversos o malignos, aplicando esta teoría también a otros depredadores, es el de someterlos y controlarlos mediante un trauma específico.


Para hacer esto, primero el abusador tratará de enganchar a la víctima mediante momentos de idealización hacia la persona de la víctima para luego, acto después, causar de uno a varios tremendísimos eventos malignos y destructivos que, tienen como objetivo, causar una confusión en la visión objetiva y real de la víctima con el fin de poder hacer con la víctima lo que le plazca.


Cabe destacar que, el concepto de vínculo traumático, puede aplicarse también a colectivos enteros, cosa de la que, por supuesto, ahí todos ellos estarán sometidos y controlados bajo un trauma común que es el que permite al vampiro de turno poder hacer con ellos lo que les plazca.


Adicionalmente, si no se rompe este vínculo traumático a tiempo, aquello puede generar en un verdadero estrés postraumático que incita a la misma víctima al suicidio, junto a otros efectos devastadores como lo es por ejemplo el descuidado personal de sí mismo (Tanto física como mental y emocionalmente) y el hecho de no tener objetivos ambiciosos para poder tener una calidad de vida.



Concepto nº10: contacto cero

Aunque, ya se habló del Contacto Cero, el Contacto Cero, ni es una venganza, ni tampoco es un acto de soberbia o arrogancia como suelen predicar estos depredadores cuando ven que los demás se les escapa de las manos.


El Contacto Cero es, como dice su nombre, no tener contacto de ningún tipo con el maltratador de turno. A esto se le incluye, por muy difícil que pueda resultar, no ver las redes sociales, los sitios que frecuenta ni tampoco buscar información sobre él ante otras personas que tengan relación con el depredador.


Adicionalmente, también hay que aplicar Contacto Cero con todas las personas comunes con el abusador, incluso si aquello (sí, aquello) implica cortar relaciones con la misma familia consanguínea y/o aquella que nos da asesoría legal a modo de ser tutores legales para la educación y mantenimiento de uno mismo.



Concepto nº11: el método de la “piedra gris”

La Piedra Gris o el método de la Piedra Gris es un método que consiste, en el caso de no poder huir de las garras del abusador narcisista o psicópata, limitarse tanto a responder con monosílabos en plan “sí” o “no” o a hablar de temas completamente irrelevantes, resumiendo esto a temas que no impliquen uno mismo.


Es decir, se puede hablar del cambio climático o de lo que pasa en las noticias o en política, pero nunca hablar de temas personales como lo es por ejemplo las vulnerabilidades de uno mismo o las preocupaciones que pueda tener una misma persona en sí mismo.


Esto es así ya que todas las personas abusivas, pero todas, acumulan una gran cantidad de información hasta el punto de que, si lo consideran oportuno, usar esa información en su contra para así poder causar su destrucción de la forma más violenta, insensible, cruel y despiadada posible, reflejando en ellos el cómo ellos consideran ser superiores a los demás, mostrando a su vez su verdadera naturaleza maligna y perversa.



Concepto nº12: monos voladores

El concepto de monos voladores es un concepto que viene dado para referirse tanto a las personas que han sido manipuladas para servir incondicionalmente al abusador, sin saber lo que hay detrás de él, o bien son cómplices que deciden servir a él de forma intencionada para poder obtener un beneficio del mismo narcisista… si es que se da el caso.


Realmente todos los maltratadores, tanto si están solos como si tienen gente anteriormente, se encargarán personalmente de manipular a todo el entorno de la víctima para así conseguir su aislamiento absoluto en base a cambiar la forma de ver las cosas para que miren de forma favorable al abusador para así poder desatar libremente las mayores atrocidades que uno pueda imaginarse, pudiendo tener un nivel de maldad que, en ocasiones, puede superar al de la misma ficción.


Esto no solo refleja la cobardía natural que tienen ellos en su interior, sino que también se trata de una naturaleza muy combativa y conflictiva que tiene, como explicación a todo esto, que ve el mismo mundo real como una selva oscura en la que el más fuerte es el que más sobrevive. ¿Y cuál es ese concepto?


Pues el de ser el más violento, el más agresivo, el más cruel, el más despiadado, el más poderoso, el más tramposo de todos al considerar las mismas leyes, ética, moral y límites como aberraciones para poder “vivir” de una forma digna cuando ellos mismos son excesivamente libertinajes… y para acabar, ser el más arrogante, prepotente y soberbio, como si lo único que importara en el fondo fuera tener un ego comparable al de Dios.



Concepto nº13: la recuperación

La recuperación o el proceso de la recuperación del abuso emocional es el elemento sagrado que todas personas deben seguir para, de una forma u otra, poder librarse de las garras del maltratador narcisista o psicópata que ha sometido al yo mismo que ha devastado y destruido con el propósito de, ya no solo recuperar la esencia que se tenía antes, sino también de ser mejor persona.


Para esto, hay que llevar a cabo el Contacto Cero de forma obligatoria e imprescindible, ya que nadie puede sanarse estando en el lugar donde se produce el daño.