Consejos sobre cómo la conexión entre la tiroides y el autismo puede marcar la diferencia




POR RAPHAEL KELLMAN

Fuente: Autism Parenting Magazine | 05/08/2021

Fotografía: Pixabay.com



Una de las comborbilidades menos conocidas son las disfunciones de las glándulas tiroideas, que derivan hacia el hipertiroidismo o el hipertiroidismo


Durante mis años como médico he tenido el privilegio de trabajar con muchas familias y sus hijos autistas. Según mi experiencia, casi tres cuartas partes de los niños diagnosticados con Trastorno del Espectro Autista (TEA) tienen una función tiroidea baja. Con el tratamiento adecuado, a menudo vemos mejoras significativas en el habla, el lenguaje, el contacto visual, la función motora, el crecimiento, la función gastrointestinal y la socialización. Para algunos niños hay una mejora considerable.


Con frecuencia, la relación entre la tiroides y el autismo es trágicamente pasada por alto en la medicina convencional. Las pruebas de laboratorio rutinarias pasan por alto muchos casos de tiroides baja. Los rangos de laboratorio son inconsistentes y cambian constantemente, lo que hace difícil obtener un diagnóstico claro. Los paneles de tiroides son a menudo inadecuados y no tienen en cuenta una amplia gama de marcadores de diagnóstico. En otros casos, los niños reciben una dosis incorrecta de medicación o un equilibrio incorrecto de las hormonas tiroideas T3 y T4 debido a las inexactitudes de las pruebas utilizadas para controlar la evolución.



Dos epidemias en aumento - ¿Dos caras de la misma moneda?


Hay una gran coincidencia entre los síntomas de la tiroides baja en los niños y los del TEA, como: retrasos en el habla y el desarrollo, disfunción cognitiva, hiperactividad o letargo, hipotonía/disfunción motora fina, trastornos de la atención, movimientos repetitivos, disfunción social y de la comunicación, miedo, ansiedad, depresión, anomalías gastrointestinales, estreñimiento y problemas de alimentación. Para muchos niños diagnosticados con TEA, el diagnóstico de hipotiroidismo es uno de los mismos.


En la actualidad, los CDC afirman que 1 de cada 68 niños en los Estados Unidos ha sido identificado con TEA, lo que supone un sorprendente aumento del 289,5% en los últimos 12 años. El TDAH ha aumentado un 33% en el mismo periodo de tiempo. Uno de cada seis niños en los Estados Unidos padece un trastorno del desarrollo que incluye problemas de aprendizaje, TDAH, retrasos en el desarrollo y autismo.


Asimismo, la Asociación Americana de la Tiroides, junto con la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos, estima que 20 millones de estadounidenses padecen algún tipo de enfermedad tiroidea. La gran mayoría son mujeres con hipotiroidismo, el 60% de las cuales no están diagnosticadas ni tratadas actualmente. Esto se traduce en que muchas madres se quedan embarazadas sin saber que tienen una deficiencia de hormonas tiroideas necesarias para el desarrollo del bebé.



La glándula tiroidea: un regulador maestro y catalizador del desarrollo del cerebro


El tiroides es una pequeña glándula situada en la parte delantera del cuello que produce las hormonas fundamentales T4 (tiroxina) y T3 (triyodotironina). Estas hormonas dirigen el metabolismo y la producción de energía de todas las células del cuerpo. Disponer de la cantidad correcta en el momento adecuado es crucial, especialmente para la formación normal del cerebro que comienza en el útero (1).


Durante el primer trimestre del embarazo, el feto en crecimiento depende de la hormona tiroidea materna para su desarrollo. Más adelante, el feto puede producir la suya propia, pero sigue dependiendo en parte de la de la madre. En estas dos fases y después del nacimiento, el cerebro se desarrolla bajo la influencia de la T3 y la T4, que regulan la proliferación, la migración y la diferenciación de las neuronas en regiones específicas del cerebro en momentos concretos. Las deficiencias en el suministro de la madre o del bebé pueden tener graves consecuencias que provoquen problemas de comportamiento, de desarrollo y cognitivos en el niño.


Un estudio reciente publicado en el Journal of Physiology and Pharmacology ha hecho algunos avances increíbles en nuestra comprensión del cerebro autista y su relación con la tiroides (2). Se estudiaron los cerebros postmortem de niños de entre 4 y 16 años en comparación con los controles de la misma edad. Se encontró que los niveles de T3 eran bajos en regiones críticas localizadas del cerebro en los niños con TEA. Esta deficiencia puede no ocurrir en el resto del cuerpo. Además, la expresión de varios genes dependientes de la hormona tiroidea estaba alterada en el TEA y el estrés oxidativo estaba aumentado.


Del mismo modo, ha habido otros estudios que analizan otras condiciones como el Alzheimer y el reflujo, encontrando que los niveles de la hormona tiroidea son normales cuando se analizan en la sangre, pero bajos en los tejidos afectados - en estos casos, el cerebro y el esófago. Las pruebas de rutina serán inútiles en estos casos, ya que los niveles en sangre parecerán normales.



Más vínculos entre el cerebro, el TEA y la tiroides baja


Tanto el cerebro como el tejido tiroideo son muy susceptibles de sufrir daños por las mismas causas.


Toxicidad - Las sustancias químicas disruptoras endocrinas (EDCS) son sustancias que interfieren con la producción y la función de las hormonas endocrinas, como la hormona tiroidea. El plomo, el mercurio, el cadmio, el perclorato, los ftalatos, los PCB, los pesticidas, el bisfenol-A y la dioxina pueden alterar las cosas bloqueando o imitando las señales hormonales, desordenando los mensajes enviados a las células y también engañando al sistema endocrino para que acepte nuevas instrucciones erróneas. Esto es especialmente problemático si se tiene en cuenta el delicado momento del desarrollo cerebral del feto, controlado por las hormonas (1). Los estudios han relacionado muchas de estas mismas sustancias químicas con la patología del autismo.


Gluten - En la actualidad, la comunidad del autismo está bien informada de la conexión entre la ingesta de gluten y la gravedad de los síntomas. Una dieta sin gluten se considera una defensa de primera línea y a menudo uno de los tratamientos más eficaces para los niños con autismo. El gluten también se ha relacionado con la enfermedad de la tiroides, especialmente con una condición autoinmune llamada Tiroiditis de Hashimoto, que es la causa principal del hipotiroidismo. Se ha demostrado que las dietas sin gluten curan este ataque a la tiroides, resolviendo a menudo el problema para muchos (3).



Poniendo todo junto - la evaluación adecuada y precisa de la tiroides


Actualmente, los médicos se basan en una sola prueba para medir el nivel de TSH en la sangre. Un nivel alto es un diagnóstico de baja función tiroidea. Como se describió anteriormente, hay problemas con los rangos de laboratorio y las pruebas pasan por alto un gran porcentaje de casos. Yo utilizo una prueba mucho más precisa llamada TRH challenge. En los casos de tiroides baja, incluso si los niveles de TSH son normales en la sangre, será inequívocamente alta en un área del cerebro llamada la glándula pituitaria (4). La TRH provoca la liberación de TSH almacenada en la sangre, donde puede detectarse y medirse fácilmente. Al pedir a la hipófisis que "muestre sus cartas", por así decirlo, obtenemos una clara comprensión de cómo la hormona tiroidea está funcionando realmente en el cuerpo y en los tejidos que la necesitan. También es una forma mucho más precisa de evaluar la exactitud de la dosificación de la medicación tiroidea.


Según mis hallazgos, aproximadamente el 75% de la función tiroidea baja se pasa por alto en los niños con autismo y otros trastornos del desarrollo utilizando sólo las pruebas de rutina. Una evaluación completa de la tiroides es esencial para una atención adecuada. Un panel de tiroides completo debe incluir los niveles de TSH como se produce a través de la prueba de TRH, T3 y T4 libre, T3 y T4 total, T3 inversa, y muy importante los niveles de anticuerpos tiroideos TgAb y TPOAb.


Si usted sospecha que su hijo tiene TEA o está mostrando signos de estar posiblemente en el camino - no espere. Busque un médico que entienda perfectamente la conexión entre la tiroides y el cerebro y hágase las pruebas pertinentes. Nunca es demasiado pronto para comenzar el tratamiento y alimentar el cerebro con la hormona tiroidea necesaria.


También insto a cualquier mujer que esté pensando en quedarse embarazada a que se someta a una evaluación completa y exhaustiva de la tiroides. Si experimenta alguno de los síntomas clásicos de la tiroides baja, como aumento de peso inexplicable, depresión, ansiedad, pérdida de cabello, problemas de fertilidad, piel seca, estreñimiento, pero las pruebas de rutina muestran que no hay nada malo, busque un médico que pueda ayudarle a obtener un diagnóstico adecuado.


Porterfield SP. Vulnerabilidad del cerebro en desarrollo a las anomalías tiroideas: insultos ambientales a los sistemas tiroideos. Environ Health Perspect, 1994 Jun; 102 (Suppl2):125-30

· KHAN et al, Disrupted Brain Thyroid Hormone Homeostasis And Thyroid Hormone-Dependent brain Gene Expression in Autism Spectrum Disorders, Journal of Physiology and Pharmacology 2014, 65,2. 257-272

· Mainardi E, Montaneli A, Dotti M, Nano R, Moscato G. Autoanticuerpos relacionados con la tiroides y enfermedad de la celia: ¿un papel para una dieta sin gluten? J Cin Gastroenterol. 2002 Sep, 35(3)

· Suhail A.R. Doi, et al, TRH Stimulation When Basal TSH is Within the Normal Range: ¿Existe un hipotiroidismo "subbioquímico"? Clin Med Res. 2007 Oct; 5(3): 145-148.


Este artículo fue publicado en el número 38 - Keeping ASD Kids Healthy: https://www.autismparentingmagazine.com/issue-38-keeping-asd-kids-healthy/


https://www.autismparentingmagazine.com/advice-on-how-the-thyroidautism-connection-can-make-a-difference/

219 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo