Contra los prejuicios: ¿son las personas con autismo más violentas?