COVID-19 e Investigación sobre el Autismo: perspectivas de todo el mundo (parte III)

Actualizado: 14 de sep de 2020





La pandemia de COVID-19 ofrece desafíos y oportunidades únicos que trascienden las fronteras



Geraldine Dawson(1), Petrus J. de Vries(2), Lauren Franz(1,2), y Jill Howard(1).

1. Duke University, Durham, Carolina del Norte, EE.UU.

2. Centre for Autism Research in Africa, Division of Chid & Adolescent Psychiatry, University of Cape Town, Cape Town, South Africa.

La pandemia COVID-19 ha impactado significativamente en la investigación clínica de los trastornos del espectro autista en todo el mundo. Este impacto se está sintiendo tanto en países de altos ingresos como los Estados Unidos como en países de bajos y medianos ingresos como Sudáfrica. Si bien la pandemia está causando muchas tensiones y desafíos tanto para los investigadores como para los afectados por la TEA, este acontecimiento sin precedentes tiene un aspecto positivo que podría tener un impacto a escala mundial. A medida que los científicos se apresuran a encontrar formas de continuar sus investigaciones, muchos han encontrado soluciones viables para apoyar el diagnóstico, la evaluación y el tratamiento a distancia que pueden mejorar el acceso de todos y aumentar la representatividad de los participantes en las investigaciones clínicas. En medio de la pandemia, la orientación clara y rápida de las universidades y las juntas de examen institucional facilitó la adaptación de las evaluaciones de diagnóstico en persona, las evaluaciones y las intervenciones conductuales a una plataforma en línea. En el Duke Center for Autism and Brain Development, un estudio financiado por el NICHD en el que se examinaba el impacto de la medicación combinada y el tratamiento conductual en niños pequeños con TEA y TDAH co-ocurrentes, fue transferido a un formato en línea en el plazo de una semana desde la publicación de las directrices de la universidad. Tanto las sesiones de entrenamiento de los cuidadores como las medidas de resultados de observación de los cuidadores y los niños se trasladaron con éxito a un modelo de parto a distancia. Al otro lado del mundo, se están llevando a cabo planes similares para adaptar un estudio financiado por el NIMH con sede en la Universidad de Ciudad del Cabo en Sudáfrica. Ese estudio tiene por objeto evaluar la aplicación y los resultados clínicos de una intervención de orientación de los cuidadores realizada por proveedores no especializados. La capacitación en persona se trasladará a un modelo híbrido de prestación de servicios a distancia.

La pandemia ofrece una oportunidad única para comprender y documentar los desafíos y los éxitos de las investigaciones realizadas en línea. ¿Pueden evaluarse de manera fiable las medidas de observación a distancia en casa? ¿La aplicación de un modelo de orientación para cuidadores en el hogar conduce a una mejor generalización de los resultados? ¿Qué repercusiones tiene el acceso variable de los participantes a la tecnología e Internet? ¿Pueden los investigadores reclutar una población más diversa de participantes? Durante la pandemia, tenemos la oportunidad de comprender mejor cómo deben adaptarse las evaluaciones y los tratamientos a distancia para obtener resultados científicos fiables, y al mismo tiempo maximizar el ajuste contextual y cultural dentro de cada entorno de servicios, teniendo en cuenta las preferencias de los usuarios finales. Es fundamental que se documenten las adaptaciones de nuestros estudios y su viabilidad. El seguimiento cuidadoso de las modificaciones de los estudios que han facilitado la rápida transición a plataformas en línea podría informar el desarrollo de nuevos enfoques de evaluación e intervención que tengan una aplicabilidad más amplia basada en la población y que, en última instancia, aumenten el impacto en la comunidad en todo el mundo.

Conflicto de intereses

El Dr. Dawson forma parte de los Consejos Asesores Científicos de Janssen Research and Development, Akili Inc., LabCorp, Roche Pharmaceutical Company y Tris Pharma; es consultor de Apple Inc., Gerson Lehrman Group, Guidepoint Global, LLC, Axial Ventures, y Teva Pharmaceuticals; y es CEO de DASIO, LLC. El Dr. Dawson ha recibido regalías de libros de Guilford Press, Oxford University Press y Springer Nature Press. Además, el Dr. Dawson tiene las siguientes solicitudes de patentes: 1802952, 1802942, 15141391, y 16493754. El Dr. Dawson ha desarrollado tecnología que ha sido licenciada y Dawson y la Universidad de Duke se han beneficiado financieramente. El Dr. Howard ha servido como orador de la junta asesora de Roche.

Financiación

Reconocemos la financiación del NICHD 1P50HD093074, NIMH 5K01MH104370, y NIMH 1R21MH120696.


Consecuencias de la pandemia de SAR-CoV-2 (COVID-19) en la epidemiología de el TEA



Dani Fallin(1), Heather Volk(2) y Diana Schendel(3)

1. Departamento de Salud Mental y Centro Wendy Klag para el Autismo y las Discapacidades del Desarrollo, Universidad Johns Hopkins, Baltimore, Maryland, EE.UU.

2. Escuela de Salud Pública Bloomberg, Universidad Johns Hopkins, Baltimore, Maryland, EE.UU.

3. Departamento de Salud Pública, Departamento de Epidemiología, Universidad de Aarhus, Aarhus, Dinamarca.


Los efectos en la población de la pandemia de SAR-CoV-2 son de gran alcance, lo que ofrece oportunidades únicas en la epidemiología del autismo para investigar los mecanismos ambientales, psicosociales y genéticos del autismo a lo largo de la vida. La pandemia, sin embargo, está impactando nuestra capacidad de investigación y posiblemente su curso futuro.

La pandemia tiene una relevancia directa en dos grandes áreas de investigación en la epidemiología del autismo: la desregulación inmunológica y la contaminación del aire. Los epidemiólogos de TEA han considerado investigaciones de la calidad del aire y TEA a través de un experimento natural global que involucra fuertes disminuciones en la contaminación del aire debido a las órdenes mundiales de quedarse en casa. De manera similar al trabajo realizado en Beijing antes, durante y después de los Juegos Olímpicos de 2008, los epidemiólogos serán capaces de rastrear la incidencia y la presentación de los TEA a lo largo del tiempo de este experimento natural. Sin embargo, a diferencia de las Olimpiadas de Beijing, los cambios en la calidad del aire coinciden con la propagación de un virus altamente infeccioso con efectos fisiológicos bastante variables, que van de leves a graves, a menudo fatales, enfermedad que sigue a una respuesta inmunológica masiva. Dadas las consecuencias conocidas para el desarrollo neurológico de otras infecciones virales (por ejemplo, la rubéola, el herpes simple, la zika) durante el embarazo, podría haber consecuencias para el desarrollo neurológico por la exposición al SAR-CoV-2, y se ha informado de dicha exposición en el 15% de las mujeres embarazadas en el momento del parto [Sutton y otros, 2020]. Si bien los efectos de la exposición a tóxicos de la contaminación atmosférica podrían parecer distintos de la infección, los dos factores de riesgo comparten en realidad por lo menos un mecanismo etiológico que se hipotetiza para la TEA: la activación inmunológica materna durante el embarazo [Bilbo y otros, 2018]. Así pues, los factores de riesgo de los TEA que compiten entre sí podrían estar ocurriendo simultáneamente, lo que requeriría una sólida experiencia multidisciplinar para medirlos y un extraordinario cuidado analítico para desentrañarlos.

Igualmente importante en la pandemia es el estrés psicosocial que surge del miedo, los trastornos sociales y la impactante incertidumbre socioeconómica, que probablemente afecta a las personas con autismo y a sus familias más allá de las exposiciones perinatales. Se necesitará un enfoque epidemiológico del curso de la vida para estudiar una multitud de posibles efectos, como la supresión repentina de los servicios que afectan a la trayectoria de desarrollo de los niños con TEA. El aumento de los desafíos psicosociales puede conducir a un aumento del estrés personal y familiar y a una comorbilidad física y mental, incluida la conducta suicida. Se desconocen las consecuencias a largo plazo de las penurias sociales, psicológicas y físicas en la escala de la pandemia mundial, pero se pueden vislumbrar en los estudios epidemiológicos de los efectos a largo plazo de la hambruna y la guerra a gran escala [Heijmans y otros, 2008; Susser y Lin, 1992; Zimmer y otros, 2018].

La epidemiología de la TEA, antes de Covid-19, contaba con cohortes de colaboración productiva y equipos de investigación basados en registros de población que trabajaban tanto en hipótesis ambientales como genéticas. Con la pandemia, se ha detenido o suspendido la recopilación de datos en persona, la recogida de bioespécimen y los viajes de investigación. Algunos esfuerzos de colaboración, incluso cuando se basaban en datos existentes, se han visto interrumpidos cuando el acceso a los datos requiere una presencia in situ. Los laboratorios de secuenciación y otros -laboratorios de informática- han interrumpido o disminuido su capacidad. Los programas de entrenamiento se han visto afectados, limitando potencialmente el ingreso de nuevos investigadores al campo. Para agravar estos desafíos profesionales, muchos investigadores están haciendo malabares con la atención familiar y la capacidad reducida para llevar a cabo la investigación, incluso a distancia. Por último, el panorama de la financiación es incierto, dado el costo económico de la pandemia y la necesidad de desviar fondos finitos hacia la respuesta y la recuperación de la pandemia. En consecuencia, es probable que la tasa de productividad de las investigaciones de los estudios epidemiológicos de la TEA, que se ven muy afectados, disminuya durante un período de tiempo desconocido.

Por otra parte, la infraestructura de investigación en respuesta a la pandemia se ha movilizado para evaluar los efectos en el desarrollo infantil y ofrecer una oportunidad imprevista de avanzar en nuestra comprensión de las causas y consecuencias a menudo superpuestas del desarrollo neurológico adverso, incluidos los trastornos del espectro autista y los fenotipos conexos. El desafío final será aprovechar los conocimientos que hemos obtenido de las investigaciones basadas en la población sobre las causas de la TEA y los desafíos que enfrentan las personas con TEA y sus familias para abordar nuevas y convincentes cuestiones de investigación relacionadas con la pandemia que sólo pueden abordarse con una perspectiva de salud pública.


REFERENCIAS

Bilbo, S.D., Block, C.L., Bolton, J.L., Hanamsagar, R., & Tran PK. (2018). Más allá de la infección - Activación inmunológica materna por factores ambientales, desarrollo microglial y relevancia para los trastornos del espectro autista. Neurología Experimental, 299(Pt A):241-251. Epub 2017/07/13.

http://dx.doi.org/10.1016/j.expneurol.2017.07.002. PubMed PMID: 28698032; PMCID: PMC5723548

Heijmans, B.T., Tobi, E.W., Stein, A.D., Putter, H., Blauw, G.J., Susser, E.S., Slagboom, P.E., & Lumey, L.H. (2008). Diferencias epigenéticas persistentes asociadas con la exposición prenatal a la hambruna en los seres humanos. Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América, 105(44), 17046-170499. Epub 2008/10/29.


http://dx.doi.org/10.1073/pnas.0806560105. PubMed PMID: 18955703; PMCID: PMC2579375


Susser, E.S., & Lin, S.P. (1992). Schizophrenia after prenatal exposure to the Dutch Hunger Winter of 1944-1945. Archivos de psiquiatría general, 49(12), 983-988. Epub 1992/12/01.

http://dx.doi.org/10.1001/archpsyc.1992.01820120071010. PubMed PMID: 1449385

Sutton, D., Fuchs, K., D'Alton, M., & Goffman, D. (2020). Examen universal de SARS-CoV-2 en mujeres admitidas para el parto. New England Journal of Medicine, Epub 2020/04/14.

http://dx.doi.org/10.1056/NEJMc2009316. PubMed PMID: 32283004; PMCID: PMC7175422

Zimmet, P., Shi, Z., El-Osta, A., Ji, L. (2018). Epidemia T2DM, desarrollo temprano y epigenética: implicaciones de la hambruna china. Nature Reviews Endocrinology, 14(12):738-746. Epub 2018/10/13.

http://dx.doi.org/10.1038/s41574-018-0106-1-018-0106-1. PubMed PMID: 30310152




Impacto de COVID-19 en la investigación del autismo: Reflexiones desde Alabama



Rajesh K. Kana, Ph.D(1,3), Caitlin M. Hudac(1,2,3), Theodore S. Tomeny(1,2,3), Sarah O'Kelley(5), Angela B. Barber(1,2,4), Susan W. White(1,2,3).

1. Centro de Investigación Innovadora sobre Autismo, Universidad de Alabama.

2. Centro de Desarrollo e Intervención Juvenil, Universidad de Alabama.

3. Departamento de Psicología, Universidad de Alabama.

4. Departamento de Trastornos Comunicativos, Universidad de Alabama.

5. Departamento de Psicología, Universidad de Alabama en Birmingham, Birmingham, Alabama, EE.UU.

La investigación en Alabama ha sido duramente golpeada por las órdenes de "refugio en el lugar" relacionadas con COVID-19 en el Estado, como es el caso en todo el mundo. Mientras escribía este comentario, el número de casos reportados en Alabama es de 20.054, con 688 muertos (Centro de Control de Enfermedades COVID-19 Rastreador de Datos). Aunque la reapertura ha comenzado, los casos siguen aumentando en este estado de alto riesgo (es decir, la edad y el estado de salud deficiente) y en su mayor parte rural (82% de los condados, ADPH). Las universidades y colegios en Alabama se trasladaron a un negocio limitado o cerraron a mediados de marzo, y los laboratorios de investigación afiliados a TEA en todo el estado han experimentado varios bloqueos operativos. Alabama tiene servicios limitados de TEA y programas de intervención existentes, por lo que la investigación es una de las pocas vías para que las familias se unan a las intervenciones. COVID-19 ha impactado significativamente el progreso de la investigación financiada por subvenciones y ha prohibido a muchas familias recibir servicios e intervención a través de estudios de investigación.


Además del estancamiento de la recolección de datos de los proyectos financiados, el cierre y la reapertura de los estados en diferentes momentos resultará en la asincronía de los proyectos de investigación en múltiples sitios. Las familias describen cómo el virus alteró las rutinas y el estilo de vida de sus hijos e informan de que exacerbó la ansiedad, interrumpió el progreso en el entrenamiento de las habilidades sociales y el desarrollo del lenguaje, y la regresión en el funcionamiento adaptativo. Por lo tanto, algunos estudios han hecho una transición de la investigación y la intervención mediada por los padres a la telesalud, aunque, según la Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos (FCC), se estima que el 35% de los habitantes de Alabama carecen de acceso a la banda ancha, lo que limita las oportunidades de investigación entre las familias rurales. La pérdida de datos también es significativa, ya que la fidelidad de los padres se reduce debido a que las familias experimentan un aumento en el cuidado y la aplicación del plan de estudios en el hogar. Varios laboratorios han pasado a considerar la recopilación de datos piloto/preliminares en línea, con ajustes que requieren un esfuerzo adicional sustancial, incluyendo enmiendas de la IRB, desarrollo de encuestas en línea, etc. en medio de operaciones limitadas y restringidas de la universidad. Otros aspectos indirectos (por ejemplo, la naturaleza de las reuniones de investigación, la falta de guardería) han afectado el ritmo de la investigación y la productividad de la misma. El impacto en las finanzas y operaciones de la universidad ha dado lugar a la congelación del reclutamiento, la contratación, los gastos y los viajes que afectan a la investigación. En los proyectos de investigación en funcionamiento, la seguridad, la comodidad y la capacidad de participación de los posibles participantes es variable. Sin estudiantes graduados o no graduados en el campus, la fuerza de trabajo de la investigación se reduce, deteniendo y/o retrasando los elementos del proyecto, incluyendo el procesamiento de datos a gran escala, la prueba de los participantes y la calificación de los datos clínicos. Los estudiantes que dependen de la recopilación de datos para proyectos de licenciatura se retrasan en el cumplimiento de los hitos hacia la graduación. La capacitación clínica se ha detenido, lo que afecta negativamente a la fiabilidad de la investigación en cuanto a las medidas de referencia para el TEA y al desarrollo general de las aptitudes clínicas para el diagnóstico del TEA en la comunidad. Aunque los desafíos han sido grandes, ha habido beneficios inesperados de este hiato en la investigación en sujetos humanos. Los equipos de investigación utilizaron el tiempo en el encierro para perfeccionar el manejo y análisis de los datos, coordinar los procedimientos del equipo y preparar la difusión de los manuscritos de los hallazgos de la investigación. Los investigadores de Alabama han fortalecido la creación de redes dentro del estado y en todo el país para compartir innovaciones y soluciones en apoyo de los objetivos de investigación individuales y compartidos. Por último, los equipos de investigación y sus instituciones se han visto obligados a explorar estrategias alternativas de investigación, que pueden dar lugar a una mejor investigación centrada en la familia (por ejemplo, la reducción del tiempo de viaje que se gana con la telesalud) después de la COVID.



Las consecuencias sólo están empezando a llegar a la comunidad de investigación sobre el autismo




Daniel P. Kennedy(1,2,3)

1. Departamento de Ciencias Psicológicas y del Cerebro.

2. Programa de Neurociencia.

3. Programa de Ciencia Cognitiva, Universidad de Indiana, Bloomington, Indiana, EE.UU.


No son pocos los problemas que ha causado esta pandemia, y las consecuencias sólo están empezando a repercutir en la comunidad de investigación del autismo. Dirijo un laboratorio de neurociencia social humana, y la mayoría de nuestras investigaciones requieren la interacción cara a cara, por diseño, y/o utilizan equipo especializado (por ejemplo, rastreo ocular, fMRI). Debido a esto, muchos de estos estudios no pueden ser fácilmente adaptados para pruebas virtuales. También dirijo el centro de investigación de neuroimágenes de nuestra universidad, y todos los escaneos se han detenido desde mediados de marzo, interrumpiendo el progreso de la investigación e impactando en los planes futuros. Me preocupan especialmente las consecuencias particularmente severas y potencialmente duraderas para los proyectos longitudinales.

A medida que todos adaptamos y desarrollamos procedimientos para garantizar la seguridad de nuestros participantes, estudiantes y personal, sólo podemos esperar que la investigación sea capaz de volver a los niveles prepandémicos más pronto que tarde. Una de las grandes incógnitas es la voluntad de los participantes de entrar en el laboratorio a medida que los estados continúan abriéndose y que las universidades reanudan y amplían las pruebas con sujetos humanos. Nuestra investigación no puede continuar sin participantes, y me preocupa que su continua participación esté en peligro para el futuro previsible.

Al mismo tiempo, aunque la recolección de datos se ha detenido, el progreso de la investigación no lo ha hecho. En nuestro laboratorio, nos hemos concentrado en analizar nuestros datos existentes junto con los conjuntos de datos de neuroimágenes disponibles públicamente (por ejemplo, ABIDE, NDAR, ABCD). No hay escasez de datos disponibles, ni análisis que se puedan realizar. También hemos desarrollado nuevos proyectos que implican mínimas o nulas interacciones cara a cara y hemos fomentado nuevas colaboraciones con colegas de otras instituciones. Tal vez lo más paradójico es que estos colegas se sienten de repente mucho más cerca, tal vez porque incluso nuestros colegas más cercanos están ahora físicamente distantes, y las interacciones a distancia se han convertido en la norma.

Por lo tanto, aunque la investigación sobre el autismo en curso se ha visto ciertamente afectada, nuevas oportunidades y progresos científicos surgirán de esto y la ciencia, incluyendo la investigación sobre el autismo, seguirá avanzando.




Una oportunidad para pensar creativamente y aprender de los individuos con autismo y sus familias


Connor M. Kerns, PhD(1)

1. Departamento de Psicología, Universidad de Columbia Británica, Vancouver, Columbia Británica, Canadá.

COVID-19 ha amenazado el status quo de nuestra vida diaria, así como muchas facetas de la investigación sobre el autismo - clínicas, neurobiológicas, médicas, por nombrar algunas. Sin embargo, si podemos pensar creativamente en cómo conectarnos y aprender de los individuos con autismo y sus familias en este momento, también podemos tener una oportunidad sin precedentes para aprender cómo el estrés, la comorbilidad de la salud mental y el autismo se entrelazan. En particular, puede ser fundamental examinar las similitudes y diferencias en las formas en que las personas con autismo se ven afectadas por el estrés agudo y crónico, lo expresan y responden a él a corto y largo plazo. En el último decenio, la atención prestada a la comorbilidad de la salud mental en las investigaciones sobre el autismo nos ha ayudado a comprender mejor la heterogeneidad del autismo y, al mismo tiempo, a mejorar las opciones de tratamiento disponibles y la calidad de vida de las personas del espectro. Aunque el estrés agudo y crónico son causas conocidas de psicopatología, no está claro ni se ha estudiado suficientemente en qué medida contribuyen a la alta tasa de comorbilidad de la salud mental en el autismo. A medida que avancemos en la investigación del autismo durante la crisis de COVID-19, puede haber una oportunidad única de abordar esta brecha y potencialmente innovar en la forma en que conceptualizamos y tratamos las condiciones de salud mental en el autismo.



Reuniéndose en este momento de necesidad: reflexiones desde África y Utah




Janet E. Lainhart(1)

1. Departamento de Psiquiatría, Centro Waisman, Universidad de Wisconsin-Madison, Madison, Wisconsin, EE.UU.


Pasé un mes en África en agosto de 2019. Me comprobaron la temperatura en los aeropuertos locales y en los pasos fronterizos terrestres. Me puse ropa protectora y tomé medicamentos antipalúdicos todos los días. Me enredé con mosquiteros todas las noches. Caminé cerca de la frontera de la República Democrática del Congo (RDC), donde el Ébola era todavía una emergencia y había brotes de polio. Pasé tiempo en 3 clínicas rurales por una pierna rota. Observé a madres y padres con sus hijos muy enfermos, gente languideciendo en los escalones de la clínica esperando ser atendidos, y gráficos en las paredes de la clínica registrando casos de malaria. Durante ese mes, estuve en medio de enfermedades infecciosas graves de alta prevalencia con las que la gente de otros países vive (y muere) a diario. Me di cuenta de que el mundo era mi hogar. Todos estamos interconectados. Y cuando describí el autismo a nuestros guías Maasai, dijeron que sí, los niños están ahí.

A finales de febrero de 2020, pasé 10 días con los niños ya adultos participando en nuestra investigación sobre el autismo en la Universidad de Utah. Los más de 100 jóvenes con autismo estaban una vez más generosamente ofreciendo su tiempo, siendo escaneados y evaluados para la sexta ola de nuestro estudio longitudinal de 20 años. Me reuní con madres y padres muy preocupados por sus hijos con TEA, adultos con TEA que languidecen en lugar de prosperar en la vida, y revisé los datos que describían la gran proporción de individuos con impedimentos funcionales severos y persistentes. Leí sobre el brote de Coronavirus en China y el riesgo potencial para el resto del mundo.