Dar ciertas recompensas desencadena múltiples características del autismo


Películas favoritas: cuando los niños con autismo ven videos relacionados con su interés restringido, el circuito de recompensas de su cerebro se acelera. golero / iStock



POR SARAH DEWEERDT

Fuente: Spectrum / 30/07/2018

Fotografía: golero / iStock



El sistema del cerebro para sentir placer y recompensa muestra patrones de activación inusuales en personas con autismo, según un análisis de 13 estudios de imagen (1). Un segundo estudio nuevo apunta a una estructura alterada de los circuitos de recompensa en el autismo (2).

Los resultados apoyan la hipótesis de la motivación social, que sostiene que las personas con autismo encuentran la interacción social menos gratificante que otras personas. Un sistema de recompensa que no funciona bien puede dejar a los bebés y niños pequeños sin motivación para relacionarse con los demás. Como resultado, pueden tener pocas oportunidades de practicar y desarrollar sus habilidades sociales.

Sin embargo, el problema no se limita a la motivación social. Los resultados del meta-análisis muestran que el cerebro autista también responde de manera única a las recompensas no sociales, como ganar dinero o un juego.

"Proporciona una evidencia convincente de una expansión de la hipótesis", dice Rebecca Jones, profesora adjunta de neurociencia en psiquiatría en Weill Cornell Medicine en Nueva York, que no participó en el trabajo. "No es necesariamente sólo social".

En el meta-análisis, los investigadores utilizaron un software de vanguardia que les permitió combinar los datos en bruto de múltiples estudios de imágenes.

Este enfoque "permite mirar de manera más inteligente alrededor de diferentes partes del cerebro en las que los trabajos individuales pueden no haberse centrado", dice el investigador principal John Herrington, psicólogo del Hospital Infantil de Filadelfia. "Si miras a través de diferentes estudios, puedes ver que empiezan a aparecer patrones más sutiles".

Hasta ahora, la mayor parte de la investigación sobre el autismo y la motivación social se basa en pequeños estudios.

"No es sorprendente que muchos de los hallazgos de estos estudios más pequeños no fueran consistentes, y el campo realmente necesitaba un meta-análisis para extraer algunos patrones consistentes", dice Gabriel Dichter, profesor asociado de psiquiatría y psicología de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. Dichter no participó en el meta-análisis, pero escribió un editorial acompañante (3).

El meta-análisis, que apareció en junio en JAMA Psychiatry, se basa en un número bastante pequeño de estudios, dice Dichter.

Aún así, se están acumulando pruebas de alteraciones en el sistema de recompensas en personas con autismo. El otro nuevo estudio revela que los niños autistas tienen menos tractos nerviosos entre dos partes del circuito de recompensa: el área tegmental ventral y el núcleo accumbens. Estas regiones también muestran menos sincronía en su activación cuando los niños ven imágenes de rostros frente a imágenes de paisajes. Esos resultados fueron publicados el 17 de julio en Brain.

Temas premiados

Los estudios en el meta-análisis incluyeron un total de 259 personas con autismo y 246 controles. Siete de los estudios probaron estímulos sociales como ver a una persona sonreír y saludar, y 10 incluyeron pruebas de recompensas no sociales.

En general, el análisis indica una débil activación del sistema en las personas con autismo en respuesta a la recompensa social y no social. El análisis sugiere una activación débil particularmente en el núcleo caudado, el núcleo accumbens y el giro cingulado anterior.

Los investigadores también identificaron focos de mayor activación cerebral en personas autistas. Estas regiones incluyen la ínsula y el putamen derechos en respuesta a las recompensas sociales, y la ínsula y el núcleo caudado izquierdos en respuesta a las no sociales.

Tres de los estudios observaron cómo el sistema de recompensas responde a imágenes relacionadas con intereses restringidos, como trenes o computadoras. Sugieren que el circuito de recompensas se sobrecarga en personas con autismo en respuesta a imágenes de sus intereses.

Por ejemplo, un estudio publicado en enero reveló que, en los niños con autismo, ver películas cortas relacionadas con una actividad o tema favorito provoca respuestas de recompensa mucho más fuertes que los videos de escenarios sociales (4). En los niños típicos, las regiones de recompensa responden de manera similar a los dos tipos de videos.

El estudio apoya la idea de que las personas con autismo pueden tener intereses restringidos y conductas repetitivas porque son desproporcionadamente gratificantes, dice Benjamin Yerys, psicólogo infantil del Hospital Infantil de Filadelfia, que dirigió el estudio de imágenes y también trabajó en el meta-análisis. Con el tiempo, dice, estos intereses pueden desplazar a cosas más típicamente gratificantes como la interacción social.

REFERENCIAS

1. Clements C.C. et al. JAMA Psychiatry (2018) Epub ahead of print PubMed.

2. Supekar K. et al. Brain (2018) Epub antes de la impresión PubMed.

3. Dichter G.S. JAMA Psychiatry (2018) Epub ahead of print PubMed.

4. Kohls G. et al. Mol. Autismo 9, 9 (2018) PubMed.

TAGS: gyrus cingulado anterior, autismo, imágenes cerebrales, fMRI, comportamiento repetitivo, recompensa social

https://www.spectrumnews.org/news/reward-system-differences-may-underlie-multiple-autism-features/?utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=cb99ec2d3b-EMAIL_CAMPAIGN_2020_10_15_03_26&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-cb99ec2d3b-168813249





Entradas Recientes

Ver todo