Diferencia entre la empatía y la dependencia emocional




POR JUAN FRANCISCO RODRÍGUEZ PÉREZ

Fuente: Autismo en vivo / 18/10/2020, Madrid, España

Fotografía: Pixabay

La diferencia entre la empatía y la dependencia emocional son cruciales para unas relaciones sanas. Esto es muy importante saberlo ya que una de las secuelas del abuso emocional es que la otra persona se vuelva un dependiente de los demás…

Introducción

Una de las secuelas del abuso emocional reside en que este pierda su independencia y su autonomía para convertirse en un parásito de los demás. Pero esto no es lo que le basta al propio depredador emocional para destruir a los demás. Quiere que su presa esté tan sola que no tenga otra cosa en su cabeza que pensar en el abuso para así poder disfrutar de su sufrimiento y de su dolor. Ciertamente, puede dar la impresión de que el depredador es alguien que tiene la verdad absoluta, y… por ende, hay que obedecerlo de forma ciega y fanática, consiguiendo de esta forma su sustento emocional por parte de los demás. Sin embargo, esto no es más que una artimaña de los narcisistas, sociópatas y psicópatas para camuflar su dependencia emocional en base a destruir al otro. Necesita de los demás como del respirar, el comer y el beber para así poder alimentarse y garantizar su supervivencia del mundo. Pero bueno, el tema de hoy no reside tanto en las necesidades personales del depredador emocional. Más bien reside en diferenciar empatía de dependencia emocional, algo de lo que, por supuesto, ayudará mucho a las personas, en especial a los TEA, a poner límites para evitar estar en relaciones megatóxicas, como la que pueden ofrecer estos mismos depredadores emocionales.

Advertencia

En psicología, la dependencia emocional, no necesariamente tiene que originarse a la fuerza mediante el abuso narcisista o psicopático. Esa es una de las causas principales, en especial cuando hay abuso en la infancia, sí. Pero no es la única. Para dar un ejemplo, una persona que conozca a alguien tan maravilloso que, de idealizarla en extremo, aunque no esté con un depredador emocional, puede ser un claro ejemplo de dependencia emocional. Otro ejemplo puede residir en aquellas personas que creen muy firmemente en el amor romántico. Así pues, aquí se viene a hablar de lo que es la dependencia emocional, pero para saber diferenciarlo de la empatía.

La empatía

Lo primero que hay que saber es que, la empatía, guste o no, es un elemento imprescindible en la vida para poder tener mejores relaciones con los demás. Mejores relaciones, por supuesto, que no sean con seres perversos como lo son los narcisistas, sociópatas y psicópatas. Y tampoco con personalidades tóxicas en el cual, aunque no tengan un trastorno de la personalidad tan peligroso como lo es el Trastorno de la Personalidad Narcisista o el Trastorno de la Personalidad Antisocial, que puedan ser, aun así, muy dañinos para la salud emocional del otro, incluyendo a ciertos TEAs que puedan ser clasificados como tóxicos. No obstante, aunque se puedan llevar mejor o peor con ciertas personas que no sean tóxicas, la empatía, en todos los ámbitos de la vida, es algo muy importante para evitar tener problemas de cara a la vida.

Esto no significa, y que quede claro para todos, que los empáticos (O, mejor dicho, las personas que no sean psicópatas, sociópatas o narcisistas malignos o perversos narcisistas), por tener empatía, tengamos que estar ayudando de forma altruista al prójimo para que otros puedan salir mejor. Es más, me atrevería a decir una cosa ya a nivel personal lo siguiente…

La primera persona a la que hay que tener empatía en la vida es a uno mismo. Es decir, antes de ponerse en la piel de la otra persona, hay que ponerse en la piel de uno mismo, en especial cuando esa misma persona ha tenido problemas verdaderamente serios, como lo es ser víctima del abuso emocional. Si bien es cierto que esto puede resultar difícil, en especial al haber sufrido las secuelas del abuso. Sin embargo, hacerlo, aunque requiere de esfuerzo, siendo en algunos casos un esfuerzo bastante grande, no solo hará que él mismo pueda verse con más claridad, sino que la propia persona en sí podrá superar todas esas cosas que le atormentan, pese a tener muchos puntos débiles.

Para un TEA que haya sufrido el abuso narcisista o psicopático puede ser una tarea verdaderamente difícil, y es principalmente porqué ellos, como personas, al tener más memoria que los neurotípicos, si buena parte de la vida del TEA que haya sido abusado en cuestión es el abuso, puede incluso tener de una forma más persistente lo que son las secuelas del abuso, requiriendo de una ayuda mucho más profunda para verse a sí mismos. Esto no quiere decir, ojo, que el TEA no lo puede superar. Es más, yo animo a todos los TEA a superarlo con independencia absoluta de la clase de vidas que hayan tenido en el pasado. Simplemente, dependiendo del historial de cada uno, le puede requerir más o menos tiempo.

Pero por lo demás, todo es posible.

Cuando uno empieza a conectarse mejor, realizando hazañas para salir de las garras del abuso, aunque le pueda durar el tiempo que este precise, no solo empezará a tener empatía con uno mismo, sino que él mismo podrá tener más y mejor empatía con los demás, pudiendo de esta forma conectarse mejor con los demás para así tener mejores relaciones, algo de lo que un TEA que haya sido abusado, pero que ya empieza a concienciarse sobre sí mismo, lo agradecerá, y mucho, teniendo vidas más prósperas y activas

Dependencia emocional

Sin embargo, por mucho que las personas deban tener empatía con el resto de la humanidad para así tener una mejor sociedad, excluyendo en muchos casos a las personalidades megatóxicas, hay un límite entre pedir a los demás que sean empáticos con nosotros mismos que cubrir una dependencia emocional que, en muchos casos, en especial por parte de los TEA, se realiza de forma inconsciente, reflejando ahí una gran falta de amor en sí mismo.

Y ojo, con esto no pretendo decir que los TEA que tengan dependencia emocional hacia los demás sean malas personas. Y menos, como comenté antes, que sean conscientes de lo que hacen.

Simplemente, una de las características que tiene la dependencia emocional es que la propia dependencia emocional tiene como objetivo parasitar o apegarse de forma obsesiva a alguien con el propósito de poder tener la esperanza de eliminar las heridas emocionales que hay en uno mismo, pensando de esta forma que se obtiene la sanación, todo ello causado por una gran falta de amor por sí mismo. Cosa de la que es frecuente en personas que han sufrido en gran medida, pensando que ellos están en su derecho de exigir esa sanación por parte de los demás para así poder salir de esas heridas que ellos tienen, muchas veces pensando que ellos mismos no tienen que mejorar cuando esto no es así. Es ahí cuando un codependiente, en especial un TEA, puede tener verdaderos problemas sociales hasta el punto de no tener a gente que la acepte, pero el propio rechazo, aunque en pueda provenir del capacitismo y de la discafobia causada por estos vampiros emocionales, no es tanto por la persona en sí.

Es por el hecho de que las otras personas pueden percibir en la otra como una persona invasiva que no sabe valerse por sí misma, y… en el caso de un TEA, no es tanto porqué este mismo no pueda valerse por sí mismo. Es porqué él, al haber sido abusado en la mayoría de los casos, generalmente se aferra donde puede y como puede para así cubrir esas carencias emocionales que tiene en su interior, sin ser generalmente consciente de lo que le pasa.

Pero lo más inquietante de la dependencia emocional ya no es tanto si eso repercute en las relaciones sociales de los propios dependientes emocionales en cuestión, no. Lo más inquietante de todo esto es que, las personalidades tóxicas, especialmente los depredadores emocionales, que son las más tóxicas de todas, son dependientes emocionales en el cual, parasitan a los demás causando en ellos que se conviertan en dependientes emocionales para así poder tener un sustento emocional para poder salir de ese sufrimiento emocional que tienen en sus cabezas, siendo en especial para el narcisista este cometido.

¿Y por qué el narcisista es más especial en esto que las otras personas, incluyendo a un TEA que ha sido abusado?

Porqué el narcisista es una persona que, si está solo en una casa sin tener contacto con nadie, este tiene todas las papeletas para caer en la psicosis debido a que son personas potencialmente vacías, pudiendo, en casos extremos, conducir a la locura extrema, y… por ende, caer en el suicidio. Pues no hay que olvidar que un narcisista es una persona que tiene una gran herida emocional causada en la infancia, queriendo obtener lo que este no pudo de sus padres en los demás, convirtiéndose en una especie de parásito emocional en el que no puede estar solo. Por supuesto, los sociópatas y psicópatas son adictos a los demás, eso está claro. Pero, ellos, como personas, son personas las cuales, pueden estar perfectamente solas hasta el punto de que, aún teniendo un vacío emocional que los carcome y los destruye, no son seres tan obsesivos en lo que respecta a buscar admiración, idolatración y adulación.

Eso sí, en la práctica, no existe el narcisista puro, el sociópata puro y el psicópata puro, o… si llegase realmente a existir, la posibilidad de toparse con un espécimen puro sería muy bajo. Con esto último pretendo decir que los narcisistas, sociópatas y psicópatas, en la práctica, se mezclan lo que es en sí rasgos de los Trastornos de la personalidad, como lo son el Trastorno de la Personalidad Narcisista y el Trastorno de la Personalidad Antisocial, pudiendo haber grados, grados y grados que diagnosticar a todas esas personas problemáticas y peligrosas que causan el caos hacia los demás.

La forma de explotar la empatía de los demás por parte de los depredadores emocionales

Una de las cosas las cuales, toda persona que lea artículo es que todos los depredadores emocionales, sin excepción, son seres megatóxicos que consideran la empatía, junto a la ética, moral, las leyes y la justicia como límites que los aborrecen en gran medida. Pues no hay que olvidar que estas personalidades megatóxicas son vampiros emocionales, haciendo que todos ellos, ya sea en mayor o menor medida, sean meramente dependientes emocionales de los demás. Para hacer que estos sean “independientes”, deben enganchar a sus víctimas siempre al extremo de que estas mismas víctimas para que estén dando toda su esencia vital a estos narcisistas, sociópatas y/o psicópatas para así poder garantizar su supervivencia, utilizando la empatía de la otra persona para, de una forma u otra, ocultar esa gran dependencia emocional que hay en sí mismos. Sin embargo, en víctimas que sean demasiado débiles como para que estos recuerden la propia debilidad y vulnerabilidad que estos seres carentes de empatía tienen en su propio interior siendo por ejemplo un discapacitado de cualquier tipo (incluyendo a un TEA), sencillamente las destruirán, ya sea mediante la hipercrítica o llevando a cabo la campaña de difamación para apartarlo de la sociedad, siempre con el propósito de no ver esa gran vulnerabilidad que ellos tienen, pero que, aun así, los conviertan en dependientes emocionales para que estos mismos seres puedan sentir un ligero grado de “alivio”, si es que esto puede considerarse como tal, en especial cuando lo único que pueden sentir es un placer muy maligno y perverso que los fuerza a hacer más, más y más, especialmente cuando su sentido del derecho está por las nubes.

Y sí, puede decirse que, un sentido del derecho muy enfermizo, como lo es por ejemplo el de un narcisista, sociópata y un psicópata, es en parte producto de esa gran dependencia emocional que ellos tienen. Lógicamente, no es el único punto a tener en cuenta; pues el vacío emocional que tienen, el hecho de ser emocionalmente anodinos, y… por ende, ser incapaces de conectarse emocionalmente con los demás, hace que estos se conviertan en unos dependientes emocionales muy peligrosos a ojos de la sociedad.


¿Y en qué afecta esto a un TEA?

Los narcisistas, sociópatas y psicópatas son enemigos potenciales tanto de la democracia en su estado más práctico como de la neurodiversidad, haciendo que ellos, primero, quieran deshacerse de los más débiles y vulnerables, incluyendo en ese sector a los autistas, para así de una forma u otra tener la esperanza de verse como los dioses de los especímenes más unánimes, fuertes, puros, poderosos… hasta alcanzar lo que ellos consideran como la perfección que ellos pretenden buscar. ¿Y por qué estos seres malignos buscan la perfección? Porqué así pueden huir de todos esos elementos que he puesto, siendo su principal y único objetivo en la vida huir de todas esas miserias que tienen para así poder, de una forma u otra, poder obtener ese status de dios que ansían ante todo para así, si la situación lo requiriera, reiniciar sus vidas para verse como el centro de todo el plano existencial de ello.

Esto trae, como principal y posible consecuencia a todos los TEA que han sido abusados, que estos tengan trastornos especiales, como lo es por ejemplo el Trastorno de la Ansiedad Social, algo de lo que, por supuesto, les interesa mucho a estos depredadores emocionales causar el máximo daño posible, ya no solo por mero placer, sino para “purificar” a las personas neurotípicas de estos seres “impuros” para así poder atiborrarse emocionalmente de esos especímenes más fuertes y poderosos, ansiando en ellos que todos les garanticen su supervivencia. Por supuesto, también les interesa destruir en extremo a todos esos colectivos de discapacitados ya que ellos consideran la discapacidad como una aberración a su supuesto status de dios, siendo esto un mecanismo de defensa que ellos tienen para enfrentarse a sus carencias, que estos mismos discapacitados, incluyendo a los TEA, por ser “retrasados mentales”, que se merezcan todos los abusos y todas las palizas para así, de una forma u otra, convertir a estas personas en potentes bancos emocionales para así cubrir sus vacíos emocionales.

Lógicamente, esto no quiere decir, y esto que quede claro, que todos los TEA del mundo tengan que ser forzosamente bancos emocionales de estos seres perversos para poder consumirlos cuando sea y como sea, siendo esto mismo producto del libertinaje más desenfrenado y salvaje que ansían ante todo para poder huir de esas carencias tan extremas que tienen estos, principalmente por el hecho de que no todos se quedan estancados en ese estado en el que estuvieron tanto en la infancia como en la adolescencia. Sin embargo, hay que tener muy en consideración que, no pocos TEA, gusten o no, han podido salir de ese estado de ser un banco emocional para que estos depredadores emocionales puedan abusar de ellos para reafirmar que estos viven en algo de lo que es una mentira. Es decir, ser un dios. Esto mismo causa que ellos tengan las secuelas del abuso emocional en un estado de persistencia bastante inquietante, pudiendo llevar a cabo esfuerzos adicionales a los psicólogos y, en algunos casos, los propios psiquiatras.

¿Y que hay que hacer con un TEA que ha sido abusado?

Para que el mismo TEA que ha sido abusado pueda tener amor propio, primero tiene que estar en un lugar donde pueda desahogarse de todo el abuso que ha sufrido. Pero desahogarse, no en cualquier sitio. Tiene que estar en un lugar donde sabe que pueda tener todo su apoyo, y… por ende, que él mismo pueda sentirse mejor.

Esto no solo le ayudará a estar a sentirse escuchado ante personas que, aún no siendo su amigo, le ofrezcan seguridad. También le ayudará, con el tiempo, y… por supuesto, con las debidas enseñanzas, a romper esos metaprogramas del abuso para así poder ser más libre en todos los sentidos.

Ciertamente, esto puede sonar muy simple, no lo niego. En la práctica, esto puede durar mucho tiempo.

No se habla de décadas enteras, pese a que, dependiendo del caso, algunos TEA que han sido abusados requieren de tratamientos muy profundos por mucho tiempo. Sin embargo, tampoco se puede decir que esto se haga en cuestión de un par de meses, principalmente porqué las secuelas del abuso narcisista dejan heridas muy profundas, lo que hace que nunca, absolutamente nunca, se deba exigir a las personas de su alrededor a que lo resuelva todo de forma instantánea cuando, muchas de esas personas, en lo general, no han sufrido el abuso, haciendo que estos no suelan tener ni idea de lo que implica ser abusado de la forma más despiadada y cruel posible, en especial cuando existen intereses por parte de seres perversos en el cual, todo ello se basa en recibir de la forma más obsesiva e insana las reacciones de los demás para marcar en ellos la supuesta supremacía que ellos tienen ante todo el mundo, en especial ante los “retrasados mentales” que suelen decir ellos de cara al público para descalificar por completo a las personas con dificultades tanto para nutrirse en base a su destrucción como para nutrirse en base a las manipulaciones que este emplea a los demás para verse como un dios ante los demás.

Lógicamente, quienes pueden hacer la labor de aportar apoyo emocional a los TEA que han sido abusado mucho mejor son tanto los TEActivistas como los familiares, terapeutas que sepan tanto del TEA como del abuso narcisista y psicopático, sus amigos más cercanos y, si fuera el caso, su pareja o cónyuge.

El hacer mención a todos ellos se debe a que yo, aunque yo conozca en profundidad la perversa naturaleza del abuso emocional, aunque yo, al principio, pueda dar cierta empatía y apoyo al TEA que ha sido abusado, si yo por ejemplo percibo en él que su dependencia emocional hacia mí es extremo, yo, por mucho que lo quiera ayudar, no puedo hacer mucho debido a que mi conectividad emocional con ese TEA que ha sido abusado no es lo bastante grande como para llegar al extremo de romper esa gran dependencia emocional que hay en ese TEA.

Así pues, hago saber esto para que yo, como persona, tengo mis límites, y… por ende, para mí no es igual un TEA en el que apenas he tenido interacción con él que, por ejemplo, un familiar o un amigo con el que yo hablo todos los días. Y ojo, no por decir esto, quiera tener intenciones de dejar al TEA que ha sido abusado sin contactos con los que poder superar el abuso narcisista ya que eso es lo de menos, o al menos así lo veo yo. Sencillamente, hay que conocer tanto los límites que hay en uno mismo como marcar límites en los demás para evitar que… por ejemplo, la dependencia emocional de los otros, nos hagan destrozos que luego pueden repercutir en la vida, haciendo ver que, en algunos casos, puedan necesitar de terapeutas que sepan en especial del abuso narcisista y/o psicopático para así profundizar en el tema.

Como advertencia ante este tema del abuso emocional, comentar que se han dado casos de neurotípicos que, de no haber sido abusados en el pasado, han llegado a estar verdaderamente destrozadas hasta el punto de no recordar ni siquiera su propio nombre.


Todo eso causado por narcisistas, sociópatas y psicópatas de la forma más deliberadamente cruel y despiadada.


Por ese mismo motivo, si tanto los TEActivistas como los TEA que siguen esta web, y… por ende, los terapeutas, familiares y contactos más cercanos de los TEA deben saber esta realidad reside en que ellos, aunque puedan comenzar sus vidas abusivas hacia los más débiles, con el tiempo, van a buscar, ya no solo a los más fuertes de la especie humana. De ahí a querer alejar a los discapacitados de la sociedad. También lo que ansían de esos especímenes fuertes es, además de obtener un rico suplemento de emociones negativas que permita marcar en ellos la supremacía, puedan obtener tanto bienes materiales como económicos, y… por ende, poder ascender de posición social hasta estar en lo más alto, y… por lo tanto, querer estar en una posición donde todos sean obsesivamente dependientes de estos seres perversos.

En cualquier caso, yo por supuesto que animo a todas las personas que lean esto a que superen las marcas de la dependencia emocional por parte del abuso para así poder sentir una vida cuya calidad va mucho más allá de lo que ansiarían estos seres malignos en el fondo. De hecho, también animo a todas las personas que estén cerca de la vida de un TEA que den fuerzas al propio TEA a que pueda superar las secuelas del abuso, siendo una de ellas la dependencia emocional.

Entradas Recientes

Ver todo

Mamá azul