Dos estudios confirman que no hay relación entre la epidural y el autismo


Alivio agudo: Después de controlar una gran cantidad de factores potencialmente confusos, dos nuevos estudios muestran que no hay conexión entre el autismo y las epidurales. / Cortesía de RapidEye / iStock



POR LAURA DATTARO

Fuente: Spectrum | 28/09/2021

Fotografía: Autism Spectrum



La anestesia epidural que se administra habitualmente a las embarazadas durante el parto no está relacionada con el autismo en los niños


La anestesia epidural que se administra habitualmente a las embarazadas durante el parto no está relacionada con el autismo en los niños, según dos estudios publicados hoy en el Journal of the American Medical Association.


Los resultados contradicen un estudio publicado el pasado mes de octubre que aparentemente relacionaba la anestesia epidural entre las mujeres de California con una ligera mayor probabilidad de autismo en sus hijos. Ese estudio suscitó numerosas críticas y la preocupación de investigadores y sociedades médicas profesionales por no tener en cuenta factores de confusión, como los antecedentes familiares de trastornos psiquiátricos. En abril, un estudio de seguimiento realizado en Manitoba (Canadá), que controlaba algunos factores adicionales, no encontró tal asociación.


"Realmente no hay pruebas sólidas, en ninguno de los estudios, de que la analgesia epidural del parto provoque autismo", dice Cynthia Wong, profesora de anestesia de la Universidad de Iowa en Iowa City, que coescribió un comentario que acompaña a los nuevos estudios. "No creo que ni los clínicos ni los padres deban tener en cuenta esa consideración en este momento".


Los dos nuevos estudios profundizan en la conexión, utilizando poblaciones y métodos estadísticos diferentes. En uno, los investigadores examinaron los registros de salud de 388.254 niños nacidos en la Columbia Británica (Canadá) entre 2000 y 2014. Dado que Columbia Británica cuenta con una red central de evaluación del autismo, la mayoría de los niños del estudio pasaron por el mismo proceso de cribado y diagnóstico, lo que no ocurrió con los participantes en los estudios anteriores.


Alrededor del 1,5 por ciento de los niños canadienses expuestos a la epidural fueron diagnosticados con autismo, en comparación con el 1,3 por ciento de los niños no expuestos, lo que sugiere una pequeña asociación.


Pero los análisis posteriores de los datos debilitaron el hallazgo. Para controlar algunos factores, como la genética materna y el estatus socioeconómico, por ejemplo, los investigadores repitieron el análisis en mujeres que habían tenido partos múltiples, con el resultado de al menos un niño con autismo y otro sin él. Descubrieron que las mujeres no tenían más probabilidades de que se les aplicara la epidural durante el parto del niño autista que del no autista.



Hacer ajustes


En otro estudio, los investigadores analizaron los datos de 479.178 niños nacidos en Dinamarca entre 2006 y 2013. A diferencia de los otros tres estudios, en este análisis se controlaron los antecedentes familiares de autismo y los antecedentes psiquiátricos de la madre, ambos vinculados a una mayor probabilidad de autismo. Los investigadores no encontraron ninguna asociación significativa entre el autismo y la epidural.


"La evaluación de este vínculo constituye un excelente ejemplo de por qué casi siempre es esencial abordar los factores de confusión en un estudio observacional", afirma Anders Mikkelsen, obstetra y estudiante de doctorado del Hospital Universitario de Copenhague - Rigshospitalet, en Dinamarca, e investigador principal del estudio danés. "Personalmente, no tendría reservas a la hora de recomendar una epidural para el parto a las pacientes o a los familiares que buscan consejo sobre el manejo del dolor del parto".


Los cuatro estudios también identificaron diferencias entre los padres que recibieron o no una epidural. Por ejemplo, las personas que recibieron la epidural solían ser más jóvenes y tenían más probabilidades de sufrir preeclampsia que las que no la recibieron, ambos factores relacionados con el autismo. Además, las mujeres que recibieron la epidural tenían más probabilidades de padecer una enfermedad psiquiátrica, y sus hijos tenían más probabilidades de tener un padre con autismo. Las diferencias sugieren que ninguno de los estudios eliminó completamente los factores de confusión, escribió Wong en el comentario.


"Es una investigación observacional muy complicada de realizar", afirma Gillian Hanley, profesora adjunta de obstetricia y ginecología de la Universidad de Columbia Británica e investigadora principal del nuevo estudio canadiense. "El hecho de que varias personas lo hagan, y lo hagan de forma ligeramente diferente, y lo hagan en poblaciones diferentes, y lo hagan con datos diferentes, es valioso a largo plazo para llegar a la respuesta correcta a esta pregunta".


En conjunto, los estudios son "tranquilizadores" en cuanto a que la epidural no está asociada al autismo, dice Hanley. Aun así, dice, los investigadores deberían intentar averiguar qué factores de confusión conducen tanto al uso de la anestesia epidural como al aumento de las tasas de diagnósticos de autismo.


"Se lo debemos a las mujeres para tratar de resolver esto", dice Hanley.


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/EGSO3396


https://www.spectrumnews.org/news/no-link-between-epidurals-and-autism-two-studies-confirm/?utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=553b11c875-EMAIL_CAMPAIGN_2021_09_28_05_30&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-553b11c875-169086874


41 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo