El abstencionismo político como rama del teactivismo

Actualizado: abr 8




POR IGNACIO PANTOJA

Fuente: Autismo en vivo | 04/04/2021

Fotografía: Autismo en vivo



Ignacio sigue reflexionando sobre la clase política y las personas TEA y nosotros nos seguimos preguntando ¿solo la clase política?


Quiero, primeramente, dejar claro que pese al título del artículo no pretende conducir a que todos los autistas se abstengan, siquiera es mi deseo, solamente hacer una reflexión sobre lo que el sistema político, más concretamente el de España y su relación con los autistas.


Bien, hace poco anuncié mi ausencia durante un tiempo del activismo autista, o TEActivismo (palabra inventada por mí para designar al movimiento de apoyo y lucha entre autistas); sin embargo, las inminentes elecciones autonómicas en Madrid me están llenando de un sentimiento de preocupación por mi colectivo del que quiero avisar en las redes sociales.


Bien, habiendo militado, como ya he expuesto en anteriores artículos, en varios partidos políticos durante muchos años en mi vida y habiendo sido una voz en grito del autismo con escasa recepción auditiva por parte de los neurotípicos allí presentes, he llegado a las siguientes conclusiones:


Los partidos políticos son estructuras ultraverticales, organigramas firmes, dominadas por una pequeñísima oligarquía de neurotípicos que nada o muy muy poco escuchan a las bases.


Las relaciones de dentro de los partidos son autoritario-agresivas hacia los puestos de abajo, no se permite pensar por sí mismos a las personas que lo componen ni se permite discutir ideas que estén fuera del pensamiento único de ese partido, de hecho, solo tiene permitido hacerlo el líder.


Como autista que he militado en varios partidos políticos, he observado que son entidades gregarias absolutas generadas por neurotípicos, gobernadas por neurotípicos y únicamente para neurotípicos, los autistas estamos excluidos al 100%, sea el partido que sea, ora izquierdas, ora derechas.


Puede que los partidos políticos estén formados por autistas y personas dentro del colectivo TEA, incluso TEActivistas, siendo padres, madres, tíos, primos, abuelos, lo que fuere de autistas… pero que, a la hora de ejercer como políticos se convierten en máquinas al servicio del aparato e ignoran totalmente a los autistas.


Me explico.


Dicho que los partidos políticos son estructuras muy complejas y verticales que son imposibles de escalar para un autista, cualquier persona que se exponga a intentar medrar en ellos debe de dejar los temas que no interesan fuera, aquellos temas personales como ciudadano de a pie y ponerse al servicio del partido como un joven soldado ante un teniente coronel olvidándose de todos los temas que no son importantes para el partido, entre ellas, por supuesto, el TEActivismo.


Los autistas no tenemos cabida dentro de los partidos políticos, son una expresión narcisista, egoísta y cruel de la sociedad neurotípica, una auténtica ley de la selva para la que los autistas no estamos preparados.


Mi consejo como TEActivista es claro, los autistas no podemos hacer gran ni pequeña cosa en los partidos políticos, ser aplaudidos alguna vez, pero nada más y, sin embargo, ser utilizados como voto útil de aquéllos que quieren ocupar un sillón cuatro años y cobrar del dinero público a nuestra costa.


Por ello, he pedido una reflexión, no pido el abstencionismo, sino pido que penséis en cómo nos tratan los partidos neurotípicos a los autistas, ya sean estos partidos de izquierdas, de derechas, de centro o de todo lo contrario.


Un autista juega con muchísima desventaja en un partido político y, en conclusión, es depredado por sus compañeros, a fin de ser utilizado y servir al partido sin ningún objetivo más que el fanatismo momentáneo y el sentimiento de compañerismo ficticio que generan.


Pero los partidos políticos NO LUCHAN POR LOS DERECHOS SOCIALES DE LOS AUTISTAS, no luchan contra el bullying en las aulas, no buscan que lleguemos a las universidades y nos hagan adaptaciones, no luchan porque encontremos trabajo ni porque nos encontremos incluidos en la sociedad… ni por supuesto buscan darnos ningún tipo de visibilidad.


El TEActivismo es un trabajo que debemos hacer los autistas y nos pertenece por derecho, igual que el feminismo pertenece a las mujeres, no debemos permitir que sean los políticos los que decidan por nosotros, tenemos que ser TEActivos.


Nunca es la solución ir a votar, cierto es que los autistas educados por padres de derechas probablemente voten a la derecha y los educados por padres de izquierdas voten a la izquierda, pero tras el ejercicio de votar, las personas que vienen en las listas se sentarán en los sillones del hemiciclo y olvidarán nuestros derechos, solo pensarán en el partido y en los propios intereses de ese partido, que son ganar votos y en consecuencia, dinero.


Yo he perdido la fe en todos los partidos políticos, NO NOS VAN A AYUDAR, la única solución para nosotros son las entidades y organizaciones no gubernamentales como la asociación Asperger, la confederación autismo España, Plena Inclusión o la Fundación Ángel Rivière.


E internet, las redes sociales pueden ser un arma muy muy poderosa para el TEActivismo, para que nuestro colectivo saque las vergüenzas y ponga firmes a los políticos que tratan de invisbilizarnos como colectivo discriminado, negando la discriminación real que tenemos y sentimos y que cualquiera dentro del colectivo puede asegurar, ya sea la propia persona autista o un familiar.


Por eso mismo, no, no volveré a votar, ni en estas elecciones ni en unas futuras, hasta que las cosas cambien mucho, porque ni las izquierdas ni las derechas defienden ni ayudan a los autistas.


Entradas Recientes

Ver todo

Buzón de preferencias

Al suscribirte estás aceptando nuestra política de privacidad

Al rellenar formularios estás aceptando nuestra política de privacidad

  • Instagram
  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com