El autismo sin deficiencias intelectuales es más común de lo que se había informado