El autismo y las convulsiones pueden compartir raíces en el desarrollo

Actualizado: 12 de sep de 2020


POR PETER HESS / 8 DE JUNIO DE 2020

Fuente: Spectrum

Fotografía: © Jose Luis Pelaez Inc / Getty Images



Los signos tempranos de comportamiento predicen convulsiones en los niños autistas, según un nuevo estudio(1).

Trabajos anteriores han demostrado que entre el 5 y el 46% de las personas con autismo experimentan convulsiones. Y los adultos autistas con epilepsia tienen, en promedio, menos capacidad cognitiva y habilidades más débiles para la vida diaria que sus pares autistas que no tienen convulsiones(2).

El nuevo estudio muestra que las personas con autismo que empiezan a tener convulsiones durante la infancia muestran pequeñas, pero significativas diferencias de comportamiento antes de experimentar una convulsión, en comparación con aquéllos que no desarrollan epilepsia. Obtienen una puntuación más baja que sus pares en las medidas de calidad de vida y conductas de adaptación, que incluyen la comunicación, las habilidades de la vida diaria, la socialización y las habilidades motoras. Obtienen una puntuación más alta en una medida de hiperactividad.

Los resultados sugieren que los ataques y ciertos problemas de comportamiento en el autismo podrían tener orígenes comunes, dice el investigador codirector Jamie Capal, profesor asociado de pediatría y neurología de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

"Creo que realmente nos muestra que en los individuos con autismo que eventualmente tienen epilepsia, hay algún mecanismo compartido desde el principio que no hemos podido identificar", dice Capal.


Signos tempranos


Para investigar la relación entre los comportamientos infantiles en el autismo y el desarrollo de convulsiones, los investigadores analizaron los datos de 472 niños autistas de 2 a 15 años de la Red de Tratamiento del Autismo, un registro médico que incluye 12 clínicas en los Estados Unidos y Canadá. Ninguno de los niños había experimentado convulsiones antes de inscribirse en la red, pero 22 desarrollaron convulsiones entre dos y seis años después de la inscripción.

Las encuestas realizadas a los padres de estos 22 niños revelaron que los niños habían obtenido una puntuación significativamente inferior a la de los demás participantes en todas las medidas de comportamiento adaptativo al comienzo del período de estudio, antes de que comenzaran a tener convulsiones. Después de que los ataques comenzaron, la brecha se amplió para todas las medidas excepto las habilidades motoras.

Al examinar a los 472 niños, los investigadores encontraron que los puntajes de las Escalas de Comportamiento Adaptativo de Vineland predijeron los 22 niños que desarrollaron convulsiones.

"Nos sorprendió un poco que su funcionamiento adaptativo fuera menor para empezar", dice Capal.

Los niños que desarrollaron convulsiones durante el curso del estudio también obtuvieron una puntuación más alta en una medida de hiperactividad, pero sólo en su evaluación inicial. Sus comportamientos de adaptación tendieron a empeorar con el tiempo. En particular, los investigadores hallaron que los niños cuyas habilidades para la vida diaria disminuyeron durante el período de estudio tenían probabilidades de desarrollar convulsiones.

Esa asociación es importante porque sugiere que las personas autistas que tienen mayores probabilidades de desarrollar epilepsia también tienen "una mayor carga de trastornos intelectuales y conductuales", dice Orrin Devinsky, director del Centro Integral de Epilepsia de la NYU Langone Health en la ciudad de Nueva York, que no participó en el estudio.

Los niños que desarrollaron convulsiones y los que no las desarrollaron no tuvieron diferencias significativas en la inteligencia o en los resultados de las pruebas genéticas. Tampoco los dos grupos difirieron en términos de condiciones físicas coexistentes.

El trabajo apareció en abril en Pediatrics.


Camino compartido


Este diseño de estudio es emocionante, dice Joshua Ewen, director de la Clínica y Laboratorio de Neurofisiología Clínica del Instituto Kennedy Krieger en Baltimore, Maryland.

"Comienzan a separar las características que existían antes de las convulsiones", dice.

Aunque los hallazgos sugieren que algunos niños con autismo muestran signos sutiles de que desarrollarán convulsiones, no hay suficientes datos para que los clínicos comiencen a usar estas medidas de comportamiento como una herramienta de detección, dice Capal.

Esos signos, sin embargo, insinúan un mecanismo común entre el autismo y la epilepsia. Investigaciones anteriores también han encontrado vínculos entre las convulsiones, los rasgos del autismo y las conductas de adaptación, pero se desconoce la relación causal entre ellos. También se desconoce si el control de las convulsiones con medicamentos altera el curso de los comportamientos relacionados con el autismo, dice Ewen.

Para iluminar un mecanismo compartido, los investigadores necesitarían medir la actividad eléctrica en el cerebro tanto en niños autistas como neurotípicos con y sin epilepsia durante muchos años, dice Capal. Sólo así podrían correlacionar los cambios en la actividad cerebral directamente con las características del comportamiento.

Por ahora, el equipo de Capal planea examinar si los niños autistas que tienen convulsiones y actividad eléctrica atípica en el cerebro comparten marcadores genéticos.

REFERENCIAS


1. Capal J.K. y otros. Pediatría 145, S117-S125 (2020) PubMed.

2. Danielsson S. y otros. Epilepsia 46, 918-923 (2005) PubMed.

Entradas Recientes

Ver todo