El autismo y los trastornos alimentarios pueden tener una conexión emocional

Actualizado: 27 de sep de 2020




POR RACHEL MOSELEY, LAURA RENSHAW-VUILLIER, THE CONVERSATION

Fuente: Spectrum  / 12/08/2020

Fotografía: Twomeows / Getty Images

Los desórdenes alimentarios tienen las tasas de mortalidad más altas de todos los tipos de enfermedades mentales. No discriminan, afectando a personas de todas las etnias, sexualidades, identidades de género, edades y orígenes. Sin embargo, un grupo se ve afectado desproporcionadamente por estos trastornos: las personas en el espectro del autismo.

Los trastornos alimentarios en las personas autistas no se comprenden bien, pero tienden a ser más graves y duraderos que en otras. Cuanto más tiempo viva una persona con su trastorno alimentario, más difícil será su recuperación. Esto puede explicar, en parte, por qué algunos estudios sugieren que las personas autistas tienen un peor pronóstico en la terapia.

Los trastornos alimentarios de larga duración están asociados con una mayor tasa de mortalidad. El hecho de que las personas autistas sean vulnerables a los trastornos alimentarios crónicos, junto con otras enfermedades mentales, puede ser una de las razones por las que mueren de una a tres décadas antes, en promedio, que las personas no autistas.

Entonces, ¿por qué las personas autistas son especialmente vulnerables a los trastornos alimentarios? Se han sugerido al menos dos razones.

Los que hacen dieta

Un factor de riesgo general y principal para desarrollar un trastorno alimenticio es hacer dieta. Para las personas que ya pueden ser genéticamente vulnerables a los trastornos alimentarios, las dietas parecen provocar el inicio de algo en el cerebro que puede convertirse en el trastorno.

Aunque las personas autistas no son más propensas a hacer dieta que el promedio de las personas, ciertos rasgos del autismo, como la atención a los detalles, la determinación y los intereses intensos y fijos, pueden hacer que sean más capaces de mantener las restricciones necesarias para perder peso a largo plazo, cuando deciden hacer dieta.

La rigidez cognitiva que vemos en las personas autistas también puede hacer que les resulte fácil atascarse en los patrones de conducta alimentaria, mientras que su preferencia por la igualdad puede hacer que tengan una dieta limitada para empezar. Para algunas personas autistas, la insensibilidad al hambre, los problemas gastrointestinales y la sensibilidad a los sabores, olores y texturas hacen que comer sea difícil de todos modos.

Además, como las personas autistas suelen ser objeto de intimidación y aislamiento social, la dieta y la pérdida de peso pueden devolverles una sensación de control, previsibilidad, recompensa y autoestima. Los trastornos alimentarios pueden incluso adormecer los sentimientos de ansiedad y depresión.

Emociones no identificadas

Un rasgo esencial de las personas con trastornos alimentarios es que les resulta difícil identificar y afrontar las emociones. Como las personas autistas luchan con las emociones de manera similar, nuestro equipo de investigación se preguntó si esto podría ayudar a explicar por qué son más propensos a tener trastornos alimentarios.

El rasgo de personalidad caracterizado por la incapacidad de identificar y describir las emociones se llama alexitimia. Ser alexitímico es como ser emocionalmente daltónico, y va de lo sutil a lo severo. Mientras que a una persona alexitímica le puede resultar difícil determinar con precisión qué emoción está sintiendo, otra puede notar signos físicos, como un corazón acelerado e identificar que se siente enojada o asustada.

La alexitimia se asocia con muchos resultados negativos como el suicidio y las autolesiones. En parte, esto puede deberse a que las personas que no pueden identificar o expresar sus emociones, tienen dificultades para calmarse a sí mismas o para obtener el apoyo de los demás.

Para ver si la alexitimia puede contribuir a los trastornos alimentarios en el autismo, analizamos los síntomas de los trastornos alimentarios y los rasgos autistas en la población general. El autismo es una condición de espectro, por lo que todo el mundo tiene algún nivel de rasgos autistas, pero no significa que todo el mundo sea realmente autista. Sin embargo, estos rasgos pueden decirnos algo sobre la naturaleza del autismo en sí mismo.

En dos experimentos con 421 participantes, encontramos que niveles más altos de rasgos autistas se correlacionaban con niveles más altos de síntomas de desórdenes alimenticios. También encontramos que niveles más altos de alexitimia explicaban total o parcialmente esta relación. Nuestros resultados sugieren que tener niveles más altos de rasgos autistas, junto con dificultades para identificar y describir las emociones, puede hacer que estas personas sean más vulnerables a desarrollar síntomas de trastornos alimentarios.

Curiosamente, encontramos diferencias entre los participantes masculinos y femeninos. Mientras que la alexitimia estaba relacionada con los síntomas de los trastornos alimentarios en las mujeres, no había vínculos entre la alexitimia y los síntomas de los trastornos alimentarios en los hombres. Sin embargo, como el grupo masculino era pequeño, no podíamos estar seguros de que estos hallazgos se mantuvieran en una muestra mayor.

Próximos pasos

Esta investigación no puede demostrar de manera concluyente que la alexitimia cause síntomas de trastornos de la alimentación en personas con rasgos autistas, o incluso en personas autistas. Puede ser que las relaciones funcionen al revés, y que los síntomas de los trastornos alimentarios den lugar a la alexitimia y a los rasgos autistas.

Sin embargo, los relatos en primera persona de las personas autistas, concuerdan con la idea de que la alexitimia puede desempeñar un papel en sus trastornos alimentarios. Una participante incluso describió cómo la restricción de su ingesta calórica reducía las sensaciones internas que, desconocidas para ella, ya que era incapaz de identificarlas, le causaban mucha ansiedad.

Si se apoyan en investigaciones ulteriores, estos resultados tienen posibles consecuencias para el tratamiento. Los médicos ya saben que las terapias deben adaptarse de manera diferente a los pacientes autistas y no autistas, pero sigue siendo incierto cuál es la mejor manera de hacerlo. Investigaciones preliminares como este estudio, pueden ofrecer algunas pistas al destacar la alexitimia como un objetivo potencial. La alexitimia no es abordada actualmente por los médicos ni en las personas autistas ni en las que padecen trastornos alimentarios.

Como hay muchos resultados negativos asociados con el hecho de ser autista, como las altas tasas de suicidio y el mayor riesgo de trastornos alimentarios, será importante explorar en qué medida la alexitimia, y no el autismo en sí mismo, contribuye a estos resultados negativos. Las intervenciones focalizadas para tratar la alexitimia podrían reducir estos riesgos.

The conversation

Esta historia apareció originalmente en “La Conversación”. Ha sido ligeramente modificada para reflejar el estilo de Spectrum.

TAGS: ansiedad, autismo, depresión, procesamiento de emociones, género

95 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Buzón de preferencias

Al suscribirte estás aceptando nuestra política de privacidad

Al rellenar formularios estás aceptando nuestra política de privacidad

  • Instagram
  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com