https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
 

El canto de los pájaros, una pista sobre el autismo


Ilustración de Cinyee Chiu



POR SARAH DEWEERDT

Fuente: Spectrum | 08/09/2021

Fotografía: Autism Spectrum



Las dificultades de comunicación y lenguaje que se observan en las personas con autismo son difíciles de estudiar en los animales, por razones obvias.


Las dificultades de comunicación y lenguaje que se observan en las personas con autismo son difíciles de estudiar en los animales, por razones obvias. Pero los científicos han observado paralelismos entre el habla humana y el canto de algunas aves. Los jóvenes pinzones cebra (Taeniopygia guttata) aprenden a cantar escuchando e imitando a los adultos, igual que los niños aprenden a hablar. Tanto en los pájaros cantores como en los niños pequeños, este aprendizaje tiene lugar durante un "periodo crítico" en las primeras etapas del desarrollo y en él intervienen circuitos neuronales análogos. Debido a estas similitudes, los pájaros cantores, como los pinzones cebra, se han convertido en importantes modelos para el estudio del aprendizaje del lenguaje en el autismo.


En las últimas décadas, los científicos han desarrollado un conocimiento detallado de los circuitos del canto en las aves, dice Todd Roberts, profesor asociado de neurociencia en el Centro Médico del Suroeste de la Universidad de Texas en Dallas. Este bagaje "nos da una base realmente buena" para evaluar la función de los genes relacionados con el autismo que podrían desempeñar un papel en el lenguaje, dice: Los científicos saben dónde buscar en los cerebros de las aves cantoras los efectos de determinados genes.


Muchas de las regiones del cerebro humano que regulan el habla muestran perfiles de expresión genética similares a los de las regiones de las aves relacionadas con el canto. Hace aproximadamente una década, los investigadores empezaron a documentar cómo algunos genes relacionados con el autismo, como el CNTNAP2, se expresan en altos niveles en las regiones cerebrales de los pájaros cantores, lo que sugiere que estos genes desempeñan un papel en la capacidad de las aves para cantar. Desde entonces, han rastreado cómo cambia la expresión de ciertos genes relacionados con el autismo durante el proceso de aprendizaje del canto. Cuando los jóvenes pinzones cebra cantan, el nivel de una proteína relacionada con el autismo, llamada reelina, aumenta en una región relacionada con el canto llamada Área X. También lo hace la cantidad de la forma activada de una proteína llamada DAB1, que también está relacionada con el autismo. Así pues, estos genes pueden estar implicados no sólo en el canto de los pájaros, sino en el aprendizaje del canto, y quizá también en el aprendizaje del lenguaje en las personas.


En los últimos cinco años, los investigadores han alterado la expresión de varios genes relacionados con el autismo en los cerebros de los pinzones cebra para evaluar su papel en el aprendizaje del canto. Han descubierto que la reducción de la producción de CNTNAP2 en áreas clave del cerebro de los pinzones cebra jóvenes perjudica la capacidad de las aves para aprender las canciones de sus padres. Han suprimido la expresión de FOXP1 o FOXP2, genes relacionados con el autismo e implicados en el lenguaje de las personas, en los ganglios basales de los pájaros y han descubierto que esto también impide el aprendizaje de canciones. Y un estudio publicado a principios de este año sugería que la reducción de la producción de FOXP1 en una región del canto denominada HVC impide a las aves jóvenes aprender nuevas canciones, aunque pueden seguir practicando y perfeccionando las que ya conocen, lo que apunta a un papel de este gen en un aspecto específico del proceso de aprendizaje del canto.


El canto de las aves no es un análogo perfecto del lenguaje. El canto de un pinzón cebra es una única secuencia repetida, más simple que el rico tapiz del habla humana. "Nosotros podemos recombinar estos sonidos para que tengan muchos significados diferentes, mientras que en el caso del pájaro el significado es simplemente: 'Oye, me gustaría ser tu pareja'", dice Caitlin Aamodt, investigadora postdoctoral que trabaja con Eric Courchesne y Nathan Lewis en la Universidad de California en San Diego.


Pero las similitudes son lo suficientemente fuertes como para que los pájaros cantores puedan ayudar a los investigadores a entender las dificultades del lenguaje en el autismo y proporcionar pistas para mejorar el aprendizaje del lenguaje en los individuos autistas. Los pájaros podrían incluso proporcionar una plataforma para probar tratamientos diseñados para reforzar las habilidades lingüísticas. "Uno de los objetivos finales sería entender en qué etapas del desarrollo hay que intervenir y con qué intensidad o duración tienen que ser esas intervenciones", dice Roberts.


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/BCCO9981




150 visualizaciones0 comentarios