El circuito cerebral que hace gratificante la vida social estaría alterado en el autismo

Actualizado: may 23


Señales sociales: las neuronas de la amígdala envían información sobre la recompensa social a las células del hipotálamo.



POR ANGIE VOYLES ASKHAM

Fuente: Spectrum | 30/04/2021

Fotografía: Spectrum



Un circuito cerebral que conecta la amígdala con el hipotálamo es esencial para obtener placer de las interacciones sociales, según un nuevo estudio en ratones. Las alteraciones de este circuito pueden ayudar a explicar por qué los autistas tienden a tener menos motivación social que sus compañeros no autistas.


La liberación del neurotransmisor dopamina en el cuerpo estriado provoca las sensaciones gratificantes que provienen de estímulos como la comida o el sexo, según investigaciones anteriores. Pero no estaba claro si toda la recompensa social se procesa en ese mismo circuito, o si se produce en un área cerebral separada que luego se conecta con el cuerpo estriado, el centro de recompensa del cerebro, dice el investigador principal Weizhe Hong, profesor asociado de neurobiología y química biológica de la Universidad de California en Los Ángeles.


Hong y sus colegas entrenaron a ratones en una prueba social y luego alteraron la actividad en la amígdala medial de los animales, que se ha relacionado con la regulación de los comportamientos sociales. El equipo descubrió que las células de esta zona transmiten información sobre la recompensa social al área preóptica medial del hipotálamo. Y la activación de este circuito provoca la liberación de dopamina en el estriado.


"Esto llena un vacío que existía" en el campo, dice Jessica Walsh, profesora asistente de farmacología en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, que no participó en el estudio.



Regiones de recompensa


Hong y sus colegas desplegaron una nueva prueba social, colocando un ratón en un lado de una caja de dos cámaras que tiene dos pequeños agujeros. Cuando el animal mete la nariz en uno de los agujeros, se abre una puerta a la otra cámara, que revela a otro ratón con el que puede interactuar durante siete segundos. Si un ratón mete la nariz en el otro agujero, la puerta permanece cerrada.


Hong y sus colegas descubrieron que, al cabo de una semana, los ratones muestran una marcada preferencia por asomar la nariz en el agujero social en vez de en el no social. Sin embargo, si no hay un compañero detrás de la puerta, los ratones no desarrollan esa preferencia, lo que sugiere que el deseo de interacción social impulsa el comportamiento.


Los ratones con daños en la amígdala medial tampoco desarrollaron una preferencia por el agujero social. Y los ratones que habían sido entrenados en la tarea dejaron de preferir el agujero social después de que los investigadores silenciaran selectivamente las neuronas inhibidoras de la amígdala medial. La activación de estas células, por el contrario, hizo que los ratones desarrollaran una preferencia por el agujero social, incluso cuando el segundo ratón no estaba detrás de la puerta. El trabajo se ha publicado este mes en Nature Neuroscience.


Los investigadores también inyectaron un virus fluorescente que detectaba la dopamina en el núcleo accumbens de los animales, una región del cuerpo estriado previamente relacionada con el procesamiento de las recompensas sociales.


El equipo descubrió que la activación de las células de la amígdala medial provocaba la liberación de dopamina en el núcleo accumbens. Midieron la fluorescencia viral en tiempo real insertando un cable de fibra óptica en la región. Y los ratones sometidos a la prueba de comportamiento social mostraron un torrente de dopamina en su núcleo accumbens cuando pincharon el agujero social e interactuaron con otro ratón.


La activación del circuito de recompensa social en situaciones que los ratones suelen evitar, como cuando se aventuran en espacios abiertos o en los brazos descubiertos de un laberinto, motivó a los animales a buscar esas experiencias que de otro modo serían negativas.


Estos hallazgos subrayan lo gratificantes que pueden ser las interacciones sociales, afirma Hong: "Probablemente son más gratificantes de lo que pensábamos antes".



Circuito cerrado


Si la activación de este circuito puede amortiguar las experiencias desagradables y aumentar la motivación social, puede ser un objetivo terapéutico potencial para los autistas, dice Matthew Anderson, profesor asociado de patología en la Facultad de Medicina de Harvard, que no participó en el trabajo.


Pero otros instan a la cautela. Los investigadores interpretan que la activación del circuito imita la recompensa social, pero los experimentos no son concluyentes, dice Walsh. Antes de que el circuito pueda ser un objetivo de tratamiento, sería importante determinar si su activación sólo mejora la sociabilidad o la motivación social, o si también podría contribuir a la adicción.


Incluso si no conduce a un tratamiento, el trabajo "refuerza la importancia de estudiar estos circuitos subcorticales como los sitios potenciales donde los mecanismos genéticos y no genéticos" resultan en la motivación social atípica para las personas autistas, dice Anderson.


Por ahora, sin embargo, Hong y sus colegas quieren entender mejor cómo las señales del área preóptica medial terminan activando la liberación de dopamina en el núcleo accumbens.


"Realmente queremos unir los circuitos para tener una clara comprensión de lo que está pasando", dice.


https://www.spectrumnews.org/news/brain-circuit-makes-social-interactions-rewarding-may-be-altered-in-autism/

Entradas Recientes

Ver todo