https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
 

El desarrollo de la amígdala diverge en la ansiedad específica del autismo


Una bifurcación en el camino: Las amígdalas de los niños autistas con una forma de ansiedad específica del autismo y las de los niños con una ansiedad más tradicional siguen caminos de desarrollo divergentes./Cortesía de Derek Andrews



POR LAURA DATTARO

Fuente: Spectrum | 24/02/2022

Fotografía: Autism Spectrum



La amígdala se desarrolla de forma diferente en los niños autistas con ansiedad que en los que no la padecen o en los no autistas


La amígdala -que interviene en el procesamiento del miedo y las emociones y comprende una pequeña región en cada hemisferio cerebral- se desarrolla de forma diferente en los niños autistas con ansiedad que en los que no la padecen o en los no autistas, según un nuevo estudio. Pero las diferencias exactas en la formación de la amígdala dependen del tipo de ansiedad que experimente el niño.


Muchas personas con autismo tienen ansiedad: más de dos tercios, según algunas estimaciones. Algunos investigadores proponen que puede existir una forma de ansiedad específica del autismo junto con los tipos definidos en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM) o en su lugar. La ansiedad específica del autismo puede consistir en el miedo a perder el acceso a un interés especial, por ejemplo, o en la preocupación por las posibles interrupciones de una rutina.


Los autistas con esta forma de ansiedad tienden a tener amígdalas inusualmente pequeñas, según informaron los investigadores en la reunión anual de 2021 de la Sociedad Internacional para la Investigación del Autismo. Para el nuevo trabajo, el mismo equipo excluyó a los participantes con trastorno obsesivo-compulsivo de su muestra original, revelando una nueva tendencia de amígdalas grandes en niños autistas con la llamada 'ansiedad DSM'.


"Es realmente un misterio" por qué la amígdala mostraría tendencias de desarrollo opuestas en las dos formas de ansiedad, dice el investigador principal David Amaral, distinguido profesor de psiquiatría y ciencias del comportamiento en la Universidad de California, Davis MIND Institute. "Lo que me encantaría saber es lo que realmente ocurre a nivel neuronal".


Amaral y sus colegas plantean la hipótesis de que una variable aún no descubierta impulsa tanto la ansiedad específica del autismo como el menor tamaño de la amígdala, lo que podría definir un subtipo de autismo.


"Se trata de un estudio precioso y muy emocionante", dice Kevin Pelphrey, profesor de neurología de la Universidad de Virginia en Charlottesville, que no participó en el trabajo. "Es una buena prueba de una forma de ansiedad específica del autismo".


Amaral y sus colegas escanearon los cerebros de 71 niños autistas y 55 no autistas en hasta cuatro momentos, desde los 3 a los 11 años aproximadamente. En el último momento, también evaluaron los niveles de ansiedad de los niños mediante una herramienta específica para el autismo que ellos mismos desarrollaron: el Anxiety Disorders Interview Schedule-IV with the Autism Spectrum Addendum.


Entre los niños con autismo, 43 -más del 60 por ciento- cumplían los umbrales clínicos de ansiedad: 28 para la ansiedad específica del autismo, 32 para la ansiedad DSM y 16 para ambas. Ninguno de los niños no autistas tenía ansiedad.


Tanto en el primer como en el último momento, los niños autistas con ansiedad DSM tenían la amígdala derecha agrandada, en comparación con sus compañeros no autistas, pero por lo demás mostraban un crecimiento típico de la amígdala a lo largo del tiempo. Los niños autistas con ansiedad específica del autismo, sin embargo, tuvieron un desarrollo más lento de la amígdala derecha que todos los demás niños, lo que resultó en una amígdala más pequeña en el último escaneo.


Los cocientes de inteligencia de los participantes autistas oscilaban entre 25 y 170, y 32 de ellos entraban en el rango de la discapacidad intelectual; 33 participantes autistas tenían poco o ningún lenguaje en su primera evaluación. Pero ni el cociente de inteligencia ni los rasgos del autismo podían explicar las diferencias cerebrales, según los investigadores.


Los resultados se publicaron en Biological Psychiatry el 2 de febrero.


"Es algo sorprendente que veamos un menor volumen de la amígdala", dice Derek Andrews, investigador postdoctoral en el laboratorio de Amaral. "Esto es una especie de punto de partida".


La ansiedad específica del autismo podría estar asociada al estrés social, dice Emma Duerden, profesora adjunta de psicología aplicada en la Universidad Occidental de Ontario (Canadá), que no participó en el trabajo pero ha estudiado la amígdala y la ansiedad en el autismo. Si ese fuera el caso, un sistema de estrés excesivamente activado en el cerebro podría tener efectos posteriores en la amígdala y en las regiones cerebrales implicadas en la emoción, el aprendizaje y la memoria, dice.


"Es muy complejo", dice Duerden. "Es muy importante y hay que seguir estudiándolo".


El enfoque del equipo también podría ayudar a desentrañar los resultados contradictorios del pasado sobre la ansiedad y el tamaño de la amígdala en las personas con autismo, dice.


"Realmente necesitamos empezar a entender mejor estas asociaciones", dice Duerden. "Los métodos de los investigadores, en los que fueron capaces de separar muy elocuentemente la ansiedad de la ansiedad específica del autismo, es realmente un primer paso en la dirección correcta".


Los resultados sugieren que las diferentes formas de ansiedad podrían diagnosticarse no sólo por los miedos particulares de una persona -como la ansiedad social o la fobia- sino también por los patrones de desarrollo del cerebro, dice Pelphrey. Esos datos podrían ayudar a los investigadores a desarrollar tratamientos más informados para la ansiedad.


"Entender por qué existen estos subgrupos a nivel de circuito neuronal es un paso importante en el camino hacia la medicina de precisión para el autismo", escribió en un correo electrónico a Spectrum.


Los investigadores dicen que tienen previsto añadir más niñas a la cohorte para comprender mejor las diferencias de sexo, así como los niños autistas con cerebros inusualmente grandes. También esperan hacer predicciones en una etapa más temprana de la vida sobre qué niños padecerán ansiedad, dice Amaral.


"Estamos haciendo todo esto para poder reducir la ansiedad", dice Amaral. "Esto es como una primera etapa de un proyecto a mucho más largo plazo que tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de las personas con autismo".


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/MXLX5317


https://www.spectrumnews.org/news/amygdala-development-diverges-in-autism-specific-anxiety/?utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=4ccc2f6a59-EMAIL_CAMPAIGN_2022_02_23_08_16&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-4ccc2f6a59-169086874





135 visualizaciones0 comentarios