El dolor hace que las mujeres y las niñas autistas no vayan al trabajo ni a la escuela