El ghosting, la técnica narcisista más común del mundo (I)




POR JUAN FRANCISCO RODRÍGUEZ PÉREZ

Fuente: Autismo en vivo / 10/11/2020, Madrid, España

Fotografía: Pixabay

El ghosting es hoy en día una de las técnicas narcisistas más común del mundo. Si bien es cierto que puede hacerse notar en el colectivo TEA, nadie se libra de esta técnica tan cobarde, inmadura, vacía y superficial por parte de estos seres tóxicos…

Introducción

Antes, lo que es el ghosting o, mejor dicho, hacer el vacío, se daba en muy pocas ocasiones… o así al menos de forma visible. Sin embargo, con el tiempo, especialmente con la importancia que ha tenido las redes sociales en la sociedad, la dichosa técnica del ghosting se ha vuelto tan común que, de una forma u otra, ha formado parte de la sociedad.

Sin embargo, antes de hablar de ghosting, hay que hablar de los orígenes de aquellos niños que se transformarán en uno de los perfiles más perversos jamás vistas en la faz de la humanidad. Tales seres de carácter despiadados, generalmente llamadas narcisistas, son las principales causantes de propagar la normalización del ghosting, tal y como si lo único que importase en el fondo es llenar un vacío que ellos tienen en su interior. Por ese mismo motivo, es muy importante conocer lo que es el origen de estos seres para así poder comprender la naturaleza del propio ghosting, una naturaleza que ayudará a muchos TEA que han sido abusados a librarse de las heridas emocionales que causan aquellas personas que lo practican.

El origen del ghosting, la herida emocional del narcisista

Lo primero que hay que saber del ghosting es que, como el título indica, se trata de una técnica narcisista (Sí, se la considera narcisista, guste o no, luego daré los motivos de ello) que consiste en abandonar una relación sin explicaciones de ningún tipo hacia la otra persona, tratándola como un fantasma desde ese momento, cosa de la que ahí viene su nombre. Aunque se trate de algo muy simple que se puede hacer de un chasquido, es considerado como una técnica de manipulación cruel y despiadada ya que, por un lado, la víctima que lo sufre puede tener consecuencias muy devastadoras en lo que respecta a abrir las heridas emocionales del abandono, la traición, el rechazo, la humillación y el de la injusticia. Pero, por otro lado, en el caso de la otra persona, el hacerlo le puede ocasionar tanto una forma de demostrar su poder tal y como las personas fuesen meros objetos, siendo esta actitud muy habitual tanto en narcisistas como en sociópatas y psicópatas como una forma de huir de forma cobarde de una reacción agresiva por parte de la otra persona.

Sin embargo, quienes primero lo sufren no son ni los TEA ni los propios neurotípicos, por mucho pueda sorprender a los TEA que hayan sido abusados mediante el ghosting. Son los propios narcisistas, los primeros en recibirlo. Y sí, existen padres tan crueles y tan despiadados que, al dar a luz a un hijo, en lugar de cuidarlo, sencillamente devastan su propia felicidad y su propio yo para así convertirlo en un reflejo de lo que esos mismos padres son, seres vacíos, superficiales, sin sentimientos, sin emociones y sin conciencia.

Como hablé hace tiempo en el Manual de reconocimiento del depredador emocional para un TEA dentro de esta página, especialmente en la primera parte, los narcisistas son depredadores emocionales en el cual, ellos obtienen esa condición de ser esos depredadores intraespecie de carácter peligroso debido a una gran herida emocional que ellos tienen. ¿Y cómo es esa herida? Pues de dos formas, que son las siguientes:

1. Ausentando toda clase de límites emocionales para evitar que estos críos se puedan convertir en verdaderos delincuentes, pudiendo llegar al extremo de ser delincuentes, pero… a su vez, dichos padres solo les dan bienes materiales, pensando que de por ello hay una conexión emocional cuando emplean en todo momento esos bienes materiales para así poder acallar lo que es en sí emociones como lo es el enfado o la tristeza.

2. Pero, por otro lado, y siendo esto ya muy incómodo, que la propia persona en cuestión se haya visto expuesto a una constante hipercrítica por parte de sus padres exigiéndoles la grandiosidad de la perfección sin darles ese apoyo emocional, para así hacer ver que, nada de lo que pase, nada, va a hacer que ellos cambien, empleando su posición de ser padre para desahogarlo en su hijo para así hacer ver al propio crío que las relaciones se basan en una relación de amo-esclavo. Esto es, efectivamente, un maltrato emocional del que realmente muy pocos se imaginan.


Por mucho que pueda doler a todos los seres humanos del planeta tierra la existencia de seres tan malignos como lo son los narcisistas, especialmente para los TEA que han sido abusados por estos seres carente de empatía, aquí no se trata de que se deba dar una segunda oportunidad a estos mismos narcisistas. Tampoco se trata de perdonar a ellos por lo que hicieron, o no al menos tal y como muchas de las personas consideran lo que es el perdón en sí. Se trata de hacer ver que, de una persona que, nunca ha tenido el amor incondicional de sus progenitores, sintiéndose en el 95% de los casos abandonados por ellos mismos, que él mismo lo busca en los demás creyendo que este lo va a tener, haciendo que la vida de los propios narcisistas sea de una condenado al más absoluto de los fracasos.

Por ese mismo motivo, ellos proyectan en los demás las propias heridas emocionales que ellos tienen en su interior, creyendo de esta forma que pueden librarse de todos los males que les han causado, como si la culpa fuera de los demás y no de sus propios progenitores. Entre esas heridas emocionales que tienen los propios narcisistas reside en la del abandono y la del rechazo, siendo especialmente, junto con la de la traición, la humillación y la injusticia, elementos claves para así formar la mezquina, pero a su vez dolorosa técnica del ghosting.

Lo que ha ocurrido después como para que el ghosting se haya convertido en un elemento tan común en la sociedad actual

Lo primero que hay que tener en consideración es que, sin la intervención de las redes sociales y/o de lo que es la propia Internet, a pesar de que lo que es el ghosting o hacer el vacío habría estado presente en la faz de la humanidad, habría sido muy raro de producirse.

Pues no es igual tener acceso apenas a unos 20, 30 o incluso 50 contactos, pudiendo incluirse los que se forman de forma exclusiva en el entorno laboral y/o escolar, hablando ya a nivel social, que tener a miles de millones de personas en el cual, una misma persona, si se cansa de una, puede decidir bloquearla de todas sus redes sociales sin tener que dar ninguna explicación para así reemplazar ese contacto descartado por otra persona. Puede ser cruel, bastante cruel. Sin embargo, la realidad ha demostrado que una persona, cuando hace el vacío a alguien en un entorno muy pequeño, como lo es el de un pueblo, pero esa misma persona de la que es víctima de abuso emocional por parte de un narcisista, sociópata o psicópata, las otras personas verán a la otra persona como alguien cruel y despiadado en el cual, realmente muy pocas personas se acercarían a él. Si bien es cierto que puede existir el escenario de que, incluso no habiendo Internet, se le haga el vacío en base a manipular a todo su entorno para así empoderarse. Sin embargo, aunque en algunos casos puede funcionar, esto siempre se daría algo así, y menos en un entorno pequeño. En cambio, en la red, el poder que puede tener un narcisista es tan inmenso que, de un solo clic, puede decidir sin pensárselo dos veces destruir la vida de alguien para así poder alimentarse de su sufrimiento y de su humillación, siempre con el propósito de huir de ese vacío emocional que ellos tienen, considerándolo justicia más que maldad.

Como consecuencia de todo esto, especialmente en los inicios de las redes sociales, se ha considerado el ghosting como una forma bastante “aceptada” en lo que respecta a dejar a los demás debido a que la sociedad se ha aclimatado a las necesidades más perversas y crueles de todas las personas consideradas como depredadores emocionales. Esto no solo es muy peligroso para las personas autistas, quienes precisan de la empatía de los demás para poder aclimatarse en la sociedad. También es peligroso para el resto de las personas, haciendo que estas personas consideren el punto de vista de los narcisistas, sociópatas y psicópatas como la normalización de la sociedad, una normalización en el cual, apremia el abuso, el poder y las ganas de destruir al otro para así potenciar un ego que de por sí está inflado.

Además, no hay que olvidar que, en ciertos sitios web, como las webs de citas, incluyendo la influencia de Instagram para ligar por parte de los consumidores natos de las redes sociales, las personas tienen unos riesgos bastante altos de toparse con depredadores emocionales en sus vidas. Personas en el cual, al principio son seducidas por estos personajes a modo de hincharles de adrenalina para así poder tener la sensación de tener en sus propias manos al amor de su vida, y… por ende, creen tener un futuro digno… hasta que es demasiado tarde y, tales personas han sido víctimas de una técnica de ghosting muy despiadada, haciendo que estas mismas personas, por ende, piensen que abandonar a las personas de esa forma sea tan normal que incluso esas mismas personas lo “aceptan” para así poder huir de las cosas que ellos temen. ¿Y qué es lo que ellos temen? Pues las hipercríticas que los destrozan por parte de la otra persona, teniendo como consecuencia adicional que se tenga una generación de gente decadente, débil y frágil, haciendo de ello la famosa gala de “La generación de cristal”.

Lo que debe saber un TEA de cómo ha afectado el ghosting en la sociedad

Lo primero que un TEA debe saber es, si él se imagina la sociedad como de una hostil, cruel y despiadada por el abuso emocional que este ha recibido, en mi caso puede decir que su opinión sobre la sociedad, en ese aspecto, es válida debido a que una sociedad que aclimate a narcisistas perversos, sociópatas y psicópatas es una sociedad que claramente incita a la hostilidad y a la violación de los derechos de los demás en base a un libertinaje sin control alguno que ellos ansían al considerar los límites como aberraciones a sus “derechos” (Cosa de la que se traduce en tener un libertinaje desenfrenado y salvaje). Sin embargo, por otro lado, la verdadera respuesta a esa cuestión es la siguiente, y es que… estamos ante una sociedad en el que el hedonismo, la búsqueda de la perfección absoluta y la impulsividad por huir de los miedos y del dolor se han convertido en elementos estándares para la sociedad. Estos elementos se adaptan perfectamente a las necesidades de los depredadores emocionales debido a que son personas decadentes, débiles y frágiles en el sentido de que, para ellos, la hipercrítica los hace estallar de ira, el no tener la aprobación les hace resonar el vacío emocional que ellos tienen y el cometer un error les hace entrar en un pánico que les fuerza a tener un contacto consigo mismos, cosa de la que huyen en gran medida debido a que, si hay algo que odian por encima de todo es ver sus debilidades y vulnerabilidades, provocando en ellos mismos que quieran imponer su visión en la realidad para así intentar hacer de una mentira una verdad…

Pero esto no es excusa para que los TEA que hayan sido abusados, tan solo por el hecho de que ellos se sientan de que yo mismo les doy la razón en este texto, se dediquen a victimizarse y a aferrarse en el dolor y en el sufrimiento que aún tienen en sus corazones debido a que nadie ha sido capaz de ver la realidad de lo que implica el abuso narcisista y/o psicopático. Y por si alguno se pregunta, sí, el ghosting es considerado abuso narcisista debido a que el ghosting se trata de un rasgo narcisista que implica verse superior hacia la otra persona, teniendo el “derecho” de descartarla de la forma más cruel y despiadada que este mismo considere oportuno para así “reponer” la herida del orgullo que le ha implicado estar con la otra persona.

Así pues, por mucho de que el TEA que haya sido abusado pueda sentir que yo estoy teniendo empatía con él, no puede aferrarse al hecho de que yo tenga empatía ya que, como comenté antes, una cosa es tener empatía con la situación y otra cosa muy distinta es confundirlo con la dependencia emocional, algo de lo que hablé en otro artículo, haciendo que los TEA que han sido abusados puedan tener verdaderas dificultades en verse a sí mismos creyendo que con la sanación de parte de los demás pueden conseguir su conexión con el mundo cuando eso no funciona así, o no al menos cuando se trata de llevar a cabo el proceso de recuperación.

Evidentemente, aunque esto es algo de lo que yo hablaré en el siguiente apartado, todas las personas que se dedican a hacer ghosting son personas que, ni merecen la pena, y ni merecerán nunca la pena estar con ellas. Cosa de la que esto lo escribo debido a que puedan existir de TEAs que hayan sido abusados que estén pendientes de buscar un contacto social tal y como si estuvieran buscando un oásis en el desierto, pero que su gran desconfianza hacia los demás (Lo que sería en otras palabras una posible fobia social causada por estos depredadores) los hace vivir en un trauma constante y persistente que alimenta a estos depredadores emocionales, ya sea de forma directa o indirecta.

Que haya cada vez más personas que tengan tendencias narcisistas debido a la aclimatación que se está dando por parte de estos vampiros es evidente. Que cada vez haya más personas que acepten esas tendencias narcisistas como algo que hace “quedar bien” a los demás es algo más que evidente. Que haya cada vez más personas que abracen la búsqueda de la perfección absoluta a causa de huir del dolor, del sufrimiento y de los errores como si fuera una maldición que carcome la sociedad es evidente. Que haya cada vez más personas que consideren que, dentro de las relaciones, tiene que haber un chute de adrenalina emocional para “demostrar amor” de una forma más “sincera” y “pura” es evidente.

Pero esto no es lo que tiene que hacer un TEA. Me explico, aunque el TEA pueda tener toda la razón del mundo al enseñar, por ejemplo, para dar un ejemplo, este documento explicado por mí en el sentido de que se tiene una sociedad hedonista, perfeccionista, e impulsiva como “virtudes”, pero que sus mayores defectos están en la decadencia, la debilidad y la fragilidad por motivos más que evidentes, lo que nunca tiene que hacer un TEA es, victimizarse constantemente por el abuso emocional sufrido por estas personas vacías y superficiales, y tampoco adaptarse a los intereses de personas perversas y malignas como lo son los propios narcisistas, no. Esto no es lo que tiene que hacer un TEA.

Lo que tiene que saber un TEA, aunque ya lo explicaré en otro documento sobre las personas que se dedican a ghostear a los demás, es que, detrás de todo este ghosting que hacen esas mismas personas, hay un vacío y un sentimiento de la superficialidad tan profundos que, ellos, ni se quieren ver, y ni tampoco quieren dar explicaciones dado el propio vacío que ellos tienen. Eso realmente no son personas que merezcan la pena, pues ninguna persona que sea medianamente normal sería capaz de llevar a cabo algo tan cruel como lo es el ghosting. Sí, es cierto que existen personas que, sin tener un trastorno de la personalidad (O, mejor dicho, un desorden de la personalidad), pueden hacerlo sin ningún problema, siendo cada vez más común toparse con personas que tengan tendencias narcisistas y/o psicopáticas, desde el grado más leve hasta el más grave de todos. Pero aquí no se viene a de si una persona medianamente normal tiene tendencias o rasgos narcisistas, sociópatas o psicopáticos. Aquí se viene a hablar de que un TEA, lo único que tiene que hacer es:

· Buscar el amor en uno mismo como elemento principal en la vida, y no en los demás.

· Buscar la forma de marcar límites a los demás.

· Buscar, si hay dependencia emocional por causa del ghosting, buscar ayuda profesional para salir de esas heridas emocionales provocadas por el propio ghosting.

· Buscar a gente de confianza que le brinde seguridad.

· Buscar un entorno donde este pueda sentirse en total libertad.

· Buscar un lugar donde los juicios por ser TEA estén exentos.

Si bien es cierto que muchos TEA que han sido abusados pueden tener verdaderos problemas para cumplir estos objetivos por causa del abuso emocional que estos han sufrido de por vida, lo que pueda requerir de verdaderos especialistas en el tema para así poder salir de esas heridas emocionales, pudiendo, en algunos casos, requerir de un tiempo mayor del habitual por causa del abuso al que fueron expuestos en sus vidas. No obstante, en algún momento de sus vidas, deberán dar el paso para poder reconstruir su estructura de la vida, y, por ende, salir de esos metaprogramas del abuso para así poder tener una calidad de vida mayor. Si hace falta ayuda de alguien, pues con ayuda de esa persona que sea de fiar para ellos, pero siempre tienen que dar el paso por sí mismos para así poder salir de la dependencia emocional producida por el abuso emocional. Una dependencia emocional en el cual, es producto de una injusticia que no se pudo resolver, y… por ende, busca en los demás la sanación de esa injusticia para así volver a lo que era antes.

Pero eso es una empresa en el cual, además de que es muy improbable de que eso surja de verdad, aún de haber tenido la muy buena suerte de haber una empresa que le produjera ese éxito, no valdría para nada. Y cuando digo no valdría para nada es porqué esa misma persona, aunque pueda sentirse bien en base a esa sanación, al no saber poner los límites ni tampoco conocer los metaprogramas del abuso que tiene implementados, volverá a caer en esas garras del abuso una vez más, pudiendo tener la posibilidad de sufrir consecuencias más devastadoras que la otra vez.

Por ese mismo motivo, el TEA que ha sido abusado debe ser capaz de verse a sí mismo si quiere encontrar la iluminación dentro del proceso de la recuperación del abuso emocional para ser, ya no solo más fuerte. También más sabio y más precavido, sabiendo poner límites a todo lo que se ponga por delante para así poder tener una mejor calidad de vida.


En conclusión

El ghosting, o… mejor dicho, hacer el vacío, forma parte de un plan de aclimatar a la sociedad por parte de estos depredadores emocionales, siendo esto muy especial por parte de los narcisistas, siempre con el propósito de que estos puedan obtener el combustible o suplemento narcisista en base a causar reacciones emocionales en los demás, siendo las más asequibles y deliciosas las reacciones emocionales negativas.

Sin embargo, un TEA no es de alguien que necesite emocionalmente de los demás para vivir una vida normal y corriente. Si un TEA es un dependiente emocional, no es porqué su naturaleza sea esa, es porqué un depredador emocional se ha encargado personalmente de destruirlo a nivel emocional para que luego, más adelante, cuando se muestre ante los demás, que el propio ser perverso que no tiene la más mínima empatía pueda proyectar sus miserias en el autismo con la justificación de todos los que le rodean, trayendo como consecuencias una mala visión del autismo por parte de estos seres malignos que odian la vulnerabilidad y la debilidad al buscar el perfeccionismo, la impulsividad y el hedonismo para cubrir todas esas vulnerabilidades que estos seres malignos tienen de forma interna, no reconociendo que son imperfectos.

Por supuesto, las personas de cualquier tipo que practican el ghosting, al final acabarán muchas veces con relaciones megatóxicas que los devastarán por dentro, y es incluso posible que un TEA se sorprenda de la clase de relaciones que puede llegar a tener un neurotípico al seguir los pasos de un perverso narcisista, un sociópata o un psicópata, especialmente si es altamente influenciable a nivel social.

Y esto es algo de lo que, tarde o temprano, se sabrá sobre el sino de esas personas que prefieren hacer caso a la fachada del yo grandioso de un depredador emocional, que de una persona sincera como lo suele ser un TEA.

Buzón de preferencias

Al suscribirte estás aceptando nuestra política de privacidad

Al rellenar formularios estás aceptando nuestra política de privacidad

  • Instagram
  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com