El lento crecimiento de la cabeza en el útero augura dificultades de desarrollo


Comienzo de la cabeza: el ritmo de crecimiento de la cabeza de un feto podría servir como indicador del desarrollo neurológico temprano. / Peter Dazeley / Getty Images



POR ANGIE VOYLES ASKHAM

Fuente: Spectrum | 09/04/2021

Fotografia: Peter Dazeley / Getty Images



El lento crecimiento de la cabeza del feto hacia el final del segundo trimestre predice un mal rendimiento en las pruebas de cognición, lenguaje y motricidad fina a los dos años, según un nuevo estudio internacional.


Cuando un niño presenta retrasos en su desarrollo, que son habituales en el autismo, "ya han ocurrido muchas otras cosas" que lo han puesto en esa situación, dice Hao Huang, profesor asociado de radiología de la Universidad de Pensilvania en Filadelfia, que no participó en el estudio.


Si los médicos pudieran predecir estos retrasos con antelación, podrían iniciar las intervenciones conductuales de forma temprana, durante el periodo en el que el cerebro del niño es más receptivo al tratamiento, afirma.


El nuevo estudio ofrece un paso hacia ese objetivo, al identificar un posible biomarcador de desarrollo atípico en ecografías rutinarias realizadas entre las 20 y 25 semanas de gestación. Los investigadores analizaron las ecografías -realizadas con más frecuencia de lo habitual durante 3.598 embarazos en seis centros internacionales- para medir cómo cambiaba el perímetro cefálico del feto a lo largo del tiempo.


"El cambio en el perímetro cefálico es un buen indicador del crecimiento, sobre todo del crecimiento del cerebro", afirma José Villar, investigador del estudio y profesor de medicina perinatal en la Universidad de Oxford (Reino Unido).


Villar y sus colegas descubrieron que el crecimiento de la cabeza del feto sigue uno de los cinco caminos. Cada una de ellas está asociada a un resultado diferente en las pruebas cognitivas y de comportamiento cuando el niño tiene dos años.


Una sola medida de crecimiento lento en una ecografía, dentro del rango estándar, no debería preocupar a los padres, dice Villar. Pero el estudio de esta ventana de 20 a 25 semanas puede ayudar a los investigadores a entender cómo el desarrollo prenatal da forma a los comportamientos posteriores, dice. "Las medidas tempranas tienen implicaciones en las consecuencias a largo plazo".



Vías prenatales


Las embarazadas del estudio vivían en Brasil, Kenia, Pakistán, Sudáfrica, Tailandia y el Reino Unido. Entraron en el estudio tras acudir a una de las clínicas del equipo para recibir atención prenatal y recibir su primera ecografía fetal antes de las 14 semanas de gestación.


En cada ecografía, un técnico medía el perímetro cefálico del feto con un método estándar. Las exploraciones posteriores tuvieron lugar aproximadamente cada cinco semanas, y la mayoría de las participantes se sometieron al menos a tres exploraciones. Los investigadores también hicieron un seguimiento de la edad de las mujeres, su nivel educativo, su historial de tabaquismo y otros datos demográficos.


El equipo evaluó el desarrollo de los niños a la edad de 2 años mediante una serie de pruebas: la Evaluación del Neurodesarrollo INTERGROWTH-21ST para la cognición, el lenguaje, el comportamiento y la motricidad fina y gruesa; la Lista de Comprobación del Comportamiento Infantil para los problemas de atención y la reactividad emocional; y las pruebas de Agudeza Visual y Sensibilidad al Contraste de Cardiff para la visión.


Villar y sus colegas también compararon las medidas de la cabeza del feto que recogieron con el estándar internacional para el desarrollo típico. Un análisis estadístico reveló que los fetos con crecimiento atípico se clasificaban en uno de los cuatro grupos.




Curvas de crecimiento: el cambio en el tamaño de la cabeza del feto se divide en cinco patrones de desarrollo, según el nuevo estudio.



El grupo de "vacilantes tempranos" mostró un crecimiento de la cabeza más lento de lo normal a las 20 semanas de gestación, y un crecimiento aún más lento durante el resto del embarazo. Por el contrario, el grupo de "crecimiento tardío" comenzó con un crecimiento más rápido que la media, pero se ralentizó drásticamente en el último trimestre. El grupo de "crecimiento medio tardío" creció rápidamente durante la mayor parte del embarazo, pero se ralentizó en el último trimestre. Y el grupo de "crecimiento acelerado" creció a un ritmo medio durante la mayor parte del embarazo, pero se aceleró en el tercer trimestre.


Los investigadores descubrieron que, en comparación con los niños que tenían un ritmo de crecimiento prenatal rápido o típico, los del grupo de "crecimiento acelerado" eran más propensos a tener dificultades cognitivas y de lenguaje a los dos años. Estos niños también eran más propensos a tener problemas de visión y poca motricidad fina.


En cambio, los niños con crecimiento medio acelerado o tardío tenían más probabilidades de tener una buena visión. También eran ligeramente más propensos a tener una capacidad lingüística superior a la media.


Los resultados se publicaron en marzo en Nature Medicine.



Impactos tempranos


Aunque los investigadores controlaron muchos factores que podrían explicar las diferencias en el desarrollo, como la salud materna, la educación y el estatus socioeconómico, no controlaron la ubicación geográfica, dice Tonya White, profesora asociada de psiquiatría infantil y adolescente en la Universidad Erasmus de Rotterdam (Países Bajos), que no participó en el estudio.


"¿Qué pasaría si se demostrara, por ejemplo, que las "vacilaciones tempranas" [de los fetos] están relacionadas con un sitio específico?", dice. Eso sugeriría que las diferencias en los resultados del desarrollo están realmente vinculadas a factores genéticos o ambientales más que a la tasa de crecimiento de la cabeza del feto per se.


El grupo ya había considerado la ubicación, dice Villar. "Cuando la salud, la nutrición y la atención médica son adecuadas" -como lo fueron para las mujeres del nuevo estudio- hay menos variabilidad entre lugares que dentro de un mismo lugar. En consecuencia, el control de la ubicación puede introducir errores en el análisis, dice.


Aun así, más información demográfica sobre las mujeres embarazadas ayudaría a confirmar si los investigadores están "comparando manzanas con manzanas en los diferentes grupos", dice White. Por ejemplo, señala, "¿qué significa la educación materna en Pakistán, en comparación con Oxford o Nairobi?".


La cuestión de qué puede hacer que un feto comience una trayectoria de desarrollo en lugar de otra también sigue sin respuesta, dice.


Es algo que Villar y sus colegas piensan investigar: Recogieron muestras de sangre de las madres y de los bebés al nacer y están evaluando si algún otro biomarcador en esas muestras podría explicar los patrones de crecimiento que observaron entre las 20 y 25 semanas de gestación.



TAGS: autismo, lenguaje, habilidades motoras, biomarcadores, embarazo



https://www.spectrumnews.org/news/slow-head-growth-in-utero-may-augur-developmental-difficulties/


62 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo