El mayor análisis genético del autismo hasta la fecha descubre más candidatos de alta confianza


La lista crece: La última iteración del mayor estudio genético sobre el autismo revela 255 genes que tienen vínculos con el autismo./ Cortesía de Patrick Landmann / Science Photo Library



POR LAURA DATTARO

Fuente: Spectrum | 06/05/2021

Fotografía: Cortesía de Patrick Landmann / Science Photo Library



El mayor estudio de datos genéticos de personas con autismo ha identificado 255 genes asociados a la condición autista.


Tras duplicar el tamaño de su muestra, el mayor estudio de datos genéticos de personas autistas ha identificado 255 genes asociados a la enfermedad, un aumento de más de 40 genes desde la actualización de 2019 de los investigadores; 71 de los genes superan un estricto listón estadístico que el equipo no había utilizado anteriormente. El nuevo análisis también añade datos de personas con retraso en el desarrollo o esquizofrenia y considera múltiples tipos de mutaciones.


"Es un paso adelante realmente significativo en lo que hacemos", afirma Kyle Satterstrom, biólogo computacional del laboratorio de Mark Daly en el Instituto Broad de Cambridge (Massachusetts). Satterstrom presentó los resultados de forma virtual el martes en la reunión anual de la Sociedad Internacional para la Investigación del Autismo de 2021.


Los análisis anteriores del equipo utilizaron datos del Consorcio de Secuenciación del Autismo, que inscribe a las familias a través de sus médicos. Los investigadores examinaron principalmente los datos genéticos para encontrar mutaciones raras, no heredadas, relacionadas con el autismo.


En el nuevo análisis, los investigadores añadieron datos de SPARK -una iniciativa que recoge información genética de personas autistas y sus familias- para duplicar el número de personas autistas en el estudio. (SPARK está financiado por la Fundación Simons, la organización matriz de Spectrum). Además de dichas variantes, el equipo buscó variantes heredadas y variantes de número de copias, es decir, tramos de ADN repetidos o ausentes, que tienden a producirse espontáneamente.


"Se trata de un modelo mucho más completo de lo que habíamos utilizado hasta ahora", dijo Satterstrom en su presentación.



Fusión de conjuntos de datos


Los investigadores analizaron las partes del genoma que codifican proteínas, conocidas como exoma, de 61.877 personas, entre ellas 20.168 autistas y 5.391 de sus hermanos no autistas. Ese análisis identificó 255 genes asociados al autismo.


A continuación, el equipo añadió los datos de unos 31.000 niños con retraso en el desarrollo del proyecto Deciphering Developmental Disorders (Descifrar los trastornos del desarrollo) del Reino Unido, que ya había identificado 285 genes relacionados con el retraso en el desarrollo. El análisis de los conjuntos de datos combinados permitió identificar 374 genes asociados a una afección del neurodesarrollo.


De ellos, 55 no estaban presentes en la nueva lista de 255 genes del equipo ni en la lista de genes de retraso del desarrollo, lo que sugiere una asociación con un resultado neurológico más general, dijo Satterstrom.


El solapamiento con el metaanálisis del exoma de la esquizofrenia, que había identificado 10 genes fuertemente asociados a la esquizofrenia, era menor. En al menos uno de esos 10, un gen vinculado al autismo llamado TRIO, se produjo un tipo de mutación en la esquizofrenia y otro tanto en el autismo como en el retraso del desarrollo, lo que sugiere un mayor solapamiento entre estas dos últimas afecciones. Sin embargo, Satterstrom afirma que no se sabe si este hallazgo se repetirá con otros genes.


El equipo tiene previsto añadir 3.000 nuevos grupos familiares de SPARK y evaluar si hay diferencias genéticas entre los participantes en ese estudio, que permite a las familias inscribirse por sí mismas, y los participantes en el Consorcio de Secuenciación del Autismo. Dado que los métodos de inscripción difieren, también podrían serlo las características de las personas de los dos conjuntos de datos, dijo Satterstrom.


Los estudios futuros podrían investigar los mecanismos por los que los genes contribuyen al autismo, lo que podría conducir a nuevas intervenciones, dice Satterstrom. Los genes también podrían ser útiles para personas o familias que busquen un diagnóstico genético.


"Se trata básicamente de los primeros pasos para intentar averiguar cómo se podría orientar una terapia para el autismo", afirma.


Lea más informes de la reunión anual de 2021 de la Sociedad Internacional para la Investigación del Autismo.



https://www.spectrumnews.org/news/largest-autism-genetics-analysis-to-date-uncovers-more-high-confidence-candidates/

Entradas Recientes

Ver todo