El TEA y el Valle de Arán

Actualizado: 17 de sep de 2020




POR IGNACIO PANTOJA

Fuente: Autismo en vivo

Fotografía: Bing Images

Si hay un lugar en el que yo me encuentre a gusto en el mundo, es en el Valle de Arán, en Cataluña, España.

Este peculiar valle es un lugar mágico, en donde puedo escapar solo en una semana en verano, donde el clima es diferente, no existe el horror de los coches y la gente de Madrid y huele a clorofila y todo es verde.

Las montañas son enormes y siento que me protegen. La brisa es fresca y suave, es todo precioso…

Y considero que es un buen lugar para un autista, un lugar con poca gente, donde ejercer un trabajo sin el agobio del bullicio de las grandes ciudades, un lugar aislado y hermoso.

El agua fluye hacia el norte, lejos de las abarrotadas playas del mediterráneo a las que estoy tan acostumbrado y los árboles protegen al bosque, un bosque que parece hecho para olvidarse de los seres humanos.

El Valle de Arán es un lugar a donde siempre me gusta volver. Todos los años desde que era pequeño vengo y siempre es mi descanso anual y recargo mi energía vital para un año lleno de estreses e incertidumbres.

La vida aquí sucede tranquilamente, todo es bello, hay silencio, paz, armonía, no hay miedo ni caos. Y aquí es donde en un futuro me gustaría vivir y reposar eternamente.


54 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo