El valor de la confianza con el síndrome de Asperger