Entrevista con Cory Miller: por qué los investigadores de monos buscan el protagonismo




POR ANGIE VOYLES ASKHAM

Fuente: Spectrum | 25/05/2022

Fotografía: Autism Spectrum



La investigación con primates puede contribuir a entender la complejidad de la condición autista, así como posibles terapias


El Colectivo Simio nació en un centro de conferencias en 2019.


Cory Miller, profesor asociado de psicología en la Universidad de California en San Diego, y Michele Basso, profesora de psiquiatría y neurobiología en la Universidad de California en Los Ángeles, habían reunido a los ocho laboratorios de neurociencia de primates de la región para una reunión de un día.


"En parte se trataba de conocerse un poco más, de tener un poco más de comunidad", dice Miller.


Pero también querían hablar del futuro de su campo. El senador estadounidense Cory Booker acababa de presentar un proyecto de ley en el Congreso para poner límites a la investigación con primates, y los investigadores que trabajan con monos estaban nerviosos por lo que eso significaría para su trabajo.


"Muchos de nosotros habíamos sido entrenados para decir: 'Bueno, de eso se encargará otra persona'", dice Miller. "En plan: 'Agacha la cabeza y limítate a hacer ciencia'".


Miller, Basso y sus colegas sentían cada vez más que hacer su ciencia no iba a ser suficiente, dice Miller. Después de su reunión inicial, decidieron organizarse de forma más amplia, convocando a "una mezcla de personas" que se dedican a la investigación con primates y la apoyan, y que quieren que otros comprendan su importancia.


El grupo resultante, al que llamaron Colectivo Simio, organizó su primera conferencia a principios de mayo de 2022, reuniendo a más de 200 investigadores y defensores. Miller habló con Spectrum sobre los objetivos del grupo, por qué la investigación con primates es importante en los estudios sobre el autismo y otros campos, y lo que quieren que el mundo sepa sobre su trabajo.


Esta entrevista ha sido editada por razones de longitud y claridad.


Spectrum: ¿Cuáles eran sus objetivos iniciales para el Colectivo Simio?


Cory Miller: Realmente pensamos en las necesidades de nuestra comunidad. Y lo que realmente nos falta es formación para los jóvenes científicos sobre las cuestiones neuroéticas en torno a la investigación con animales y cómo defenderla. ¿Cuáles son los argumentos y los contraargumentos? ¿Y cómo pueden participar en la difusión de ese mensaje?


La investigación con primates es un gran reto. Es muy, muy difícil. Y como colectivo, podemos hacer mucho más por los demás, no sólo compartiendo recursos y protocolos, sino también defendiendo por qué hacemos esta investigación.


S: ¿Por qué cree que la comunidad de investigadores de primates no ha hecho eso antes?


CM: A menudo hemos tenido la sensación -lo llamamos el argumento de la autoevidencia- de que la importancia del trabajo con primates es tan obvia que no es necesario argumentar nada. Esa actitud ha llevado al campo a este punto en el que la gente se pregunta: "¿Por qué necesitan hacer esto?". Lo preguntan sobre la investigación con animales en general, pero especialmente sobre la investigación con primates.


Muchos de nosotros también fuimos entrenados para no comprometernos nunca, por miedo a los ataques de los extremistas de los derechos de los animales. [Nota del editor: Estos grupos amenazaron repetidamente a los investigadores de primates en la Universidad de California, Los Ángeles, a principios de la década de 2000, incendiando el coche de un investigador e inundando la casa de otro. También intentaron dejar un cóctel molotov en la casa de un investigador, pero lo dejaron por error a un vecino anciano. El grupo que reivindicó la mayoría de los ataques ha sido designado como grupo terrorista por el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos].


El resultado de esa falta de compromiso es que, esencialmente, los opositores a la investigación con animales están ganando ese espacio. Hay varios proyectos de ley en el Congreso para limitar la investigación con animales que están ganando diferentes cantidades de tracción. Y, como mínimo, la gente escucha ese argumento mucho más que el nuestro.


Los investigadores tienen que sopesar los riesgos y tomar decisiones sobre lo que creen que deben hacer. Pero creo que, como grupo, tenemos que abogar más. Tenemos que estar en primera línea, explicando por qué es importante lo que hacemos y las consideraciones éticas de la investigación con animales.


S: ¿Qué esperaba obtener de la reunión?


CM: Lo más importante es la defensa y la neuroética, y escuchar a los pacientes cuyas vidas han mejorado mucho gracias a la investigación con primates que realizamos.


Por ejemplo, los dispositivos de interfaz cerebro-ordenador (BCI) y los implantes de estimulación cerebral profunda y todas estas otras herramientas realmente revolucionarias tienen que probarse en animales. Y, por lo general, hay que probarlos en monos porque ellos y los humanos tienen partes del cerebro que no existen en otras especies. Muchas de las cosas que hacemos los primates desde el punto de vista cognitivo no pueden modelarse en otros animales.


Así que escuchar a personas que se han beneficiado de esa tecnología añade un elemento personal. Se puede hablar en abstracto de cómo los pacientes tetrapléjicos con implantes BCI pueden ahora hacer cosas muy interesantes con manos robóticas. Pero escuchar a alguien hablar de su experiencia es un mensaje importante para que los investigadores se lo lleven a casa y puedan compartirlo con un público más amplio.


S: ¿Qué más quiere que la gente sepa sobre la investigación con primates?


CM: Mucha gente no sabe realmente el nivel de cuidado que conlleva el trabajo que hacemos. La mayoría de los investigadores estamos muy involucrados con los animales. Todos los laboratorios que conozco van mucho más allá de lo que establece la normativa sobre animales en términos de cuidado. Múltiples organismos reguladores federales y estatales hacen un seguimiento del trabajo que realizamos, y vamos más allá de esos requisitos para asegurarnos de que los animales reciben el mejor cuidado posible. Y ese es el tipo de mensajes que la gente no parece escuchar.


Siempre digo que si se pregunta a una sala de investigadores de primates cuántos han pasado la noche durante varios días para cuidar a los animales, todos los presentes levantarían la mano. Y no es por el experimento; es porque la gente realmente se preocupa. Nos encariñamos de verdad y valoramos a esos monos.


S: ¿Cómo piensan usted y sus colegas hacer llegar sus mensajes al público?


CM: No se trata sólo del público, sino también de otros científicos.


Desde hace una o dos décadas -en gran medida gracias a las tecnologías genéticas- existen ahora modelos de ratones y Drosophila para innumerables enfermedades. Y la investigación con primates ha quedado relegada a un segundo plano. Así que, del mismo modo que tenemos que defender la investigación con primates en general, tenemos que reposicionarnos dentro del espectro científico y hacer hincapié en el papel fundamental que desempeña la investigación con primates. Porque al modelo de pez cebra del autismo le falta algo. Simplemente no tienen las mismas áreas del cerebro.


Así que la siguiente fase de lo que estamos tratando de hacer tiene más que ver con la educación y la promoción - la creación de talleres de un día que podríamos llevar a varias universidades de todo el país para ayudar a otros investigadores a entender la importancia de la investigación con primates.


Y también está el aspecto político. Es decir, antes de que COVID-19 nos desbaratara, varios de nosotros habíamos planeado celebrar sesiones informativas para el Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos. Todo eso estaba previsto para mayo de 2020. Así que todo eso terminó, pero tenemos mucho interés en ello, sobre todo por parte de los científicos que se encuentran en el inicio o en la mitad de su carrera.


S: ¿Cómo quiere que sea el futuro de la investigación con primates no humanos?


CM: La idea de que no necesitamos pruebas con animales para la investigación biomédica no es razonable. No se pueden modelar cosas biológicas si no se conoce su base biológica. Así que la idea de que se puede eliminar a los animales, incluidos los primates, de la investigación, es un argumento que hay que eliminar.


Lo que espero es que se respete la importancia de los animales en ese proceso. Uno pensaría que, después de la pandemia de COVID-19, la gente entendería el papel que jugaron los animales en el hecho de que todos nos vacunáramos tan rápidamente. Eso nunca habría ocurrido si sólo tuviéramos simulaciones por ordenador; para ello necesitábamos animales.


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/TZKW3241


https://www.spectrumnews.org/opinion/q-and-a/why-monkey-researchers-are-seeking-the-spotlight-qa-with-cory-miller/



0 visualizaciones0 comentarios