Es poco probable que el parto por cesárea influya en la probabilidad de que un niño sea autista


Vínculos familiares: los hermanos que nacen por cesárea o por parto vaginal tienen una probabilidad similar de ser diagnosticados de autismo. / Blueshot / Getty images



POR ANGIE VOYLES ASKHAM

Fuente: Spectrum / 17/03/2021

Fotografía: Blueshot / Getty images



Los niños nacidos por cesárea parecen tener una probabilidad ligeramente mayor de padecer autismo, pero el procedimiento en sí no es la causa de esta asociación, según sugiere un nuevo estudio. Lo más probable es que la relación se deba a factores ambientales y genéticos que contribuyen tanto a la necesidad de una cesárea como a la probabilidad de padecer autismo, pero que son difíciles de medir.


Una posible conexión entre el autismo y las cesáreas se ha barajado durante casi dos décadas. Un metaanálisis de 2019 en el que participaron más de 20 millones de personas informó de que los niños nacidos por cesárea tenían un 30% más de probabilidades de ser diagnosticados de autismo que los nacidos por vía vaginal.


Pero los mecanismos detrás del vínculo no están claros. Algunos investigadores han propuesto que los bebés que evitan el canal de parto no están expuestos a las bacterias esenciales que podrían moldear el desarrollo del cerebro. Otros sostienen que, dado que los hermanos de los niños nacidos por cesárea tienen las mismas probabilidades de ser diagnosticados de autismo, la asociación no es causal, sino que surge de una raíz compartida.


"Podría haber una serie de factores que hacen que una mujer esté más inclinada a tener una cesárea, y algunos de esos mismos factores también podrían hacerla más propensa a tener un hijo con autismo", dice Ali Khashan, profesor titular de epidemiología y salud pública en el University College Cork de Irlanda, que no participó en el estudio.

El nuevo estudio, basado en datos de más de un millón de nacimientos, reproduce los resultados anteriores de que los hermanos de niños nacidos por cesárea tienen la misma probabilidad de ser diagnosticados de autismo, y los amplía a otras múltiples afecciones del neurodesarrollo, como la discapacidad intelectual y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). También muestra que el mismo patrón es válido, pero en menor grado, para los medios hermanos y los primos, lo que proporciona una prueba más de que es poco probable que las cesáreas causen estas afecciones.


Los estudios anteriores sobre la relación entre la cesárea y las enfermedades del neurodesarrollo se han centrado normalmente en una enfermedad a la vez, dice Brian Lee, profesor asociado de epidemiología y bioestadística de la Universidad de Drexel en Filadelfia (Pensilvania), que no participó en el trabajo. "Este [estudio] los reúne a todos en un solo manuscrito. Se obtiene un marco de análisis unificado".


La conclusión del nuevo trabajo es que "los partos por cesárea deben seguir realizándose cuando sean médicamente necesarios", afirma la investigadora principal, Lorena Fernández de la Cruz, psicóloga clínica e investigadora principal del Karolinksa Institutet de Estocolmo (Suecia).



El eslabón perdido


Fernández de la Cruz y sus colegas analizaron los datos de un registro de 1.179.341 niños nacidos en Suecia entre 1990 y 2003: 1.048.838 nacidos por vía vaginal y 130.503 por cesárea planificada o no planificada. Los datos de otros seis registros revelaron que 19.030 de los niños tienen autismo, 52.257 tienen TDAH y 10.332 tienen discapacidad intelectual.


Los niños nacidos por cesárea planificada, normalmente por razones médicas, tenían un 20% más de probabilidades de ser diagnosticados con una de las afecciones en comparación con los que nacieron por vía vaginal, según el equipo, tras controlar el sexo del niño y el año de nacimiento. Los niños nacidos por cesárea no planificada, que puede ocurrir si surgen complicaciones durante el parto, tenían un 17% más de probabilidades de padecer una de las afecciones.


Estas asociaciones se mantuvieron similares para ambos grupos después de controlar otra información, como la edad gestacional del niño al nacer, la edad de los padres, si la madre fumaba durante el embarazo y si alguno de los padres tenía antecedentes de afecciones psiquiátricas.


Si se añaden los controles de la salud de la madre y las posibles complicaciones del parto, como la hipertensión, la diabetes, las infecciones y la preeclampsia, la asociación se debilita ligeramente, lo que sugiere que estos factores podrían explicar una pequeña parte, pero no toda, la relación. Pero los niños nacidos por cesárea seguían teniendo más probabilidades de ser diagnosticados con TDAH y discapacidad intelectual, según el equipo. Y los niños nacidos por cesárea planificada seguían teniendo un 20% más de probabilidades de ser diagnosticados de autismo.


Sin embargo, todas las asociaciones desaparecieron una vez que los investigadores incluyeron los datos sobre los hermanos, encontraron los investigadores. Los resultados se publicaron a principios de este mes en JAMA Network Open.


La inclusión de datos sobre los medios hermanos y primos maternos también disminuyó la asociación entre la cesárea y las afecciones, pero en menor grado. En cambio, la información sobre los medio hermanos paternos no lo hizo, quizá porque es menos probable que los medio hermanos paternos vivan juntos que los maternos.


"Cuanto menos se compartan, menos factores de confusión se pueden eliminar al compararlos", dice el investigador del estudio Tianyang Zhang, estudiante de posgrado en el laboratorio de Fernández de la Cruz.


Factores específicos


Aunque el estudio no se diseñó para determinar los factores específicos que contribuyen al efecto familiar, es posible que algo difícil de medir, pero constante a lo largo de los embarazos de una mujer, como el ejercicio físico, la dieta o las condiciones de salud mental no diagnosticadas, pueda desempeñar un papel, dice Khashan.


"Sabemos, por ejemplo, que las enfermedades psiquiátricas aumentan la probabilidad de [tener un hijo con] autismo, por no hablar de muchos otros trastornos psiquiátricos", afirma Lee.

Sin embargo, sería difícil identificar un único factor subyacente sin un ensayo controlado aleatorio, dice Khashan, lo que por razones éticas es poco probable que ocurra.


Un próximo paso más factible para los investigadores sería replicar los resultados en otras cohortes de otros países que tienen diferentes tasas de cesárea, dice Zhang. Alrededor del 18 por ciento de los partos suecos son cesáreas, en comparación con el 30 por ciento en Estados Unidos.


"Este porcentaje relativamente bajo puede indicar que la mayoría de los partos por cesárea [suecos] se realizaron por razones médicas estrictas", afirma Zhang, lo que podría afectar a los resultados.


TAGS: TDAH, autismo, medio ambiente, epidemiología, asistencia sanitaria, discapacidad intelectual, embarazo


https://www.spectrumnews.org/news/cesarean-delivery-unlikely-to-sway-childs-likelihood-of-autism/


Entradas Recientes

Ver todo