Estrategias de adaptación al lugar de trabajo




POR JORDI PERA SEGARRA

Fuente: Autismo en vivo / 09/01/2021, Barcelona

Fotografía: Pixabay



A partir de haber entendido el funcionamiento diferente del cerebro Asperger y de mi propia experiencia después de 20 años en el mercado laboral, propongo una serie de estrategias que pueden ayudar enormemente a la integración de los profesionales Asperger en el trabajo.


Las personas Asperger tenemos una necesidad de disponer de la información bien estructurada para comprender y procesar el conocimiento en la medida que este sea complejo, a la vez que necesitamos recibir instrucciones detalladas acerca de qué quieren y cómo quieren que hagamos nuestro trabajo. Obviamente, en la mayoría de los casos el jefe de turno no conoce estas necesidades y por lo tanto es el propio profesional Asperger quien debe llevar la iniciativa para conseguir la información de acuerdo con sus necesidades.


En este sentido yo recomendaría lo siguiente. Ya desde el primer día de trabajo, el profesional Asperger debe decir abiertamente su condición y especificar estas necesidades específicas, en cuanto a la disposición de información se refiere. Como muestra, se puede pedir:


  • Objetivos generales y específicos, cuantificados en la medida de lo posible y ordenados por prioridades.

  • Indicadores clave de éxito por los que se mide su rendimiento, directamente relacionados con los objetivos, pero posiblemente más amplios e incluyendo aspectos cualitativos.

  • Tareas de las que es responsable, estableciendo prioridades, resultados esperados y frecuencia de la tarea si es preciso.

  • Procedimientos de trabajo de todas las tareas, explicados en detalle, incluyendo el nombre y la función de todas las personas con quienes haya que trabajar en cada caso.

  • Valores de la empresa, más allá del logro de objetivos y normas “no escritas”.

  • Organigrama de la organización.



Si bien es algo exhaustivo, y en muchos casos la empresa no dispondrá de toda la información que se pide a bote pronto, aun así, hay que pedirla insistentemente. Es para acelerar el rendimiento y la integración en la organización, y es una muestra de profesionalidad que tienen pocas personas y por tanto debería sorprender favorablemente a los responsables de la empresa. En cierto modo, para ellos resulta una exigencia de profesionalidad, que en algún caso puede no cumplirse por la falta de buena organización.


Una vez que el profesional Asperger haya podido recoger toda la información y la haya editado adecuadamente para su óptima comprensión, es preciso validarla con los propios responsables de la organización, para asegurarse de la correcta comprensión de la misma.


Más allá de hacerse un favor a sí mismo, el profesional Asperger le hace un favor a la empresa, ya que en muchos casos todas estas informaciones no se encuentran disponibles de forma detallada o de ningún modo, y no dejan de ser también una invitación a la reflexión para los responsables de la organización acerca de la posible necesidad de realizar algunas mejoras organizativas o estratégicas.


No hay que olvidarse de ser consciente de la propia forma de trabajar Asperger y explicarlo a los responsables para que puedan entender su comportamiento y sepan lo que pueden y lo que no pueden esperar de él. Para ello es necesario llevar a cabo un cierto proceso de reflexión y de diagnóstico de competencias, que también debe servir para identificar las necesidades y estrategias de mejora.


Recuerdo mi primer trabajo en el departamento comercial de una gran empresa de telecomunicaciones de capital español e italiano, en que uno de los comerciales sugirió elaborar un manual para facilitar toda la información necesaria a las nuevas incorporaciones acerca de la organización y la operativa interna. El jefe, español, ingeniero superior de telecomunicaciones con un MBA en una de las mejores escuelas de negocios del mundo, le respondió “Cuando entra alguien nuevo en seguida se da cuenta de cómo funcionan las cosas aquí”. Por si alguien no lo ha entendido, aquella empresa era un caos, con muchos de los peores vicios que a menudo se critica de las organizaciones de este país, a pesar de ser una empresa muy joven en aquel momento. Este tipo de entorno es lo más opuesto a lo que necesita un Asperger. Por desgracia no puedo contar ejemplos positivos, pero los hay.


Esta anécdota es para insistir en mi recomendación de buscar trabajo preferiblemente en organizaciones de cultura afín a la mentalidad Asperger, en donde predomine una buena planificación, organización y cultura de la excelencia. Ello es más probable en organizaciones de cultura anglosajona, centroeuropea, nórdica o confuciana (japonesa o coreana). El artículo “Organizaciones Asperger friendly” lo explica en más profundidad.


¿Qué te parecen estas estrategias? ¿Qué otras estrategias sugieres para ayudar a los Asperger en su integración en un nuevo puesto de trabajo?


Entradas Recientes

Ver todo

Miradas

Buzón de preferencias

Al suscribirte estás aceptando nuestra política de privacidad

Al rellenar formularios estás aceptando nuestra política de privacidad

  • Instagram
  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com