Explicando el vínculo de la anorexia con el autismo




POR LAURA DATTARO

Fuente: Spectrum / 07/12/2020

Ilustración: Laurène Boglio



En 1983, el psicólogo Christopher Gillberg planteó una pregunta provocadora a los lectores del British Journal of Psychiatry: ¿Podrían el autismo y la anorexia nerviosa compartir las causas subyacentes? La curiosidad de Gillberg surgió, en parte, de sus observaciones a tres niños autistas cuyas primas femeninas tenían todas, el trastorno alimentario, que se caracteriza por restricciones de alimentos, bajo peso corporal, un intenso temor a aumentar de peso y una imagen corporal distorsionada.

Gillberg, profesor de psiquiatría infantil y adolescente en la Universidad de Gotemburgo en Suecia, sugirió inicialmente que la anorexia es la "forma femenina de autismo". Aunque esa idea no era del todo exacta, sus sospechas de que los trastornos alimenticios y el autismo están relacionados han sido confirmadas: Las personas con anorexia son más propensas a ser autistas que las que no lo son, según los estudios. Hay menos datos que demuestren que las personas autistas corren un riesgo particularmente alto de sufrir trastornos alimentarios, pero los expertos dicen que es probable.


Esto es lo que los investigadores saben acerca de la superposición entre las dos condiciones y lo que aún están trabajando para descubrir.



¿Con qué frecuencia se superponen la anorexia y el autismo?


Las estimaciones varían, aunque la mayoría de los investigadores están de acuerdo en que aproximadamente el 20 por ciento de las personas con anorexia son autistas. Ambas afecciones son poco frecuentes -alrededor del 1 por ciento de las personas son autistas y el 0,3 por ciento tienen anorexia- y la mayoría de las investigaciones realizadas hasta la fecha han examinado la prevalencia del autismo en las personas con anorexia, y no al revés. Por ejemplo, entre 60 mujeres que recibían tratamiento para un trastorno alimentario en una clínica del Reino Unido, 14 de ellas, o el 23 por ciento, obtuvieron una puntuación superior al límite de diagnóstico en una prueba llamada Programa de Observación Diagnóstica del Autismo (ADOS). De manera similar, alrededor de un tercio de las personas con anorexia han sido diagnosticadas con autismo, según un estudio a largo plazo que ha seguido a 51 personas con anorexia y 51 controles en Suecia desde la década de 1980. Debido a los cambios en la forma de diagnosticar el autismo, algunos participantes cumplieron con los criterios para un diagnóstico en un momento dado y no en otros, pero los que tienen anorexia todavía tienden a obtener una puntuación más alta en una prueba de dificultades de comunicación social que los controles.


Los estudios de población confirman el vínculo. Los niños con dificultades sociales a la edad de 7 y 11 años son más propensos que sus pares sin esas dificultades a tener conductas alimenticias desordenadas, como el ayuno o el uso de píldoras para adelgazar, a la edad de 14 años, según datos de más de 5.000 niños nacidos en el Reino Unido. Y entre 1,7 millones de personas en el registro nacional de salud de Dinamarca, la probabilidad de tener autismo es más de 15 veces mayor entre las personas con anorexia que entre las que no la tienen; asimismo, las personas autistas tienen más de cinco veces más probabilidades de tener anorexia que las personas no autistas. Pero tener depresión también aumenta la probabilidad de tener autismo en esta cohorte, por lo que no está claro si el autismo tiene un vínculo único con la anorexia o simplemente aumenta la probabilidad de tener una condición psiquiátrica.


El análisis de la superposición de las dos condiciones se complica por el hecho de que la inanición puede causar cambios en el cerebro que resultan en comportamientos similares al autismo, como dificultades sociales y problemas con el procesamiento de las emociones. Puede ser difícil diagnosticar con precisión el autismo en personas con anorexia grave, dice William Mandy, profesor de psicología clínica en el University College London en el Reino Unido. Entre 40 adolescentes que se someten a tratamiento intensivo para la anorexia, por ejemplo, 21 obtuvieron una puntuación superior al límite de diagnóstico en el ADOS, pero los padres de sólo 4 informaron haber visto rasgos de autismo en la infancia - necesarios para un diagnóstico de autismo. Esto sugería que para la mayoría de las niñas, el trastorno alimentario había causado nuevos comportamientos que reflejaban el autismo. También es posible que el autismo de las niñas se haya pasado por alto en la infancia. "Todavía es un debate en curso", dice Heather Westwood, psicóloga clínica en trastornos alimenticios en el King's College de Londres.



¿Tienen los trastornos alimenticios las mismas causas en las personas autistas y no autistas?

La anorexia implica un enfoque perjudicial en el peso y la imagen corporal, pero las personas con autismo pueden restringir su alimentación por otras razones, como hacer frente a emociones difíciles o tener ciertas aversiones a la comida. Para algunas personas autistas, los trastornos alimentarios pueden originarse en conductas restringidas y repetitivas que toman la forma de un interés intenso como el conteo de calorías, el ejercicio o la insistencia en una dieta limitada.


Los trastornos alimentarios suelen comenzar en la adolescencia, cuando la vida social de las personas tiende a ser más compleja. En un estudio cualitativo de mujeres autistas con anorexia publicado en abril, pocos participantes informaron de que sus conductas alimentarias estaban impulsadas principalmente por la imagen corporal, aunque algunos utilizaron el objetivo de la delgadez como una forma de encajar en los grupos de pares de los que se sentían excluidos. Este tipo de impulsor emocional puede ser particularmente común entre las niñas con autismo no diagnosticado, que pueden experimentar vidas interiores dolorosas sin el apoyo adecuado. "A veces parecen tropezar con esta comprensión de que, si realmente te matas de hambre, puedes adormecer muchas de esas emociones", dice Mandy. "Se convierte en una forma de manejar la ansiedad aguda y la infelicidad".


Una condición llamada trastorno por ingesta de alimentos evasivos/restrictivos (ARFID, por sus siglas en inglés), agregada al Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales en 2013, puede ser el diagnóstico más apropiado para algunas personas autistas que tienen bajo peso o problemas para comer. El ARFID, a veces llamado "alimentación extremadamente exigente", también implica evitar la comida, pero no incluye el intenso enfoque en el peso y la imagen corporal que se observa en las personas con anorexia.


Sin embargo, otras investigaciones cuestionan la teoría de que los trastornos alimentarios en las personas autistas se deben menos a las preocupaciones por el peso que en las personas no autistas. En un estudio inédito, Westwood descubrió que la relación entre la imagen corporal y los trastornos alimentarios es aproximadamente la misma en los dos grupos, un hallazgo que ella llama "desconcertante".


Las dificultades para identificar las emociones -llamadas alexitimia- y para comprender las sensaciones físicas, como el hambre, también pueden contribuir a la superposición; la alexitimia es común tanto en el autismo como en la anorexia. Los investigadores saben menos acerca del grado en que otros trastornos alimentarios, como la bulimia y el trastorno de atracones, aparecen en las personas autistas, aunque algunos sospechan que también se superponen en este caso. Y la mayoría de las investigaciones hasta ahora se han centrado únicamente en las niñas y las mujeres, porque los trastornos alimentarios no se diagnostican en los niños y los hombres.



¿Cómo se tratan los trastornos alimentarios en las personas autistas?

Las personas autistas con trastornos alimenticios tienden a tener peores resultados que sus pares no autistas. Esto puede deberse en parte a los tratamientos que no se adaptan a las necesidades de las personas autistas o que se centran demasiado en el peso y la imagen corporal.


La terapia para los trastornos de la alimentación a menudo implica citas médicas en persona y estancias hospitalarias. Las personas en tratamiento a menudo necesitan comer en grupos, lo que puede ser ruidoso y abrumador, lo que hace que comer sea aún más difícil. Muchas personas autistas tienen problemas para visitar los consultorios médicos debido a sensibilidades sensoriales, como la aversión a las luces fluorescentes brillantes. La terapia de grupo también puede ser difícil para algunas personas autistas.


Elisabet Wentz, profesora de psiquiatría de la Universidad de Gotemburgo e investigadora de los estudios longitudinales suecos, está implementando cambios favorables al autismo en su clínica de trastornos alimentarios en respuesta al elevado número de personas autistas que ha observado que buscan tratamiento para la anorexia o la bulimia. Ha designado dos de las ocho camas de su clínica específicamente para personas autistas y permite a los autistas comer solos si lo prefieren.


Es importante que los clínicos que tratan los trastornos alimentarios sean conscientes de la superposición, dicen los expertos, ya que muchas de las personas que tratan pueden tener autismo no detectado. Por ejemplo, las 15 mujeres con ambas condiciones en el estudio de abril buscaron servicios relacionados con un desorden alimenticio u otro problema de salud mental antes de ser diagnosticadas con autismo: La edad promedio del diagnóstico de anorexia en el grupo fue de 17 años, pero la edad promedio del diagnóstico de autismo fue de 29 años.


"Realmente ayuda saber que son autistas si quieres tratar de ayudarlos con su trastorno de alimentación, y con su vida en general", dice Mandy.


TAGS: autismo, cuidado de la salud


https://www.spectrumnews.org/news/anorexias-link-to-autism-explained/?utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=a71c0a9f2c-EMAIL_CAMPAIGN_2020_12_04_07_33&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-a71c0a9f2c-168813249



Entradas Recientes

Ver todo