Explicando la relación entre las vitaminas, los suplementos y el autismo




POR PETER HESS

Fuente: Spectrum | 14/04/2021

Fotografia: Laurène Boglio



Las vitaminas prenatales ayudan a garantizar que el feto tenga todo lo que necesita para desarrollarse. Las investigaciones indican que un consumo insuficiente (o excesivo) de determinadas sustancias durante el embarazo puede aumentar las probabilidades de que el niño tenga autismo.


Pero muchos de estos estudios son de carácter observacional y no están preparados para demostrar una relación causa-efecto. En algunos casos, factores no relacionados con el estilo de vida -como lavarse las manos con frecuencia, llevar una dieta generalmente sana u otros comportamientos que son potencialmente más comunes entre las personas que son cuidadosas con la ingesta de nutrientes prenatales- pueden explicar una aparente relación entre la nutrición prenatal y el autismo.


Aquí explicamos lo que los científicos saben sobre la relación entre la exposición a las vitaminas, los suplementos nutricionales prenatales y el autismo.



¿Cuál es la relación entre la vitamina D y el autismo?


La vitamina D es el nutriente cuya conexión con el autismo puede ser la más estudiada. Sin embargo, la relación es modesta y las pruebas son sólo observacionales; no sería ético realizar ensayos clínicos en los que se privara de vitamina D a los fetos en desarrollo.


Dar a las mujeres embarazadas una dosis baja de aceite de hígado de fletán, que es rico en vitamina D, está relacionado con la disminución de las tasas de preeclampsia y parto prematuro, según un estudio realizado en Londres (Inglaterra) a finales de los años 30. Tanto la preeclampsia como el parto prematuro están relacionados con mayores probabilidades de padecer autismo.


Investigaciones más recientes también muestran que tener niveles bajos de vitamina D durante el embarazo está asociado a una mayor probabilidad de tener un hijo con autismo. Las mujeres con niveles bajos de vitamina D en sangre durante el embarazo, por ejemplo, tenían más del doble de probabilidades de tener un hijo con autismo que las que no tenían déficit de vitamina D, según un análisis realizado en los Países Bajos. Pero el autismo es relativamente infrecuente en esta población -con una prevalencia del 1,6 por ciento-, por lo que duplicar las probabilidades sigue representando sólo un pequeño aumento absoluto respecto a la prevalencia del 1,4 por ciento observada en la población general. La mayoría de las mujeres con un nivel bajo de vitamina D no tenían hijos con autismo.


En el estudio holandés, sólo los niveles bajos de vitamina D durante el segundo trimestre estaban relacionados con las probabilidades de autismo. Pero la vitamina D en el tercer trimestre también podría ser importante: Los recién nacidos con niveles bajos de vitamina D en sangre tenían un 33 por ciento más de probabilidades de ser diagnosticados posteriormente de autismo que los nacidos con niveles altos de vitamina D en sangre, según un pequeño estudio realizado en Suecia.


Sin embargo, complementar la dieta de una mujer con vitamina D en una etapa posterior del embarazo no parece conferir ningún beneficio. Los niños cuyas madres toman dosis elevadas de vitamina D durante el tercer trimestre no presentan un resultado de desarrollo neurológico significativamente diferente al de los controles, según un ensayo clínico aleatorio.


La exposición a la luz solar permite al cuerpo producir vitamina D, por lo que algunas investigaciones se han centrado en la prevalencia del autismo entre los bebés concebidos durante los meses de invierno, cuando hay menos luz solar durante el día. En un estudio realizado en Escocia, un 1,3% más de niños concebidos durante los meses de invierno tenían autismo, discapacidad intelectual o dificultades de aprendizaje que los concebidos en estaciones más soleadas.


Algunos expertos proponen que el aumento de las probabilidades de autismo entre los niños concebidos durante los meses de invierno está relacionado con la temporada de gripe. Las infecciones en las mujeres embarazadas pueden provocar una "activación inmunitaria materna" que, entre otras cosas, puede acelerar la expresión de los genes relacionados con el autismo.



¿Y el folato?


El ácido fólico es la forma sintética del folato, una vitamina B, y se encuentra en muchos suplementos prenatales y alimentos enriquecidos, como los cereales y las pastas. Es crucial para la proliferación celular, que se dispara durante el embarazo. La insuficiencia de folato durante el desarrollo fetal se ha relacionado desde hace tiempo con defectos del tubo neural, como la espina bífida y la anencefalia.


Múltiples estudios relacionan la administración de suplementos de ácido fólico prenatal con la disminución de las probabilidades de autismo, incluso cuando las mujeres embarazadas toman medicamentos para la epilepsia, como el ácido valproico, que parecen aumentar esas probabilidades.


Sin embargo, un exceso de ácido fólico también puede aumentar las probabilidades de autismo. La suplementación con ácido fólico en exceso tuvo efectos similares a la deficiencia de ácido fólico en un estudio con ratones, por ejemplo. Los ratones experimentales de este estudio ingirieron 10 veces más ácido fólico que los controles. Estos resultados no significan que deba evitarse el ácido fólico, sino que debe tomarse en las cantidades recomendadas.



¿Hay pruebas que relacionen los suplementos de hierro con el autismo?


Este mineral es un componente esencial de la proteína hemoglobina, que permite a la sangre transportar el oxígeno por el cuerpo y al cerebro en desarrollo del feto.


La anemia, o deficiencia de hierro, durante el embarazo está vinculada a un aumento de las probabilidades de autismo, discapacidad intelectual y trastorno por déficit de atención e hiperactividad en los niños.


El hierro también puede contrarrestar los efectos negativos de la activación inmunitaria de la madre, ya que protege contra un tipo de moléculas inmunitarias denominadas proteínas C-reactivas.



¿Hay otros factores nutricionales en juego, tal vez los ácidos grasos?


Los ácidos grasos refuerzan las membranas celulares y aseguran la correcta comunicación entre las neuronas.


Algunos padres de niños autistas confían en los suplementos de aceite de pescado para aliviar los problemas de comportamiento, pero la investigación es irregular.


El ácido docosahexaenoico (DHA), un ácido graso omega-3 que se encuentra en el pescado azul, puede contrarrestar los efectos de la desnutrición o el estrés maternos, que pueden alterar la expresión de los genes y contribuir a las probabilidades de autismo, según un estudio con ratones.


Otras grasas pueden no tener los mismos efectos protectores. Una dieta rica en grasas durante el embarazo puede provocar cambios cerebrales persistentes y potencialmente perjudiciales en las crías de ratón, según un estudio. Algunas de las áreas cerebrales afectadas en este estudio incluyen circuitos de comportamiento asociados al autismo.



¿Qué hacer con esta información?


La mitad de los embarazos no son planificados, y en el caso de algunos nutrientes, como el folato, sólo es protector si se toma justo antes y después de la concepción. No está claro cuándo es mejor tomar la vitamina D, como ocurre con la mayoría de los demás nutrientes.


Además, muchos estudios sobre nutrición prenatal contienen multitud de variables confusas o no medidas. Los científicos suelen hacer todo lo posible para eliminar el impacto de cualquier factor de confusión, como el ejercicio materno, el acceso a la asistencia sanitaria o una predisposición genética, pero no es posible eliminar todas las posibilidades. Por ello, cualquier estudio observacional sobre la nutrición materna y su relación con el autismo tiene una gran advertencia: no puede probar la causa y el efecto.


En general, puede haber una asociación no causal entre las vitaminas prenatales y sus efectos protectores. Las investigaciones muestran que las vitaminas confieren muchos beneficios incluso cuando las mujeres las toman hasta dos años antes de quedarse embarazadas: Las mujeres que toman vitaminas pueden estar preocupadas por su salud en otros aspectos.


Consultar con un médico es siempre lo mejor para cada persona.



TAGS: autismo, medio ambiente, epidemiología, sistema inmunitario, infección materna, estrés materno, modelos de ratón, embarazo



https://www.spectrumnews.org/news/the-link-between-vitamins-supplements-and-autism-explained/


Entradas Recientes

Ver todo