Formas de liberar y gestionar la ansiedad de tu niño con autismo




POR PROF. KATRINA WILLIAMS

Fuente: Autism Parenting Magazine | 01/11/2021

Fotografía: Pixabay.com



La ansiedad es uno de los problemas más comunes que experimentan los niños o jóvenes con autismo


La ansiedad es uno de los problemas más comunes que experimentan los niños o jóvenes con autismo. Entender la ansiedad e identificar el papel que desempeña en los comportamientos asociados al autismo -así como aprender formas de minimizar su impacto- es crucial para padres y cuidadores.


La ansiedad es un sentimiento muy común para todos. Todos nos sentimos ansiosos si nos sentimos amenazados o en peligro, pero la percepción de lo que es una amenaza varía mucho. Algunas personas sienten más ansiedad por las actividades cotidianas que otras y algunas tienen desencadenantes específicos de ansiedad, como los insectos, las alturas o hablar en público.


También hay etapas normales del desarrollo que incluyen cierta ansiedad, como la desconfianza hacia los extraños durante la infancia y la ansiedad por separación que experimentan los niños pequeños y los preescolares.


La ansiedad puede ser un problema si se produce de forma intermitente pero desencadena una respuesta que interfiere en la vida cotidiana o pone en peligro al individuo ansioso o a los demás. También puede ser un problema si se vuelve omnipresente. Esto último suele indicar un trastorno de ansiedad.


Los niños y jóvenes con autismo suelen padecer ansiedad, pero las cosas que la desencadenan y los comportamientos que provoca varían según los niños. Sus respuestas también pueden ser atípicas, más prolongadas y más fuertes que las de otros niños.


Otras preocupaciones frecuentes de los padres de niños con autismo, a saber, los trastornos del sueño y la inquietud por la comida y otros comportamientos relacionados con la misma, pueden estar asociados a la ansiedad. La ansiedad puede ser la causa de algunos de los comportamientos, si no de todos, o puede ser un subproducto de las expectativas en torno al sueño y la alimentación. Los comportamientos característicos del autismo también pueden ser difíciles de diferenciar de los comportamientos observados en los trastornos de ansiedad, como el trastorno obsesivo-compulsivo.



Identificar la ansiedad


La principal forma de ayudar a su hijo es pensar si un comportamiento que usted observa podría estar respaldado por la ansiedad. Esto puede ser muy complicado si su hijo no se comunica. Ciertamente, algunas cosas que generan ansiedad son más fáciles de reconocer que otras, y algunas se consideran más típicas. También hay que tener en cuenta que los desencadenantes de la ansiedad pueden cambiar con el tiempo, al igual que las respuestas conductuales.


Las características del autismo pueden desencadenar la ansiedad de los niños y jóvenes en muchas situaciones. Por ejemplo, los pequeños cambios en la rutina pueden causar ansiedad a los niños y jóvenes a los que les gusta que las cosas permanezcan igual, mientras que esto es un desencadenante de ansiedad menos común para los niños que no tienen autismo. En el caso de los niños que tienen dificultades para la interacción social, la posibilidad de que las cosas salgan mal en el plano social o una desconfianza intrínseca hacia los demás pueden desencadenar ansiedad en situaciones que muchos otros niños y jóvenes disfrutarían.


Las sensibilidades sensoriales, como los ruidos fuertes o el tacto ligero, también pueden crear ansiedad, si no se pueden evitar las sensaciones angustiosas. El acoso puede desencadenar la ansiedad de los niños en edad escolar. Por desgracia, los niños con autismo sufren a menudo acoso escolar.


Hay diferentes tipos de trastornos de ansiedad. Algunos crean una sensación de pánico o conducen a ataques de pánico. Esto puede parecer una emergencia médica debido a características como la dificultad para respirar, la aceleración del corazón, los temblores y la sudoración. La persona que sufre el ataque de pánico puede sentir que va a morir.


El trastorno obsesivo-compulsivo es un tipo particular de trastorno de ansiedad en el que la persona tiene pensamientos que le hacen actuar de una manera determinada, lo que reduce su ansiedad. Si la persona no puede o no puede actuar de la manera que desea, su ansiedad aumentará. En una persona joven que no es capaz de describir los pensamientos que impulsan su comportamiento, como ocurre incluso en personas bastante verbales con autismo, es muy difícil diferenciar el trastorno obsesivo-compulsivo de los comportamientos repetitivos que pueden formar parte del autismo.


Algunos comportamientos pueden indicar una ansiedad subyacente, como el consumo de alcohol o de drogas recreativas, que pueden actuar como un tipo de "automedicación."



Gestión de la ansiedad


Los enfoques para controlar la ansiedad en los niños de edad preescolar y escolar pueden variar, pero tienen algunas características comunes. Una vez que le preocupe que el comportamiento de su hijo pueda indicar que está ansioso, debe intentar identificar el desencadenante del comportamiento. Algunos desencadenantes serán una parte esencial de la vida cotidiana, como aprender a separarse de ti e ir a la guardería. Otros serán cosas que se pueden evitar, como tomar una ruta diferente para ir a la guardería o al colegio.



Niños en edad preescolar


Si un desencadenante de la ansiedad es una parte esencial de la vida de tu hijo en edad preescolar, lo ideal es proporcionarle cierta estructura para que los acontecimientos sean predecibles, así como calmarle y tranquilizarle cuando esté angustiado. La información puede ayudar a que los acontecimientos sean más predecibles y comprensibles, y esto puede disminuir la ansiedad. La clave es que la información se comparta de forma adecuada para el niño, utilizando palabras o imágenes y, en su caso, historias sociales o esquemas visuales a un nivel que comprenda. También es razonable hacer adaptaciones a los acontecimientos que no se pueden evitar. Por ejemplo, separarse de su hijo durante un periodo más corto y alargar gradualmente el periodo de separación podría ser una estrategia útil.


Se pueden retirar gradualmente las palabras tranquilizadoras y los consuelos y, al mismo tiempo, ofrecer una retroalimentación positiva y recompensas por la superación de la situación. Es importante que todos los adultos que intervienen en el momento en que se desencadena la ansiedad, como los cuidadores de niños pequeños que están allí cuando usted deja a su hijo, conozcan la estrategia que está utilizando y puedan continuarla cuando usted se haya ido. La distracción, mediante la oferta de actividades preferidas, también puede ser muy eficaz una vez que el comportamiento ansioso empieza a calmarse.


Introducir los cambios con la suficiente lentitud como para minimizar la ansiedad de su hijo requerirá mucho tiempo y paciencia, pero podría lograr un cambio duradero y una adaptación positiva. Es preferible planificar el éxito inicialmente introduciendo el cambio y la transición de forma gradual si se sabe que es un desencadenante probable. Es más probable que esto tenga éxito que introducir una estrategia después de que el niño haya tenido una experiencia negativa fuerte. También es importante atenerse al plan que usted y los demás han desarrollado y acordado.


Cuando te esfuerzas por hacer estas cosas, puede ser gratificante si todo va bien, pero frustrante si no, o si tu hijo parece ponerse de repente ansioso por algo diferente. En algunos niños con autismo se produce una reducción gradual de la ansiedad y de los comportamientos relacionados con ella, mientras que en otros el comportamiento puede continuar con una intensidad elevada y detenerse de repente, o tener un curso más fluctuante. Mantener un plan en estas circunstancias es un reto. Busque el apoyo de los profesionales, especialmente si las cosas no van según el plan. Pueden ayudarle a modificar el plan si es necesario o aconsejarle formas de controlar el comportamiento para que tenga formas más objetivas de evaluar la mejora. Los profesionales tienen la ventaja de estar distanciados emocionalmente de su hijo, y esta perspectiva suele ser crucial, sobre todo cuando un comportamiento es angustioso para usted.


Si su hijo participa en un programa de intervención temprana, los profesionales que trabajan con él tendrán en cuenta la ansiedad y otros problemas que suelen asociarse al autismo a la hora de planificar el programa de intervención temprana para su hijo.



Niños en edad escolar


Si el comportamiento de su hijo o joven cambia repentinamente y se muestra más retraído o desafiante, piense en estos comportamientos como indicadores de ansiedad y considere la posibilidad de que el acoso escolar sea el desencadenante. Hasta que no haya explorado esta posibilidad, ya sea con su hijo, ya que los niños con autismo tienen dificultades para reflexionar sobre los aspectos emocionales de su experiencia, o con la escuela, no sabrá con certeza si está ocurriendo. La intervención para esto es bastante diferente a otras intervenciones, por lo que vale la pena conocerla. Si se identifica, tendrá que hablar con la escuela sobre su política y enfoque para detener el acoso.


Si su hijo tiene un ataque de pánico agudo, es importante entender que no se trata de una emergencia médica y ofrecerle tranquilidad y consuelo. Utilice las estrategias habituales, como la identificación de los desencadenantes conocidos, y asegúrese también de que su hijo evita los estimulantes, como fumar o tomar bebidas energéticas que contengan cafeína, y busque actividades de relajación.


Para los jóvenes, aprender a reconocer los signos de emoción en ellos mismos y en otras personas puede reducir la ansiedad. Existen varios programas, como The Secret Agent Society, diseñados para ayudar a los niños con autismo a reconocer y tratar los signos de emoción en ellos mismos y en los demás. También existen intervenciones eficaces basadas en la terapia cognitivo-conductual. La terapia cognitivo-conductual se basa en un nivel de comprensión equivalente al de la mayoría de los niños de ocho años. Este tipo de terapia puede ser eficaz para identificar los desencadenantes y crear estrategias de afrontamiento.


Si se necesita algo más inmediato y otros enfoques no han funcionado, también hay terapias farmacológicas eficaces para la ansiedad. Es necesario contar con el asesoramiento de un médico experto antes de iniciar este tipo de intervenciones. Sea cual sea la intervención que se inicie, es importante trabajar con los profesionales implicados para controlar los progresos y decidir si se continúa o se interrumpe, para controlar los efectos secundarios y para determinar si se necesitan alternativas.


Si se diagnostica un trastorno obsesivo-compulsivo, pueden ser eficaces las terapias psicológicas diferentes a las utilizadas para otros trastornos de ansiedad. Los medicamentos también pueden ser eficaces, pero es necesario el asesoramiento y la supervisión de un experto.



Reflexiones finales


Es posible que gran parte de lo que hemos escrito nunca ocurra en su hijo o joven con autismo. Sin embargo, el conocimiento de la ansiedad puede permitirle poner en práctica enfoques para evitarla, identificarla tempranamente y ayudar a su hijo a aprender a lidiar con ella. Si crees que tu hijo tiene ansiedad y las estrategias que has probado no funcionan, es importante contar con el asesoramiento de un profesional. No olvides que otras personas han experimentado los mismos problemas y que existen estrategias para afrontarlos.


Este artículo apareció en el número 40 de la revista Conquistar el estrés: https://www.autismparentingmagazine.com/issue-40-conquering-stress/


https://www.autismparentingmagazine.com/manage-your-autistic-childs-anxiety/


25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo