Guía útil de “seguridad on line” para personas con autismo




POR JOHN BENNET

Fuente: WizCase / Actualizado por última vez por John Bennet / 12/03/2020

Fotografía: Pixabay / Infografías: del autor


Las personas de todas las condiciones y de todos los orígenes caen víctimas del ciberacoso y de la ciberdelincuencia, pero los estudios han demostrado que las personas con trastorno del espectro del autismo (TEA), son más vulnerables a las amenazas en línea que otras personas.

El TEA es un trastorno del desarrollo que afecta la conducta y la comunicación. Las personas dentro del espectro del autismo tienden a vivir una vida relativamente normal, pero pueden necesitar supervisión y pueden presentar dificultades en su toma de decisiones; lo que es un rasgo que ha sido identificado como peligroso cuando se les deja sin supervisión en el espacio virtual.


Los niños y adultos con TEA no solo están en riesgo, sino que además pueden desarrollar hábitos compulsivos en línea y adicciones a Internet, y pueden verse afectados de manera más profunda al verse expuestos a contenido inapropiado.


Todos deberían poder sentirse seguros en línea. Por lo tanto, es extremadamente importante asegurarse de tener una seguridad en línea adecuada y siempre estar vigilante en Internet.


Para ayudarte a navegar con facilidad y reducir tu vulnerabilidad a un ataque, echa un vistazo a nuestra guía de seguridad en Internet para personas con TEA. (Compártelo en Facebook)


Índice:


Problemas usuales en línea


Siempre hay una gran variedad de amenazas mientras navegas por las olas del ciberespacio. Familiarízate con estas amenazas y mantente muy atento: es necesario un plan de acción. A continuación, hemos seleccionado los problemas en línea más usuales a los que se enfrentan las personas con TEA y ofrece consejos sobre cómo tomar control de la situación.



1 Ciberacoso

El ciberacoso se ha convertido en una tendencia cada vez más común en Internet, que afecta especialmente a niños y a personas con TEA. Los acosadores usan las plataformas digitales, como las redes sociales o los foros de chat en Internet, para acosar e intimidar a sus víctimas. Algunas veces, este acoso puede convertirse en amenazas y acoso en el mundo real. Cualquiera puede ser víctima de un ciberacosador, a pesar de su edad, orígenes o estilo de vida.


Según la Revista de Investigaciones en Salud Mental en Discapacidad Intelectual, las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo tienen más probabilidad de convertirse en víctimas del ciberacoso. La alianza anticiberacoso también ha encontrado que las personas con discapacidad son más vulnerables ante los ciberacosos.


Cada vez más se hace más por entender el fenómeno y ayudar a crear un ambiente en línea más seguro.


No obstante, el ciberacoso a veces puede ser difícil de reconocer.


En las comunicaciones a través de texto a veces es difícil transmitir el mismo nivel de significado y contexto que en las conversaciones cara a cara. Debido a esto, a menudo puede ser difícil saber si alguien está siendo un acosador intencionalmente o si es un malentendido. Pero si una persona te envía mensajes abusivos o intenta intimidarte o avergonzarte en línea, definitivamente es ciberacoso.



Los efectos a largo plazo del ciberacoso


El acoso puede dañar tu autoestima y afectar tu salud mental. El acoso continuo podría llevar a que te retraigas de la sociedad, lo que dificultaría tus interacciones con amigos y familia. Si no se soluciona, el impacto del ciberacoso puede ser profundo y ser duradero.


Aunque esta advertencia da miedo, no dejes que te impida explorar en línea y formar amistades significativas con personas por todo Internet.



Diferentes tipos de ciberacoso


El ciberacoso es una bestia con muchas caras, siendo la más común la recepción de mensajes abusivos a través de correo electrónico, mensajes de texto y chat instantáneo. Sin embargo, no solo a través de estos medios los acosadores pueden llegar a ti.






El ciberacoso también se manifiesta de las siguientes formas:


  • Una persona que difunde rumores y cotilleos sobre ti en línea, a tus amigos o incluso desconocidos.

  • Alguien que publica estados y comentarios que tienen la intención de humillarte o alterar la forma en que otras personas te perciben.

  • Amenazas a través de redes sociales y otros lugares de comunicación en línea.

  • Alguien que usa sus perfiles en línea para compartir información, vídeos o fotos de ti sin tu consentimiento, o después de haberle pedido que deje de hacerlo.

  • Una persona que usa tus perfiles e información en línea para acecharte en Internet o en la vida real.

  • Alguien que hackea tus cuentas en línea o se hace pasar por ti con la intención de usar tu nombre y reputación para difundir contenido inapropiado o peligroso. Esto se conoce usualmente como fraping.


Cómo evitar que te acosen en línea


Las investigaciones recientes sugieren que el ciberacoso tiende a ocurrir cuando ciertos factores de riesgo no se mitigan. Aunque el ciberacoso es difícil de detener, puedes tomar pasos para evitar que te conviertas en una víctima.


El primer paso es cambiar los ajustes en tus cuentas de redes sociales para que tus perfiles solo los puedan ver personas que conoces y en quien confíes. Los ciberacosadores son oportunistas por naturaleza, así que estás en mayor riesgo de sufrir acoso en línea si los desconocidos pueden ponerse en contacto contigo fácilmente.


Además, siempre deberías evitar mensajes o aceptar solicitudes de amistad de personas que no conozcas. La capacidad de ocultarse tras una pantalla de ordenador mientras atacan a alguien, a menudo hace que el ciberacosador no reciba consecuencias del mundo real por sus acciones, y por eso, suelen escoger a alguien que no está en su círculo social o alguien que no conocen.




  • Protege tus cuentas en redes sociales. Establece tus niveles de seguridad para “solo amigos”, para que los desconocidos no puedan ver tu perfil o enviarte mensajes.

  • No publiques información personal en línea. Nunca publiques información como tu ubicación, dirección, número telefónico, escuela o lugar de trabajo en línea. Esto te ayudará a evitar que te acechen y también quiere decir que los acosadores no podrán ponerse en contacto contigo en persona o por el teléfono.

  • Si alguien te envía mensajes abusivos, no muerdas el anzuelo. El objetivo principal de la mayoría de ciberacosadores es generar una reacción de su víctima. Si respondes, podrías animarlos a continuar, así que es mejor no darles lo que están buscando. Si no les respondes, la mayoría de acosadores simplemente se rendirán y te dejarán.

  • Denúncialos. Si alguien te está acosando a ti o alguien que conoces, denuncia su publicación al equipo de atención al cliente de la plataforma. Un miembro del personal revisará el contenido y tomará una decisión para eliminar o dejar el contenido. En los casos más graves, incluso pueden tomar la decisión de bloquear o expulsar al acosador.

  • Bloquea al acosador. Bloquear a alguien evitará que pueda acceder a tu perfil y se pueda poner en contacto contigo en el futuro.

  • Cuéntalo a alguien. Cuéntale a un amigo o un familiar en quien confíes lo que está pasando. Puede que te brinden ayuda o te den algún consejo útil.


2 Entender el contexto de los mensajes en línea

Malentendidos en línea


Es posible malinterpretar una situación cuando te comunicas con alguien en Internet. Es fácil no entender el contexto o significado del comentario de alguien cuando no hay indicadores sociales, y esto puede causar que la conversación se desvíe del tema o incluso se convierta en una discusión acalorada.





Éstas son algunas de las buenas prácticas recomendadas para evitar los malentendidos en línea:


  • Ten en cuenta que no todo lo que lees en línea es cierto y que no todos los que te hablan son personas sinceras.

  • Si no entiendes algo, pídele a la persona que clarifique lo que quería decir antes de compartir tu opinión.

  • Usa fuentes fiables para comprobar los datos e información, para que no te creas o compartas algo que no es cierto.

  • Recuerda ser cortés y calmado, incluso si estás seguro de que alguien está equivocado, o si sientes que la persona está siendo mal educada.

  • Acude a los administradores y moderadores en los grupos y foros para mediar las discusiones en línea, si se vuelven incómodas o argumentativas.


Los foros en línea como Hablemos de autismo están pensados específicamente para que las personas con TEA socialicen y hagan amigos. La mayoría de estos foros tienen moderadores que monitorean las discusiones y están formados para mediar si identifican un malentendido.



12 formas de mejorar las redes sociales y comunicación en línea


Hay muchos beneficios por usar las redes sociales, especialmente para personas con TEA que podrían tener problemas para interactuar con las personas. Sin embargo, hay algunas desventajas de poner toda tu información en las redes sociales. A continuación, tienes 12 consejos para mejorar tu comunicación en línea y minimizar el riesgo de un malentendido.





  1. Nunca agregues a tu jefe, profesor o supervisor en las redes sociales. Si los agregas y son amigos en redes sociales, podrían ver el contenido en tu perfil, lo que podría llevar a algún malentendido sobre tu personalidad. Si su opinión sobre ti cambia con base en lo que vean, eso podría afectar tu posibilidad de crecimiento profesional.

  2. Nunca comentes sobre tu lugar de trabajo en línea, especialmente si te vas a quejar sobre él. A ti te puede parecer algo inocente, pero te podría costar tu trabajo si tus jefes o colegas se enteran. Adicionalmente, ahora la mayoría de lugares de trabajo tienen reglas sobre publicar tu trabajo en las redes sociales.

  3. Evita publicar contenido que pudiera cambiar la opinión que la gente tiene de ti, como despotricar con ira. Los potenciales empleadores usualmente buscarán tu perfil en línea y pueden basar su opinión en lo que vean, incluso si no representa realmente tu personalidad.

  4. Siempre que vayas a quedar con un nuevo amigo, hazlo durante el día y en un lugar público. Siempre dile a alguien a dónde estás yendo, a quién estás conociendo y cualquier cambio de lugar. Para tener más cuidado, podrías ir con un amigo o familiar de confianza. No vayas a ningún lugar apartado o vayas con ellos a su casa, y si sientes que algo no está bien, vete.

  5. Mantén seguras tus contraseñas y no hackees las cuentas de otras personas o sitios web, aunque puedas. Las personas con TEA a menudo son víctimas de una persona manipulativa que les pedirá que rompan la ley o hackeen un ordenador, pero eso es ilegal.

  6. No creas todo lo que lees en línea, especialmente en redes sociales. Muchos usuarios difunden información en Internet e incluso exageran sus vidas para causar una mejor impresión.

  7. No compares tu vida con la de otras personas en las redes sociales, solo estás viendo lo mejor de sus vidas, no sus experiencias normales del día a día.

  8. Siempre sé cortés en tus conversaciones en línea y evita las discusiones, incluso si sientes que la otra persona está equivocada.

  9. Recuerda que la mayoría de usuarios de Internet consideran que escribir en mayúsculas es el equivalente digital a gritar y, en este contexto, puede considerarse de mala educación escribir en mayúsculas.

  10. Puedes usar emojis o emoticonos para expresar mejor el contexto y significado de tus palabras. Por ejemplo, si añades una carita feliz al final de una frase, demostrará que estás feliz o estás siendo amigable.

  11. Si alguien te hace sentir incómodo o inseguro, sal de la situación y bloquéalo.

  12. Nunca envíes fotos explícitas de ti mismo ni envíes fotos de otra persona. Si compartes fotos sin consentimiento o fotos de un menor de edad, romperá la ley y podrías tener consecuencias legales.


3 Convertirse en una víctima de una estafa, manipulación o hackeos

Desafortunadamente, los estafadores y hackers son una parte de la vida diaria en línea. En términos sencillos, algunas personas tienen malas intenciones y desean manipular a otros para su propio beneficio.


Se presentarán como alguien que quiere ser tu amigo o incluso, una potencial pareja romántica. Se esforzarán en crear una relación para ganarse tu confianza, ¡y luego te robarán!

Los estafadores, hackers y ciberdelincuentes lo hacen por varias razones. Por ejemplo, podrían intentar que les envíes dinero o que cometas un delito en su nombre.


Podrían estar intentando que les des su información personal (llamado phishing), como tu información del pasaporte, para intentar robar tu identidad o hacerse pasar por ti en línea.



Buenas prácticas para evitar estafas y manipulación:


  • No le des a nadie tu información personal, como dirección, número telefónico o número de identificación.

  • Nunca divulgues tu información bancaria o de tarjeta de crédito en línea: recuerda que algunos estafadores podrían contactarte y pretender que son tu banco. Tu banco nunca se pondrá en contacto contigo o te pedirá información personal y privada.

  • No le digas a nadie dónde trabajan o estudian tú, tus amigos o tu familia.

  • Considera usar un pseudónimo en lugar de tu nombre real. Muchas personas usan la opción de su primer y segundo nombre o crean un nombre totalmente diferente.

  • Ten cuidado al aceptar conocer en persona a alguien que hayas conocido en Internet.

  • No le envíes dinero a nadie que conozcas en línea: si alguien te pide que les envíes dinero, es posible que estén intentando estafarte.

  • Nunca hagas clic en enlaces a sitios web que no reconozcas, porque podrían llevarte a un sitio web que ponga en riesgo la seguridad de tu ordenador.


Si piensas que podrías ser la víctima de una estafa, es importante que te pongas en contacto con tu banco y policía local inmediatamente.



Ve a lo seguro


El Centro de Educación Secundaria para Estudiantes con Trastorno de Espectro del Autismo han creado un acrónimo fácil de recordar para estar seguro en Internet y que significa “Ve a lo seguro” (PLAY IT SAFE).