https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
 

Guía de medicación sobre autismo




POR KATHERINE G. HOBBS

Fuente: Autism Parenting Magazine | 28/10/2021

Fotografía: Pixabay.com



Mientras se siguen buscando respuestas acerca del autismo, muchos han encontrado alivio a sus síntomas con la ayuda de medicamentos.


Aunque el primer relato clínico del trastorno del espectro autista (TEA) fue publicado hace más de 75 años por el psiquiatra infantil Leo Kanner, la causa precisa del autismo sigue sin estar clara para los científicos. A lo largo de los años se han gastado miles de millones de dólares en la investigación del autismo en un intento de desentrañar el misterio que ahora afecta a decenas de millones de personas en todo el mundo y de buscar medicamentos para el autismo.


Mientras los científicos siguen buscando respuestas, muchos individuos del espectro, tanto niños como adultos, han encontrado alivio a los preocupantes síntomas con la ayuda de medicamentos. Temple Grandin, renombrada profesora de ciencia animal, inventora y defensora del autismo, habla de su experiencia con la medicación diciendo: "No estaría aquí ahora si no tuviera antidepresivos".


Reconoce que la medicación no es para todo el mundo y afirma: "Si empiezas a usar una medicación en una persona con autismo, deberías ver una mejora obvia en el comportamiento en un corto periodo de tiempo. Si no se observa una mejora obvia, probablemente no debería tomarla. Es así de sencillo". Grandin no es médico, pero su experiencia personal con la medicación para el autismo resuena en muchas personas del espectro y sus familias.



Problemas médicos asociados al autismo


Las personas con TEA suelen ser diagnosticadas con enfermedades concurrentes. Estas afecciones son problemas independientes del TEA, pero a menudo se presentan de forma similar, lo que dificulta su diagnóstico. Si sospecha que su hijo puede tener dificultades para gestionar una afección adicional, es fundamental que busque un diagnóstico. Una vez identificada la afección concurrente, los médicos, los terapeutas y la escuela de su hijo pueden comenzar a ofrecer servicios para ayudar a su hijo a controlar los síntomas.


Algunas de las afecciones concurrentes más comunes que padecen las personas con autismo son la ansiedad, la depresión, el trastorno obsesivo-compulsivo, los trastornos convulsivos, el trastorno bipolar y las enfermedades gastrointestinales. Para tratar estos trastornos se suele utilizar una combinación de terapia y medicamentos.



¿Se puede tratar el autismo con medicamentos?


Los síntomas específicos que afectan a la capacidad de un individuo para funcionar de forma óptima pueden tratarse a veces con medicación. La Red Interactiva de Autismo y el Instituto Kennedy Krieger afirman que "actualmente no hay ningún medicamento aprobado para tratar los síntomas principales del autismo. Sin embargo, se prescriben varios medicamentos para tratar otras afecciones y síntomas que suelen darse en niños y adultos con autismo, como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, el trastorno de ansiedad, las autolesiones, la agresividad y los trastornos convulsivos." ("Medicamentos", 2016).


Los medicamentos utilizados para tratar los síntomas del autismo se utilizan a veces "fuera de etiqueta", lo que significa que los medicamentos no se desarrollaron originalmente para ser utilizados para tratar los síntomas del autismo, pero suficientes pruebas e investigaciones los convierten en una opción apropiada para probar. Otros medicamentos se desarrollan para tratar los síntomas que pueden coexistir con diversos trastornos, como la ansiedad o las fluctuaciones del estado de ánimo.



¿Cuáles son los tratamientos para el autismo?


Algunos de los tipos de medicamentos más comunes que se ofrecen a los niños con autismo son los antipsicóticos, los estimulantes, los antidepresivos, los estabilizadores del estado de ánimo, los anticonvulsivos, los ansiolíticos y los agentes gastrointestinales.



Medicamentos antipsicóticos para el autismo


Los medicamentos antipsicóticos para el autismo suelen utilizarse para tratar los síntomas de la psicosis, como los delirios, las alucinaciones y la paranoia. Estos síntomas suelen estar presentes en enfermedades como el trastorno bipolar y la esquizofrenia. Dos medicamentos antipsicóticos, Risperdal (risperidona) y Abilify (aripiprazol), han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para su uso en niños con autismo. Los antipsicóticos actúan "bloqueando los receptores de dopamina en el cerebro". Los receptores de dopamina intervienen en el movimiento, la cognición y el estado de ánimo". La risperidona también puede afectar a otras vías químicas del cerebro como la serotonina (también relacionada con el comportamiento y el estado de ánimo) que se sabe que es anormal en algunos individuos con TEA." ("Medicamentos", 2016).


El Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver dice que "el medicamento antipsicótico risperidona está aprobado para reducir la irritabilidad en niños de 5 a 16 años con autismo. Estos medicamentos pueden disminuir la hiperactividad, reducir los comportamientos estereotipados y minimizar el retraimiento y la agresividad entre las personas con autismo." ("Tratamiento con medicamentos para el autismo", 2017)



Medicamentos estimulantes para el autismo


Los estimulantes son una clase de medicación que se administra con mayor frecuencia a los niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). El estimulante más recetado a los niños con TEA y más estudiado es el Ritalin (metilfenidato). Otros estimulantes que pueden recetarse son Adderall, Concerta, Metadate CD o Dexedrine. Los estimulantes son una opción para algunos niños con TEA debido a los síntomas similares al TDAH, como la hiperactividad, el escaso control de los impulsos y la falta de atención.


La Red Interactiva de Autismo dice: "No se entiende completamente cómo funcionan los estimulantes del sistema nervioso central, pero se cree que la medicación se dirige al sistema de excitación del tronco cerebral y a la corteza." ("Medicamentos", 2016). El Centro Eunice Kennedy Shriver también señala que "son particularmente útiles para aquellos con síntomas leves de TEA". ("Tratamiento con medicamentos para el autismo", 2017)



Depresión, trastorno obsesivo-compulsivo y medicación antidepresiva para el autismo


"La depresión mayor es una de las condiciones más serias comunes en las personas con autismo, una que puede ser malinterpretada o incluso pasada por alto. Mientras que los problemas de sueño y comportamiento rara vez pasan desapercibidos, la depresión puede ocultarse a la vista." (Sarris, 2018). La depresión en los niños con TEA a menudo no se diagnostica hasta que el niño actúa con impulsos de autolesionarse, muestra comportamientos agresivos o intenta morir por suicidio. Los médicos del Hospital Sheppard Pratt, en Maryland, están tratando de encontrar un vínculo entre el TEA y la depresión y aumentar la detección de la depresión en los niños del espectro. Animan a los médicos y a los padres a conocer los síntomas de la depresión en los niños con autismo y a probar los medicamentos antidepresivos cuando sea apropiado.


Según la Fundación Internacional del TOC, "muchos comportamientos asociados al TOC [trastorno obsesivo-compulsivo], como la ansiedad, los comportamientos repetitivos y los problemas sociales, son también típicos del TEA". Aunque la apariencia del TEA y del TOC puede ser similar en la superficie, los procesos que impulsan estos comportamientos son bastante diferentes, y cada uno requiere un tipo de tratamiento diferente... Es importante determinar qué comportamientos surgen del TOC de un paciente y cuáles surgen del TEA. Esto ha demostrado ser uno de los principales desafíos en el tratamiento de pacientes con ambos trastornos. Otras dificultades en el tratamiento de pacientes con TOC comórbido con TEA son la falta de perspicacia, la incapacidad general para conectarse emocional y socialmente, los arrebatos de ira, los cambios de humor frecuentes, extremos e impredecibles y la impulsividad". (Gorbis & Dooley).


Los tipos de antidepresivos más utilizados en el autismo son los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) y los antidepresivos tricíclicos (ATC). Estos medicamentos se desarrollaron originalmente para personas con trastornos depresivos, trastornos de ansiedad y trastorno obsesivo-compulsivo. La Red Interactiva de Autismo dice que "La mayoría de los antidepresivos funcionan cambiando los niveles de sustancias químicas específicas en el cerebro llamadas neurotransmisores." ("Medicamentos", 2016).


Los antidepresivos más recetados para el TEA son Prozac, Luvox y Celexa, pero hay más de una docena aprobados para su uso en personas con TEA. Se cree que los ISRS "reducen la frecuencia e intensidad de los comportamientos repetitivos; disminuyen la ansiedad, la irritabilidad, las rabietas y el comportamiento agresivo; y mejoran el contacto visual", mientras que los ATC consiguen resultados similares, pero son más eficaces para algunas personas y a veces causan menos efectos secundarios. ("Tratamiento con medicamentos para el autismo", 2017)



Medicamentos para estabilizar el estado de ánimo en el autismo


Al igual que los medicamentos antipsicóticos, los estabilizadores del estado de ánimo también tratan características del trastorno bipolar y del TEA, incluyendo, "la agresión, las autolesiones, la impulsividad y el trastorno de conducta." ("Medicamentos", 2016). Los estabilizadores del estado de ánimo requieren más investigación para entender cómo ayudan a los niños con autismo, y gran parte de la evidencia actual es anecdótica. El litio, el Lamictal, el Depakene, el Depakote, el Tegretol, el Topamax, el Trileptal y el Keppra son opciones que puede explorar con el pediatra de su hijo.



Medicamentos para la ansiedad, la epilepsia, los anticonvulsivos y los medicamentos gastrointestinales para el autismo


Los medicamentos anticonvulsivos se utilizan a menudo en el 33 por ciento estimado de los niños con autismo que tienen un trastorno convulsivo concurrente. Los medicamentos gastrointestinales se utilizan para tratar síntomas como el reflujo ácido, el estreñimiento y la diarrea, que son comunes en los niños con TEA. La relación entre el TEA y las convulsiones y el malestar gastrointestinal aún no está clara, pero puede ser útil reconocer su relación con el TEA al observar el comportamiento de su hijo y manejar su bienestar.


Xanax, Niravam, Buspar, Ativan, Vivitrol, Valium, melatonina y antihistamínicos se utilizan comúnmente para manejar los trastornos convulsivos en niños con TEA. ("Medicamentos", 2016). Muchos de estos medicamentos también ofrecen beneficios contra la ansiedad y pueden ayudar a su hijo a dormir. Los medicamentos gastrointestinales para el autismo, como todos los medicamentos, se adaptan mejor a su hijo con la ayuda de un especialista en pediatría.



Autismo y efectos secundarios de la medicación


Los medicamentos no son de talla única. Un medicamento que funciona de maravilla para un niño con síntomas similares puede crear más problemas o ser totalmente ineficaz para otro. Cuando decida probar una medicación, es importante que se informe sobre los efectos secundarios habituales relacionados con esa medicación, así como que tome nota de cualquier comportamiento inusual o signo de angustia que pueda mostrar su hijo. Esto es especialmente importante si su hijo no habla o tiene una capacidad de comunicación limitada.


Los signos de angustia pueden incluir, entre otros, patrones de sueño anormales, estreñimiento o diarrea, sarpullido o urticaria, reacción alérgica, incluida la anafilaxia, letargo o fatiga, o un aumento del síntoma que se intenta tratar. Según la Red Interactiva de Autismo, los antipsicóticos son el fármaco psiquiátrico más utilizado para los niños con autismo. "La Agencia para la Investigación y la Calidad de la Atención Sanitaria de EE.UU. sopesó las pruebas científicas sobre esos medicamentos. Encontró beneficios significativos y también "daños", o malos efectos secundarios. Los fármacos reducen los comportamientos desafiantes y repetitivos en comparación con la ausencia de tratamiento. También se asocian con un importante aumento de peso, sedación, temblores y trastornos del movimiento, señaló." (Sarris, 2016).


La Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente sugiere vigilar de cerca el peso de su hijo si está tomando medicamentos antipsicóticos y hacer análisis de sangre de rutina para comprobar si hay colesterol alto o signos de diabetes o prediabetes. En última instancia, son muy pocos los medicamentos que no tienen efectos secundarios, pero si la medicación es adecuada, la intensidad de los efectos secundarios puede disminuir después de las primeras semanas. Mantener una línea abierta de comunicación clara con el pediatra de su hijo será imprescindible para asegurarse de que su hijo está recibiendo más beneficios que riesgos de una determinada medicación.



Encontrar la medicación adecuada para el autismo


Es fundamental trabajar no sólo con el pediatra de su hijo, sino también con los especialistas del equipo de su hijo, para determinar qué medicación es la más adecuada para su hijo. Asegúrese de pedirle al médico que le prescribe la medicación una lista completa de los posibles efectos secundarios a los que debe prestar atención, así como la identificación y las posibles interacciones entre los medicamentos que toma su hijo. Tendrá que administrar la medicación a su hijo en un horario determinado para evitar sobremedicarle o inframedicarle. Además, debe saber cuál es el plazo y la dosis adecuados para deshabituar a su hijo de la medicación.


El pediatra de tu hijo debería tener un médico de guardia fuera de horario para responder a cualquier pregunta que tengas. Una vez que haya encontrado una medicación que usted y el pediatra de su hijo hayan acordado como una buena opción, intente no desanimarse si la primera dosis, o incluso la primera receta, no es la adecuada para su hijo. Encontrar un medicamento que funcione bien con el cuerpo y la química cerebral únicos de su hijo puede llevar tiempo.


Si se siente cómodo con que su hijo pruebe una nueva medicación, puede preguntar al pediatra de su hijo si puede optar a un ensayo de medicación. Los investigadores de la Universidad de Buffalo están estudiando el posible uso de un medicamento contra el cáncer en personas con TEA. Los investigadores creen que el medicamento llamado romidepsina (actualmente utilizado para tratar el linfoma) podría ayudar a tratar a los niños con autismo que tienen dificultades con las habilidades sociales. El medicamento aún no se ha probado en humanos, pero el profesor Dr. Zhen Yan tiene la esperanza de que el medicamento esté disponible pronto y con mínimos efectos secundarios.



Marihuana medicinal para el autismo


Si vive en una parte del mundo en la que la marihuana medicinal está legalizada, es posible que quiera explorarla como una opción para tratar los síntomas del autismo de su hijo. En los Estados Unidos, un número limitado de niños tiene acceso a la marihuana medicinal y aún menos viven en áreas donde el autismo se considera una condición de calificación para usar la planta medicinalmente. La revista Autism Parenting Magazine publicó anteriormente un artículo sobre la marihuana medicinal para el autismo que hacía referencia a MAMMA, "Mothers Advocating Medical Marijuana for Autism" (Madres que abogan por la marihuana medicinal para el autismo). MAMMA es un grupo de defensa de los padres con capítulos en siete estados de Estados Unidos (Arizona, Georgia, Nueva York, Pensilvania, Texas, Iowa e Illinois).


El objetivo de MAMMA es dar a todos los niños con autismo acceso legal a la marihuana medicinal bajo el cuidado de un médico." (Hobbs, 2018) Si quieres abogar por la legalización de la marihuana medicinal en tu zona, MAMMA ofrece recursos en su página web. El Centro Médico Shaare Sedek de Jerusalén y el Hospital Infantil de Filadelfia están estudiando los efectos de la marihuana medicinal en niños con autismo con la esperanza de ponerla a disposición de cualquier familia que quiera probarla.



Beneficios de la marihuana medicinal para el autismo


Según MAMMA, los niños que han utilizado la marihuana medicinal han encontrado alivio de los síntomas, incluyendo convulsiones, comportamientos autolesivos, desregulación del estado de ánimo, malos patrones de sueño y ansiedad. Las familias de MAMMA suelen decir que la marihuana medicinal alivia tantos síntomas como los antipsicóticos y otros productos farmacéuticos con menos efectos secundarios. Los padres que dudan en probar los productos farmacéuticos o que tienen un niño que no tolera bien los medicamentos pueden estar interesados en probar una opción más natural como la marihuana medicinal.



¿Puede la marihuana medicinal curar el autismo?


Al igual que los productos farmacéuticos no pueden curar el autismo, la marihuana medicinal tampoco. Los niños, especialmente las niñas, con síndrome de Asperger o autismo de alto funcionamiento que muestran síntomas mínimos en el día a día podrían parecer funcionar "normalmente" con la ayuda de la marihuana medicinal u otros productos farmacéuticos, pero esta afirmación es actualmente puramente anecdótica. Los estudios sobre los efectos de la marihuana medicinal en el autismo están en sus fases iniciales, pero los investigadores esperan encontrar una cepa y una dosis de la planta que proporcione a los niños con autismo el mayor alivio posible de los síntomas.



¿Qué otros tratamientos hay para el autismo?


Además de los productos farmacéuticos y la marihuana medicinal, hay una gran variedad de tratamientos disponibles que podrían ayudar a su hijo. Su hijo podría trabajar con un terapeuta ocupacional, un fisioterapeuta, un psicólogo, un terapeuta de arte, un musicoterapeuta, o participar en la hipoterapia o la terapia recreativa. Si no está seguro de por dónde empezar o de qué tipo de tratamientos y terapias son los mejores para su hijo, consulte a su pediatra. Juntos podéis evaluar los puntos fuertes y los retos de vuestro hijo, así como sus gustos y aversiones, para elaborar un programa.


El pediatra de tu hijo debería tener una lista de proveedores que recomienda, así como de aquellos que aceptan tu seguro. Algunos programas ofrecen subvenciones y becas a las familias cuyo seguro no cubre sus servicios. Además, puede buscar grupos comunitarios a los que pueda unirse su hijo, así como grupos de apoyo para padres y cuidadores de niños con autismo.



Análisis conductual aplicado


Si nunca ha probado el Análisis Conductual Aplicado (ABA), puede ser una terapia valiosa para utilizar junto con la medicación para el autismo. Está probado y puede utilizarse con niños en todos los puntos del espectro. El ABA se centra en el niño en su totalidad y trata de mejorar las habilidades sociales, la comunicación, la educación, el aprendizaje, el autocuidado, las habilidades motoras y las relaciones familiares. Se practica con un terapeuta, pero las familias deben comprometerse a continuar el programa en casa entre las sesiones.


El ABA suele practicarse más de 20 horas a la semana y las reuniones pueden tener lugar en la consulta del terapeuta, en la escuela, en casa o con otros miembros del equipo de su hijo. Cuantas más personas estén de acuerdo con la terapia, mejor.



La coherencia es la clave


Los niños neurotípicos y sus compañeros con autismo prosperan con la rutina y el ritmo. Tanto si decide probar con fármacos, marihuana medicinal, ABA o una combinación de los tres, es fundamental mantener una rutina para su hijo. Los medicamentos deben tomarse de forma constante para que el niño reciba todos los beneficios, y como se mencionó anteriormente, ABA requiere un compromiso de tiempo no sólo del terapeuta de su hijo, sino de tantas personas en su vida como sea posible. Si tiene problemas para encontrar un tratamiento que funcione para su hijo, o sospecha que está experimentando efectos adversos de la medicación, pida consejo a un pediatra. En caso de una reacción extrema, ponte en contacto inmediatamente con los servicios de emergencia.



Referencias


Gorbis, E., & Dooley, L., B.A. (n.d.). Treatments for Obsessive-Compulsive Disorder comorbid with Autism Spectrum Disorder. Retrieved October 2018, from https://iocdf.org/expert-opinions/treatments-for-obsessive-compulsive-disorder-comorbid-with-autism-spectrum-disorder/


Grandin, T. (2015). The Way I See It – A Personal Look at Autism and Aspergers. Future Horizons Incorporated.


Hobbs, K. G. (2018, June 21). Benefits of Medical Marijuana and Autism to Be Studied. Retrieved October 2018, from https://www.autismparentingmagazine.com/benefits-medical-marijuana-autism-studied/


Medications. (2016, December 13). Retrieved October 2018, from https://iancommunity.org/cs/what_do_we_know/medication


Published by the Interactive Autism Network

Medication Treatment for Autism. (2017, January 31). Retrieved October 2018, from https://www.nichd.nih.gov/health/topics/autism/conditioninfo/treatments/medication-treatment


Current Owner: Office of Communications at the Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health and Human Development

Sarris, M. (2018, March 14). Diagnosing Depression in Autism. Retrieved October 2018, from https://iancommunity.org/diagnosing-depression-autism


Sarris, M. (2016, December 13). Antipsychotics and Autism: Weighing the Benefits, Eyeing the Risks. Retrieved October 2018, from https://iancommunity.org/ssc/antipsychotics-and-autism-weighing-benefits-eyeing-risks


450 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo