La activista del autismo y su hijo, murieron en el trágico incendio de la casa de East Bay