https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
 

La anorexia antes o durante el embarazo está relacionada con tener un hijo con autismo


Cuestión confusa: Los factores ambientales, y no los genéticos, podrían explicar la relación entre los trastornos alimentarios y tener un hijo con autismo./ Cortesía de Vasileios Economou / Getty Images



POR NIKO MCCARTY

Fuente: Spectrum | 07/02/2021

Fotografía: Autism Spectrum



Las mujeres con anorexia nerviosa antes o durante el embarazo tienen una mayor probabilidad de tener un hijo con autismo o TDAH


Las mujeres con anorexia nerviosa antes o durante el embarazo tienen una mayor probabilidad de tener un hijo con autismo o trastorno por déficit de atención e hiperactividad, según un nuevo estudio.


Alrededor del 20 por ciento de las personas con anorexia -un trastorno alimentario caracterizado por la restricción de alimentos, un peso corporal bajo y un miedo intenso a ganar peso- son autistas, pero las estimaciones varían. Trabajos anteriores han sugerido que la anorexia y el autismo podrían compartir raíces genéticas, pero muchos estudios han analizado la conexión sólo en personas que buscan activamente un tratamiento para un trastorno alimentario, lo que hace difícil controlar factores de confusión como el uso de medicamentos.


El nuevo estudio se basó en un gran conjunto de datos: casi 53.000 niños nacidos en Suecia entre 1990 y 2012. Alrededor de 8.800 de esos niños nacieron de mujeres con anorexia, bulimia o un trastorno alimentario no especificado -como comer en exceso o desnutrición- antes o durante el embarazo.


Las que tuvieron anorexia durante el embarazo tenían cuatro veces más probabilidades de tener un hijo con autismo, en comparación con las mujeres que nunca habían tenido un trastorno alimentario. Las probabilidades de tener un hijo autista eran un 80% mayores entre las mujeres que se habían recuperado de la anorexia nerviosa antes del embarazo.



Las mujeres con anorexia antes o durante el embarazo tienen más probabilidades de tener un hijo con autismo

Si bien el mecanismo no está claro, parece que los factores medioambientales juegan un papel. La anorexia durante el embarazo fue también vinculada a mayores probabilidades de tener un hijo con TDAH.

Ratio de riesgo de autismo. Ratio de riesgo de TDAH. Intervalo de confianza del 95%

Los datos están basados en 52.878 niños nacidos en Suecia entre 1990 y 2012. De estas madres, 8.813 estaban diagnosticadas con un trastorno de la alimentación antes o durante su embarazo. Los datos fueron ajustados según el sexo y el año de nacimiento, así como la edad de la madre y comorbilidades psiquiátricas, entre otros factores. Sólo la anorexia resultó ser significativamente asociada con mayores probabilidades de tener un hijo con autismo. Un ratio de riesgo de 1 sugiere que no hay asociación entre trastornos de la alimentación y autismo o TDAH.



Tener una muestra tan grande es crucial, dice Brian Lee, profesor asociado de epidemiología y bioestadística en la Universidad de Drexel en Filadelfia, Pensilvania, porque el autismo ocurre sólo en el 1 o 2 por ciento de los niños, y los trastornos alimentarios son igualmente infrecuentes.


"Desde el punto de vista de los métodos, esto está hecho tan bien como se podría esperar", dice Lee, que no participó en el trabajo.


El estudio se publicó en JAMA Network Open en enero.


En el nuevo trabajo, los investigadores controlaron una serie de factores asociados con el autismo, incluyendo el nivel de educación de la mujer y la edad cuando dio a luz, así como el sexo del niño. Y aun así, la asociación entre anorexia y autismo se mantuvo.


Sin embargo, a pesar de estos controles, el estudio no puede establecer si existe una relación causal que vincule el autismo con los trastornos alimentarios, dice Ängla Mantel, médico-científico del Instituto Karolinska de Solna (Suecia), que dirigió el estudio.


Para muchos de los hijos de mujeres con trastornos alimentarios, Mantel y sus colegas identificaron a un primo materno completo, que comparte hasta el 12,5 por ciento de la información genómica del niño, para ver si tenían probabilidades similares de tener autismo. No fue así.


Mantel y sus colegas ajustaron la tasa de autismo entre los primos, y el vínculo entre la anorexia y el autismo, específicamente, se mantuvo.


La comparación entre primos "sugiere que la asociación observada no podría explicarse por factores familiares", dice Mantel.


En cambio, los hallazgos apuntan a factores ambientales, no genéticos; la anorexia puede causar cambios en una serie de biomarcadores metabólicos y endocrinos que podrían contribuir al autismo en un niño, por ejemplo. Un estudio de 2017 descubrió que los bebés de mujeres con un trastorno alimentario activo también tenían "niveles más bajos de metilación del ADN en la sangre del cordón umbilical, específicamente en genes relevantes para el desarrollo neuronal", según los investigadores del nuevo estudio.


Si estos cambios epigenéticos son los responsables es sólo una especulación y requerirá más investigación, dice Lee.


"Los autores hicieron un excelente trabajo al intentar descartar si la confusión genética era la responsable", dice Lee. "Creo que el siguiente paso es probablemente tratar de explicar realmente esta asociación. ¿Está causada por una nutrición subóptima? ¿Se trata de cambios epigenéticos? ¿Es que la gente está tomando diferentes medicamentos en respuesta a un trastorno alimentario? Eso es algo que hay que seguir después de este estudio".


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/MQXT2456


https://www.spectrumnews.org/news/anorexia-before-or-during-pregnancy-linked-to-having-a-child-with-autism/?utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=b1a01bddab-EMAIL_CAMPAIGN_2022_02_01_08_22&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-b1a01bddab-169086874


95 visualizaciones0 comentarios