https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
top of page

La ansiedad impulsa las diferencias de la amígdala en los jóvenes autistas


Poder subnuclear: las imágenes de los subnúcleos de la amígdala apuntan a las similitudes entre los niños con autismo o TOC, así como con la ansiedad



POR PETER HESS

Fuente: Spectrum | 27/07/2022

Fotografía: Spectrum



Las regiones de la amígdala están agrandadas en los niños y adolescentes autistas con ansiedad, pero no en sus compañeros autistas o neuro-típicos sin ansiedad


Según un nuevo estudio, las regiones de la amígdala están agrandadas en los niños y adolescentes autistas con ansiedad, pero no en sus compañeros autistas o no autistas sin ansiedad.


Esta estructura, formada por grupos de neuronas con forma de almendra en cada hemisferio cerebral, ayuda a evaluar las amenazas y a procesar el miedo. Suele crecer a lo largo de la infancia y hasta la edad adulta, pero en las personas con autismo este crecimiento se acelera en la infancia y se estabiliza en la adolescencia, según indican estudios de imagen anteriores.


Los nuevos hallazgos sugieren que las diferencias en la amígdala observadas en algunos autistas pueden tener más que ver con la ansiedad que con el autismo, y apuntan a secciones específicas de la amígdala, conocidas como subnúcleos, dice la investigadora principal Emma Duerden, profesora adjunta de psicología aplicada en la Universidad Western de Londres (Canadá).


Estudios anteriores implicaban a un subnúcleo, conocido como amígdala central, en la ansiedad en modelos animales. Según Duerden y sus colegas, su tamaño también se relaciona con las puntuaciones de ansiedad en jóvenes con autismo y con trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), pero no en aquellos con trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH). Los trabajos futuros deberían centrarse explícitamente en los niños autistas con y sin ansiedad para aclarar la asociación con la amígdala central, dice.


Es de esperar que los intentos de replicación también aporten claridad, dice Deyou Zheng, profesor de genética, neurología y neurociencia del Colegio de Medicina Albert Einstein de Nueva York, que no participó en el estudio, porque los cambios de volumen medidos en este estudio son pequeños.


"Y, obviamente", dice, "no podemos decir si el agrandamiento de subregiones específicas de la amígdala contribuye al autismo y a la ansiedad o [es] la consecuencia de adaptación del aumento de la ansiedad".


Duerden y su equipo reclutaron a jóvenes de 5 a 18 años a través de clínicas de Ontario (Canadá). Entre los 233 participantes, 101 tienen autismo, 37 son neurotípicos, 59 tienen TDAH y 36 tienen TOC. Los médicos confirmaron el diagnóstico de cada participante o la ausencia del mismo, y los padres informaron sobre los niveles de ansiedad de sus hijos mediante un cuestionario clínico. De media, los participantes con autismo o TOC tenían una puntuación de ansiedad significativamente mayor que los que tenían TDAH y más de cinco veces la puntuación del grupo neurotípico.


Los participantes con autismo o TOC que tenían puntuaciones más altas de ansiedad también tenían una amígdala central más grande en el hemisferio derecho del cerebro que los participantes neurotípicos y los que tenían TDAH, según descubrió el equipo mediante una resonancia magnética. La amígdala central es la principal salida de la estructura, que enciende una alarma que activa la respuesta al estrés del cerebro. El volumen de otro subnúcleo, el área amigdalina anterior, también aumentó con las puntuaciones de ansiedad en los participantes con autismo y TOC, pero no en los participantes neurotípicos ni en los que padecían TDAH. La ansiedad no mostró ninguna relación con los volúmenes de los subnúcleos de la amígdala izquierda.


La función exacta de los distintos subnúcleos en la ansiedad no está clara, pero el papel de la amígdala central la convierte en un candidato prometedor para futuros estudios, afirma Duerden. El trabajo se publicó en Human Brain Mapping a principios de este mes.


Mientras que trabajos anteriores han demostrado que el tamaño de la amígdala está relacionado con la ansiedad en los niños autistas, los nuevos hallazgos sugieren que la amígdala desempeña un papel importante en la ansiedad independientemente del autismo, incluso en los que padecen TOC. Los participantes con TDAH presentaban una ansiedad algo elevada en comparación con los participantes neurotípicos, pero los tamaños de sus subnúcleos eran más típicos y no guardaban una relación significativa con la ansiedad, lo que indica que la asociación puede no mantenerse en las distintas condiciones del neurodesarrollo.


Dado que los investigadores escanearon a personas con diferentes afecciones y a personas neurotípicas en el mismo escáner, evitaron los problemas que surgen en muchos estudios de neuroimagen de gran tamaño que utilizan diferentes escáneres, software y procedimientos en distintos lugares, dice Christine Wu Nordahl, profesora de psiquiatría y ciencias del comportamiento en el Instituto MIND de la Universidad de California, Davis, que no participó en el estudio. "Es un esfuerzo monumental lo que han hecho para recoger estos datos".


Y el hecho de que el estudio se centre en los subnúcleos de la amígdala es muy necesario, dice David Amaral, distinguido profesor de psiquiatría y ciencias del comportamiento del Instituto MIND, que no participó en el trabajo, pero "somos un poco cautelosos sobre si las herramientas actuales pueden definir adecuadamente estas regiones que son muy difíciles de definir."


En un estudio publicado en junio, Nordahl y Amaral relacionaron los rasgos de ansiedad con el tamaño de la amígdala en los autistas y sugirieron que la ansiedad específica del autismo -como la que se produce en torno a las interrupciones de los intereses especiales o las rutinas- tiene un aspecto diferente de la ansiedad generalizada en el cerebro. Descubrieron que la ansiedad generalizada está asociada a una amígdala derecha más grande que la media, lo que coincide con los hallazgos del equipo de Duerden, pero la ansiedad específica del autismo está vinculada a una más pequeña que la habitual.


En el nuevo estudio, los dos subgrupos de autismo podrían anularse mutuamente, lo que llevaría a efectos globales algo menores, dice Nordahl.


Como el nuevo trabajo se basa en los informes de los padres, no puede distinguir entre la ansiedad generalizada y la ansiedad específica del autismo, dice Duerden. En un artículo que se está revisando actualmente, Duerden y su equipo compararon el tamaño de los subnúcleos de la amígdala y los informes de los padres y de los propios niños de una cohorte diferente de niños autistas y no autistas, todos con un diagnóstico de ansiedad.


"La ansiedad es real y está asociada a cambios en el cerebro", dice Duerden. "A muchos individuos del espectro, y a otros niños que sufren el impacto de la ansiedad, se les suele decir que son sólo sentimientos".


El nuevo trabajo podría ayudar a allanar el camino para tratamientos específicos, dice Duerden. Las terapias contra la ansiedad son menos eficaces para los autistas que para sus compañeros neurotípicos, aunque las estimaciones sugieren que aproximadamente el 40 por ciento de los jóvenes con autismo tienen trastornos de ansiedad, en comparación con alrededor del 27 por ciento de los niños neurotípicos.


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/PAYE6372


https://www.spectrumnews.org/news/anxiety-drives-amygdala-differences-in-autistic-youth/?utm_source=daily&utm_medium=email&utm_campaign=20220727-daily-nl-amygdala-subnuclei-news&utm_source=Spectrum+Newsletters&utm_campaign=318b1042ae-DAILY_20220727_WEDNESDAY&utm_medium=email&utm_term=0_529db1161f-318b1042ae-169086874


43 visualizaciones0 comentarios
bottom of page