Entendiendo qué es la doble empatía


Cortesía de Nan Cao



POR RACHEL ZAMZOW

Fuente: Spectrum | 22/07/2021

Fotografía: Cortesía de Nan Cao



La dificultad para interactuar socialmente está presente incluso en los primeros relatos sobre el autismo.


La dificultad para interactuar socialmente está presente incluso en los primeros relatos sobre el autismo. Este rasgo definitorio de la enfermedad ha servido de base a las teorías predominantes sobre sus raíces, así como al diseño de muchos tratamientos para el autismo.


Pero una nueva línea de trabajo apoya una visión más matizada de las capacidades sociales de los autistas. Los defensores de una idea denominada "problema de la doble empatía" creen que los fallos de comunicación entre autistas y no autistas son una cuestión bidireccional, causada por las dificultades de comprensión de ambas partes. Este "doble problema" pone en tela de juicio las teorías sobre el autismo que, desde hace tiempo, señalan las deficiencias sociales de las personas con autismo como la razón del fracaso de las interacciones. También se hace eco de los principios de la neurodiversidad en su suposición de que los autistas simplemente tienen una forma diferente de comunicarse y no una deficiente. "Como teoría, coincide con la fenomenología autista que se desprende de los relatos internos", afirma el investigador sobre el autismo Damian Milton, profesor de discapacidades intelectuales y del desarrollo en la Universidad de Kent (Reino Unido).


Aunque el apoyo científico a la teoría va en aumento, aún no es sólido como una roca. Y no todos los investigadores están en sintonía con esta nueva dirección, dice Matthew Lerner, profesor asociado de psicología, psiquiatría y pediatría en la Universidad Stony Brook de Nueva York. "El problema de la doble empatía es una teoría más joven desde el punto de vista empírico", dice.



¿Qué es el problema de la doble empatía?


La base de la teoría es que una desconexión entre dos personas puede llevar a una comunicación defectuosa. Esta desconexión puede producirse a muchos niveles, desde los estilos de conversación hasta la forma en que las personas ven el mundo. Cuanto mayor sea la desconexión, más dificultades tendrán las dos personas para interactuar.


En el caso del autismo, la brecha comunicativa entre personas con y sin la enfermedad puede producirse no sólo porque los autistas tienen problemas para entender a los no autistas, sino también porque los no autistas tienen problemas para entenderlos a ellos. El problema, según la teoría, es mutuo. Por ejemplo, la dificultad para leer las expresiones faciales de la otra persona puede entorpecer las conversaciones entre autistas y no autistas.



¿Cuáles son los orígenes de la teoría?


Esta concepción de lo social en el autismo como una vía de doble sentido tiene décadas de antigüedad. Activistas autistas como Jim Sinclair llevan argumentando desde los años 90 que los modos de comunicación autistas entran en conflicto con los neurotípicos.


Milton acuñó por primera vez el término "problema de la doble empatía" en un artículo de 2012. Para él, la idea ofrecía una forma de replantear la noción largamente sostenida de que los individuos del espectro tienen deteriorada la teoría de la mente -la capacidad de inferir las intenciones o los sentimientos de los demás- para incluir la posible incomprensión por parte de las personas no autistas.



¿Qué pruebas lo avalan?


En lugar de centrarse en cómo se desenvuelven las personas con autismo en situaciones sociales, los nuevos estudios investigan cómo se desenvuelven las personas no autistas cuando interactúan con personas autistas. Los resultados apuntan a que los puntos ciegos de las personas no autistas contribuyen a la brecha comunicativa. Por ejemplo, en un estudio, las personas no autistas tuvieron problemas para descifrar los estados mentales que los autistas representaban a través de animaciones. Otros trabajos muestran que las personas no autistas tienen dificultades para interpretar con precisión las expresiones faciales de los autistas.


Las personas no autistas también pueden hacer juicios rápidos de las personas autistas que impiden, restringen o agravan las interacciones entre ambos. Por ejemplo, las personas no autistas pueden tener una primera impresión negativa de las personas autistas sin conocer su diagnóstico -calificándolas de menos accesibles y más torpes que las personas neurotípicas- o juzgarlas erróneamente como engañosas.


Pero, ¿no son las dificultades sociales un rasgo esencial del autismo?


Sí, hay muchas pruebas que demuestran que las personas con autismo difieren de las que no padecen la enfermedad en varios ámbitos sociales, como las expresiones faciales, los patrones de habla y la mirada (aunque esta última noción puede ser inestable).


Pero varios estudios también muestran que los problemas sociales y de comunicación de los autistas no son evidentes cuando interactúan con otras personas con autismo. Por ejemplo, en el juego del "teléfono", en el que se transmite un mensaje en susurros de una persona a otra, las cadenas de ocho personas autistas mantienen la fidelidad del mensaje tan bien como los grupos de ocho personas no autistas. Sólo en grupos mixtos de autistas y no autistas el mensaje se degrada rápidamente.


Hay otros indicios de que las personas del espectro conectan bien entre sí. Los autistas dicen sentirse más cómodos con otros autistas que con personas no autistas. Muchos adolescentes con autismo prefieren relacionarse con compañeros autistas antes que con los no autistas. Y las personas con autismo suelen establecer una mayor relación y compartir más sobre sí mismas cuando conversan con otras personas del espectro. Una de las razones de este patrón puede ser que a los autistas les preocupan menos las normas sociales típicas, como la reciprocidad en la conversación, y por eso no les importa tanto que no se cumplan estas reglas.


El principio de compatibilidad social puede extenderse más allá de los diagnósticos de autismo a los rasgos del mismo. Por ejemplo, cuanto más parecidas sean dos personas no autistas en una evaluación de rasgos autistas, más cercana será su amistad.


Entonces, ¿cómo encaja esta teoría con el pensamiento actual sobre el autismo?


El problema de la doble empatía se opone a varias ideas ampliamente adoptadas sobre los autistas, a saber, que sus dificultades sociales son inherentes, dice Milton. Por ejemplo, uno de los principales criterios de diagnóstico del autismo, según el Manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales, es "el déficit persistente en la comunicación social y la interacción social en múltiples contextos". Del mismo modo, la teoría de la motivación social del autismo sostiene que las personas con autismo tienen un impulso disminuido para la interacción social.


Pero la nueva teoría no es necesariamente incompatible con estas ideas, dice Simon Baron-Cohen, profesor de psicopatología del desarrollo en la Universidad de Cambridge (Reino Unido). En cambio, la teoría pone de relieve la importancia de examinar ambos aspectos de las interacciones sociales en lugar de centrarse únicamente en las formas en que los autistas se apartan de la norma.


¿Están cambiando los investigadores del autismo su enfoque a la luz del problema de la doble empatía?


Algunos sí. Por ejemplo, los científicos se están replanteando la forma de examinar las habilidades sociales, pidiendo una renovación de los estudios sobre el autismo para medir los puntos fuertes, en lugar de los límites, de la comunicación de los autistas. Los investigadores también están encontrando formas de investigar la dinámica de las interacciones sociales en lugar de estudiar el comportamiento aislado de personas tumbadas en un escáner cerebral o sentadas ante un ordenador, dice Noah Sasson, profesor asociado de ciencias del comportamiento y del cerebro en la Universidad de Texas en Dallas. "Me había cansado un poco de repetir los mismos estudios de procesamiento facial y seguimiento ocular que había estado haciendo y que realmente no nos decían mucho nuevo", dice.


Además, los investigadores que estudian la codificación predictiva -la forma en que las personas se forman modelos internos del mundo exterior- están explorando cómo un desajuste en las predicciones de las personas podría dificultar sus interacciones. Por ejemplo, si las expectativas de una persona autista sobre el desarrollo de una conversación difieren de las de una persona no autista, su interacción puede verse afectada.


Sin embargo, no todo el mundo está convencido, o incluso consciente, de la teoría, dice Lerner. Algunas de las cuestiones fundamentales de la teoría siguen sin respuesta, dice. Por ejemplo, los investigadores todavía están averiguando por qué la comunicación es más fluida cuando las personas con autismo interactúan entre sí que cuando lo hacen con personas no autistas. Y gran parte de las pruebas existentes de la teoría se basan en informes anecdóticos y pequeños estudios.


Si la teoría se confirma, ¿cuáles son sus implicaciones?


Además de sugerir nuevos ángulos de investigación, el problema de la doble empatía puede ayudar a explicar por qué algunas evaluaciones y tratamientos del autismo se quedan cortos, dice Sasson. Por ejemplo, las medidas estándar de las capacidades sociales no parecen predecir cómo se desenvuelven los autistas en las interacciones sociales reales.


Y las terapias diseñadas para enseñar a los autistas habilidades sociales normativas no son tan eficaces para ayudarles a desenvolverse en situaciones de la vida real, como forjar amistades, según sugieren los estudios. "La mayoría de las veces se hace hincapié en que la persona autista cambie", afirma Milton. Evaluar las situaciones sociales que rodean a los autistas y encontrar formas de facilitar sus estilos de comunicación únicos puede ser un enfoque más útil, dice.


Del mismo modo, el problema de la doble empatía subraya la importancia de los programas de formación -por ejemplo, para médicos o profesionales de las fuerzas del orden- que ayudan a las personas no autistas a interactuar adecuadamente con los autistas.


La teoría también apunta a las posibles causas de los problemas de salud mental de los autistas, según sugiere un equipo de investigadores en un artículo publicado en enero. La percepción errónea de forma rutinaria puede provocar soledad y sentimientos de aislamiento. Y los intentos de ajustarse a las normas sociales suprimiendo lo que uno es pueden ser agotadores, dicen muchos expertos.


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/MMNL2849


https://www.spectrumnews.org/news/double-empathy-explained/

Entradas Recientes

Ver todo