https://www.facebook.com/AutismoVivo0/
top of page

La experiencia autista vivida: plaza de aparcamiento, humillación, cicatriz emocional y perdón




POR SAM FARMER

Fuente: Autistic Live Experience | 15/06/2023

Fotografía: Unsplash



Todos los que aparcaban junto a los campos de atletismo conocían la plaza de Jake, excepto yo. Mis retos en torno a la conciencia de los demás y de mi entorno se encargaban de ello.


Durante mi último año de instituto, en 1987, cometí un error honesto que acabaría costándome caro. El incidente tuvo menos que ver con lo que yo había hecho y más con quién se había visto afectado. Un día, un miembro del personal muy querido por la comunidad escolar y por mí, no pudo utilizar la plaza de aparcamiento que él solo utilizaba todos los días desde hacía bastante tiempo. Yo había aparcado en esa plaza, sin saber que era conocida como "la plaza de Jake", y un buen número de personas me lo reprocharon públicamente.


Afortunadamente, los compañeros de clase que sacaron el tema fueron cordiales y relativamente moderados en sus críticas, aunque un miembro de la facultad fue de todo menos cordial. No me lo esperaba, cuando me gritó en voz alta delante de una parte considerable de la comunidad escolar, ni podía prever el alcance de las consecuencias. "Sam, no vuelvas a aparcar en el sitio de Jake, ¿me oyes?". Nunca le respondí de ninguna forma. Estaba demasiado en shock. Simplemente lo asimilé, lo enterré en algún sitio y seguí a lo mío.


Me sentí humillado, incomprendido y emocionalmente marcado. No sufrí una crisis en ese momento, ni diría que ser señalado de esa manera fue traumatizante, como muy bien podría haber ocurrido dado mi perfil autista. Fui muy afortunado en estos aspectos.


Mi vida cotidiana no se vio alterada significativamente por este incidente, aunque el recuerdo persiste. A día de hoy, todavía puedo oír el grito, su tono y su volumen, como si hubiera ocurrido ayer. Puedo imaginarme con todo detalle el escenario del campus en el que ocurrió todo. Si volviera hoy, sería capaz de caminar directamente hasta donde estaba en ese momento, sin pensarlo dos veces.


Los autistas tenemos una gran sensibilidad sensorial y emocional, y a raíz de este episodio me di cuenta de lo emocionalmente sensible que podía llegar a ser. Imagino que la mayoría de las personas no autistas se librarían rápidamente de los gritos o tardarían horas o días en procesar lo sucedido antes de seguir adelante. He estado rumiando esto intermitentemente durante décadas.


Todos los que aparcaban junto a los campos de atletismo conocían el lugar donde Jake aparcaba, excepto yo. Mis retos en torno a la conciencia de los demás y de mi entorno me aseguraban de ello. Además, no estaba marcada como prohibida ni reservada. Se presentaba como una plaza de aparcamiento más, así que supuse que estaba disponible para todo el mundo.


Jake tenía 100% de derecho a ella en virtud de sus muchos años de lealtad a nuestra escuela y su personalidad optimista y excepcionalmente agradable. Fiel a su estilo, nunca me hizo pasar un mal rato por esto, y continuamos en buenos términos. Así era él. Despreocupado, siempre de buen humor, y nada fácil de molestar, al menos en mi experiencia.


A lo largo de mi vida, siempre he aprendido las cosas por las malas. Esta historia es un buen ejemplo. Al aprender lo que hice aquel día, este error no se repetiría.


La mayoría de las situaciones en las que nos encontramos se rigen por "reglas ocultas". Esta realidad puede ser especialmente problemática para las personas autistas. Tendemos a dar lo mejor de nosotros mismos cuando las expectativas se establecen de forma detallada y explícita, no cuando se espera que "simplemente sepamos" ciertas cosas o cuando se nos deja rellenar los espacios en blanco por nosotros mismos.


Prosperamos en medio de la estructura, la previsibilidad y la transparencia, y a menudo sufrimos en su ausencia. A menudo nos sentimos incapacitados por las expectativas sociales que nos hacen incompatibles con el mundo que nos rodea.


En el instituto, aún no sabía que era autista ni comprendía lo vulnerable que era. Por tanto, no estaba en condiciones de esperar que los demás supieran esto de mí, ni el profesor que me gritó ni nadie más. En general, me había tratado con decencia y respeto a lo largo de mis años en nuestro colegio y, en una ocasión, me felicitó muy generosamente por ser lo que, en su opinión, era un individuo completo, refiriéndose específicamente a mis logros académicos, mi capacidad atlética y mi talento musical. Por estas razones, y porque el tiempo puede curar una cicatriz emocional, al final pude perdonarle. También me ayudó el hecho de que reconocer lo bueno de las personas es esencial para mí.


Aunque disimulaba mis resentimientos cuando me encontraba con el profesor en las reuniones, me ayudó que fuera amable conmigo en esos momentos. Encontré la manera de superar mi sentimiento inicial de que podría haberme llevado aparte en lugar de desahogarse abiertamente. Tal vez ese día estaba muy estresado y se le "fue la olla".


Todos somos humanos, independientemente de la posición que ocupemos en la sociedad o en una comunidad determinada, y la ira es una emoción humana natural que es mejor no reprimir, siempre que no se convierta en un estado de ánimo crónico. Así que al final racionalicé que me lo tenía merecido, que mi error no ha sido insignificante, aunque tenía razones legítimas para sentir que no era culpa mía.


Todo ello por una decisión desinformada sobre una plaza de aparcamiento. Cuando eres un estudiante de secundaria autista sin identificar y sin una comprensión clara de los retos únicos con los que te enfrentas y por qué te enfrentas a estos retos, este tipo de cosas pueden ocurrir.


Al menos yo pude salir de esta saga con la capacidad de perdonar, de superar mi propia rabia hacia el profesor por cómo me había tratado ese día. Me costó muchos pequeños pasos durante un largo periodo de tiempo. A veces es la única manera de avanzar.




39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

No votaré

留言


bottom of page