La fibra soluble podría mejorar la irritabilidad de los niños autistas