La genética materna puede contribuir a los rasgos del autismo en ratones a través de la inflamación


Función protectora: Las crías PTEN de ratones de tipo salvaje (izquierda) tienen más neuronas (marrón) que las de las madres PTEN (derecha).



POR CHARLES Q. CHOI

Fuente: Spectrum | 02/07/2021

Fotografía: Autism Spectrum



Las mujeres con predisposición genética a la inflamación pueden ser más propensas a tener hijos con rasgos de autismo, según un nuevo estudio realizado en ratones.


Trabajos anteriores sugieren que la inflamación en una mujer embarazada -debida a una infección grave o a un trastorno autoinmune, por ejemplo- se asocia a un ligero aumento de la probabilidad de que su hijo sufra autismo. El nuevo estudio ha analizado el papel que pueden desempeñar los genes de la mujer en esa inflamación y en el desarrollo del cerebro del feto.


"Nuestros resultados sugieren que la genética materna por sí sola puede ser un factor que contribuya a aumentar el riesgo de trastorno del espectro autista en el niño", afirma la investigadora principal, Charis Eng, presidenta del Instituto de Medicina Genómica de la Clínica Cleveland de Ohio. "Estas madres tendrían genes que las predisponen a un aumento de la inflamación sólo en respuesta al embarazo en sí, y no a causa de ningún fármaco, toxina o infección".


Los científicos se centraron en el PTEN, un gen que codifica una proteína supresora de tumores que también ayuda a dar forma a las conexiones neuronales. Las mutaciones en el PTEN representan hasta el 2 por ciento de todos los casos de autismo y el 17 por ciento de aquellos en los que el niño tiene una cabeza inusualmente grande.


Eng y sus colegas desarrollaron ratones con una sola copia totalmente funcional de PTEN en lugar de las dos habituales. Criaron estos ratones con ratones de tipo salvaje, lo que dio como resultado algunas crías que tenían dos genes PTEN totalmente funcionales y otras que sólo tenían uno.


Un mayor número de crías de ratones PTEN hembra que fueron criados con machos de tipo salvaje murieron en los primeros ocho días después del nacimiento que las de las hembras de tipo salvaje criadas con machos PTEN. Y las crías de esas madres PTEN eran más propensas a tener cabezas anormalmente grandes y comportamientos que recordaban al autismo, como actividades repetitivas y menor sociabilidad con ratones desconocidos, aunque tuvieran dos genes PTEN plenamente funcionales.


Además, las crías con un solo gen PTEN funcional y una madre de tipo salvaje tenían comportamientos similares al autismo menos prominentes, lo que sugiere que la genética materna también puede desempeñar un papel protector contra la predisposición genética, dicen los investigadores.



Genes que interactúan


Aun así, de todas las crías nacidas de ratones modelo PTEN, las que tenían una sola copia funcional de PTEN tenían comportamientos similares al autismo más graves que sus compañeros de camada de tipo salvaje, lo que subraya la influencia de los genes de la cría.


"Sabemos que en el caso de los genes relacionados con el autismo, como el PTEN o el FMRP, puede haber personas con la misma mutación de un gen, pero sólo entre el 20 y el 50 por ciento de ellas acabarán padeciendo autismo, de modo que o bien existe una interacción gen-gen o bien una interacción gen-ambiente", afirma Bryan Luikart, profesor asociado de biología molecular y de sistemas de la Universidad de Dartmouth en Hanover (Nuevo Hampshire), que no participó en el estudio. "Estos nuevos hallazgos apuntan a ambas cosas: una interacción gen-ambiente con algún tipo de inflamación y una interacción gen-gen entre madres y crías".


En comparación con los ratones hembra de tipo salvaje, los ratones hembra PTEN mostraron niveles significativamente más bajos de la molécula supresora de la inflamación IL-10 durante el embarazo, y sus fetos tenían niveles correspondientemente más bajos de proteínas inmunitarias clave en sus hígados. Además, esos fetos mostraban signos de pérdida de neuronas y una menor barrera para proteger el cerebro de toxinas e intrusos, según los análisis de tejidos postmortem. Las crías también tenían menos células gliales maduras de apoyo a las neuronas. Los resultados se publicaron en junio en Translational Psychiatry.


Según Eng, en el futuro habrá que comprobar la capacidad de otros genes para inducir la inflamación durante el embarazo. Los investigadores también deberían determinar con exactitud cómo la interrupción de la actividad de la IL-10 puede afectar a las células cerebrales, dice Jaclyn Schwarz, profesora asociada de ciencias psicológicas y del cerebro en la Universidad de Delaware en Newark, Delaware, que no participó en este estudio.


Los científicos podrían algún día ser capaces de predecir la inflamación durante el embarazo a partir de los genes de una mujer, afirma Schwarz. Los médicos podrían entonces tratar dicha inflamación con compuestos que potencien la IL-10, añade Eng.


Cite este artículo: https://doi.org/10.53053/EXRK3922


https://www.spectrumnews.org/news/maternal-genetics-may-contribute-autism-like-traits-mice-via-inflammation/

23 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo